Las mentiras más frecuentes sobre los trabajadores de bajo perfil

Hay empleados que pasan desapercibidos en la oficina, y en toda la empresa pueden llegar a ser invisibles por su tipo de personalidad que no necesariamente está ligada a su rendimiento laboral.

Los trabajadores de bajo perfil son silenciosos pero efectivos. Los trabajadores de bajo perfil son silenciosos pero efectivos.
Las empresas están llenas de trabajadores en los que nadie se fija porque son ellos mismos quienes construyen una barrera para evitar que otros los saquen al menos por un momento de sus labores diarias.
 
Hernán Pulido, sicólogo del área de Sicología del Trabajo de la Universidad Javeriana, manifiesta que para que un empleado sea reconocido no necesariamente debe hacerse notar.

Según Pulido, el tipo de perfil que tiene el empleado a veces es definido por la misma organización a la que pertenece y puede suceder también que sea el empleado quien determine el momento apropiado para construir una imagen más poderosa de él mismo.

Sobre ese tipo de empleados de bajo perfil han recaído algunos mitos que la empresa Careerbuilder desmiente con siete razones.

1.No tienen mucho que ofrecer

Contrario a lo que se puede pensar, los empleados callados suelen contribuir más al ambiente laboral que los conversadores. No hay que perder de vista que los buenos líderes suelen aprender a escuchar antes que a hablar.

2. Son tímidos

La forma en la que las personas se comportan en el trabajo no necesariamente refleja cómo se comportan en sus vidas personales. Ser tranquilo no siempre se debe a un problema de timidez.

3. No son sociables

Estas personas son frecuentemente percibidas como seres con pocos amigos a quienes es muy difícil acercarse. Sin embargo, esto no concuerda necesariamente con la realidad.

4. No son solidarios con sus compañeros

La timidez no tiene nada que ver con la predisposición. Muchas veces las personas más calladas suelen ser las más colaborativas.

5. Se creen mejores que los demás


No hay que interpretar el bajo perfil como una forma de arrogancia. A veces, es necesario aproximarse a las personas para conocerlas de verdad.

6. Son inseguros

Ser callado es tan sólo un rasgo de la personalidad y no significa no estar seguro de sus ideas.

7. No son buenos líderes

Las personas introvertidas tienden a ser más humildes y saber escuchar con atención a los demás antes de hablar, condiciones fundamentales que posee cualquier líder nato.
                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.