Las señales con las que su jefe sabe que usted quiere irse

Aunque nadie puede retenerlo como empleado, su jefe espera que usted esté satisfecho con su trabajo y no vaya a renunciar ya que esto implica hacer cambios que pueden costar tiempo y dinero. Pero… ¿y si lo sospecha?

Las señales con las que su jefe sabe que usted quiere irse Las señales con las que su jefe sabe que usted quiere irse
Cualquier persona que quiera superarse profesionalmente siempre está en busca de nuevas oportunidades laborales que le permitan crecer en su carrera. Esto, especialmente si dentro de la empresa en la que trabajan no encuentran oportunidades para hacerlo.

Le recomendamos leer también “Trece razones que le indican que es el momento de renunciar”.

Y muchas veces por el temor a la reacción que puedan tomar sus superiores, estos empleados inician procesos de postulación y de selección “a escondidas”, con lo que quieren evitar que esto pueda repercutir en su desempeño laboral o en las relaciones con su jefe.

Así, si quiere evitar que esto suceda, tenga en cuenta que le puede estar dando indicios que lo pueden poner en evidencia:

1. Sobre las jornadas

Esta es una de las señales evidentes no sólo de que usted está buscando un nuevo trabajo, sino también de que hay algo en la oficina que no lo tiene satisfecho. Según Inc. esta alerta puede indicarle a su jefe que su empleado está emprendiendo en proyectos para los que necesita tiempo y que al terminar y cumplir con todas sus tareas y responsabilidades, no le interesa saber más de su trabajo.

2. Sobre las ausencias

Muchas empresas que hacen el proceso de selección pueden agendarle entrevistas en plenas horas laborales, lo que dificulta aún más pasar desapercibido. Según el influenciador de LinkedIn, Ilyar Pozin, explica que el cambio de vestuario y de justificar sus ausencias con temas como citas o incapacidades médicas, son muy comunes. Y es lo que debe procurar evitar.

Le puede interesar leer también “Cinco secretos para entrevistas de trabajo que nunca le han dicho”.

3. Sobre la actitud

Muchas páginas especializadas en el tema coinciden que esto se da desde la misma forma en la que se relaciona con sus compañeros de trabajo (ya no comparte con ellos, no habla mucho sobre su vida personal o evita interactuar directamente con el jefe) hasta con su forma de ver el trabajo (que ya no se esfuerza tanto como antes o se dedica a hacer lo mínimo que le piden y no tiene una actitud proactiva.

Lo importante en este punto es comprender que la oferta en la que está pensando puede no salir como usted esperaba y, finalmente, lo lleve a no renunciar. O si se da, debe también dejar las puertas abiertas en su anterior trabajo. Así, no pierda el entusiasmo por hacer que en los últimos días se destaque aún más por su trabajo.

4. Sobre las llamadas

Las cosas personales se hacen aún más personales. Si usted es de quienes contestan sus llamadas telefónicas frente a todos sus compañeros, sin ningún problema, y de un momento a otro cambia este hábito, está siendo muy evidente.

La clave puede ser colocar su celular en vibrador o sin sonido y, al recibir una llamada, salir a otro lugar sin demostrar que está recibiendo una.

Lea también “Cuánto tiempo quedarse en un mismo trabajo”.

5. Sobre sus redes

Más aún si lo tiene como contacto o como amigo en su Facebook o LinkedIn. Incluso, esto también sucede en las bolsas o portales de empleo. Si quizás usted ha hecho publicaciones hablando sobre “nuevas oportunidades” o lo descubre actualizando las páginas o aplicando a ofertas, está siendo muy evidente.

Deje esas situaciones para espacios netamente personales y para momentos privados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.