6 habilidades que aprenden los buenos líderes, cuando son empleados

Si quiere tener puestos de alta responsabilidad en una empresa o usted mismo quiere ser un ejemplo de líder dentro de su negocio, debe empezar a soñarse como líder.

IStock IStock

Los diplomas y cualquier estudio sirven para aspirar a tener un puesto importante o para dirigir su propio equipo de profesionales que hagan justo lo que necesita su negocio o empresa. Pero lograr consolidarse como un referente no es algo fácil. También necesita desarrollar algunos rasgos que van más de acuerdo a la personalidad.

Las ‘soft skills’ o competencias blandas por lo general vienen implícitas en el carácter de las personas. "La dinámica, productividad, éxito o fracaso de un equipo de trabajo están influenciados por los líderes de la organización. Es por ello que la gestión de un gerente es determinante en los resultados del equipo. En los 11 años que llevamos trabajando en Colombia hemos observado que las empresas se parecen a sus dueños”, indicó el director de Performia Colombia, Jairo Pinilla.

Un líder no es quien hace el trabajo, es la persona que sigue desde el principio hasta el final el proceso que deben desarrollar los trabajadores, para entregar los resultados esperados en el tiempo estipulado. Un buen líder lleva a su personal al máximo de sus capacidades y trabaja como un entrenador deportivo.

Siga leyendo: Las 4 maneras en que está destruyendo su agradable clima laboral

Según el especialista, hay algunos factores clave a tomar en cuenta para lograr un liderazgo efectivo:

#1. Las decisiones cambiantes confunden al equipo

Las personas que cambian constantemente de estrategias, sin permitir al equipo que concluya la planificación, confunden; esto hace que el grupo baje la productividad inmediatamente. Es claro que en momentos puntuales y por razones de fuerza es necesario cambiar los planes y hasta la metodología de trabajo. Pero esto no debe hacerse si no es estrictamente necesario, permita a su equipo mostrar resultados, terminar todas las actividades que inició y cambie solo si es pertinente.

#2. No acepte un NO como respuesta

Si usted acepta que no se puede, entonces no se podrá. No esté de acuerdo con las excusas o justificaciones. La labor de un líder es impulsar a las personas a que encuentren soluciones, busquen alternativas, que no se rindan y trabajen para lograr sus objetivos. Impulse a su equipo a fijarse metas altas, los resultados van en proporción a esas metas propuestas. "Aquellos que están tan locos como para pensar que pueden cambiar al mundo, son aquellos que lo hacen” Steve Jobs.

#3. Su presencia debe elevar la productividad

Un verdadero líder hace que su equipo produzca lo suficiente como para lograr la supervivencia de la organización y mantenga un crecimiento sostenible. Es muy común ver empresas en las que el gerente da órdenes a personas a las que no les competen o cambia procedimientos de manera repentina, bajando inmediatamente la producción del equipo. Cuando se va, los trabajadores piensan: por fin se fue. Ahora sí a trabajar!. Y sube la producción nuevamente.

Pero no son las únicas competencias. Reva Seth, cofundador y CEo de Business Of Cannabis, coautor del libro con el mismo nombre y Miembro Senior del Brookfield Institute of Innovation and Entrepreneurship, indicó para el portal FastCompany.com que sin importar cuánto gaste en el desarrollo de sus habilidades o cuánto invierta en MBA, las habilidades blandas también hacen parte del proceso de superar los primeros retos cuando un profesional asciende a un puesto de jerarquía.

Le tenemos: Si tiene estos 10 hábitos lo más seguro es que tarde o temprano se vuelva exitoso

“Como parte de mi investigación, he entrevistado a fundadores exitosos y líderes organizacionales para entender cómo podemos aprender más de las habilidades que se necesitan en el futuro y no solo eso, sino cómo podemos hacerlo de forma más rápida y fácil”, dijo este experto. Él considera que con unas pocas competencias suaves cualquier trabajador puede desempeñarse mejor en los roles gerenciales.

#4. Aprender a apagar la mente

“Operar a nivel superior es altamente estresante”, dijo Sukhinder Singh Cassidy, fundador y presidente de theBoardlist y director de juntas en Urban Outfitters, Tripadvisor y Ericcson. “Aprender a apagar la mente es esencial para prevenir que se funda y tener la resiliencia requerida para alcanzar el éxito en el largo plazo”, dijo esta ejecutiva.

#5. Cultivar la perspectiva

“En mi carrera, mantener la perspectiva ha sido un aspecto clave”, manifestó Kirstine Stewart, presidente y CRO de innovación digital en la agencia TribalScale. Para ella, este es el chaleco salvavidas para no perder de vista el camino y mantener la cabeza sobre el agua cuando las cosas se ponen difíciles. Cuando usted llega nuevo a un trabajo y es líder, una de las primeras crisis es que puede sentirse superado por la situación, no importa cómo responda, incluso es peor pensar en cómo sería su respuesta después de la situación.

Cultivar el sentido de perspectiva no es algo que nos enseñen a muchos de nosotros. Es una habilidad intencional que se aprende a lo largo de la vida profesional. Fundamentalmente, la perspectiva requiere reconocer nuestras propias limitantes y también las del personal que trabaja con usted, para lidiar con empatía.

#6. Practicar con tener conversaciones difíciles

La habilidad de tocar temas incómodos es crucial en el aspecto de liderazgo, y de nuevo, una que se puede aprender desde los primeros trabajos. Se adquiere con empatía, cuando se comienza a entender y hablar de sentimientos con los demás. Las situaciones interpersonales difíciles entre los colaboradores son comunes como sucede con las que tienen los directores con sus jefes directos. Entonces, cuando usted se encuentre en estas situaciones, solo trate de aprender a ser honesto, aconseja la especialista.

FP aconseja: Si desarrolla estos 7 rasgos de personalidad, tiene madera de emprendedor

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.