Lo que una primera cita le enseña para tener éxito en una entrevista laboral

Prepararse para una entrevista de trabajo es casi tan complicado como hacerlo para encontrarse con alguien que le gusta, por primera vez. Se trata de un estrés similar, en el que se deben tener, prácticamente, las mismas precauciones.

Flickr al fernandez Flickr al fernandez
Postularse a una oferta de trabajo implica tener precauciones incluso desde antes de la entrevista laboral: la forma en la que usted presenta su hoja de vida o contesta los correos electrónicos o llamadas telefónicas, dicen mucho de usted.

Y lo mismo le sucede en una primera cita cuando no ha tenido contacto con la persona o si no han tenido tiempo para estar sólo los dos, debe cuidarse de no cometer un error que le haga perder el interés a su prospecto de pareja.

Finanzas Personales reunió información de Fortune, Thought Catalog y Business Insider para que usted comprenda la importancia de los detalles y salga exitoso en cualquiera de estas dos situaciones:

Preparación previa

Así como usted se interesa en los gustos y actividades de la persona que invitará a una cita, buscando información en redes sociales o con sus amigos; lo mismo debe hacer cuando es llamado a una entrevista de trabajo.

Busque información a profundidad sobre la empresa, sus campos, el puesto para el que usted está postulando y la reputación que tiene. Esto le permitirá tener un amplio panorama para saber a qué se va a enfrentar y qué es lo que usted puede aportarles, si deciden contratarlo.

Le puede interesar: "Cinco secretos para una entrevista de trabajo que nunca le han dicho".

Primer encuentro

Su vestuario y forma de presentación es lo que permite que el otro pueda hacerse una primera impresión sobre usted. Y así como procura usar el mejor perfume y la mejor “pinta” que tiene para su cita, deberá hacerlo en su entrevista laboral.

Debe demostrar una actitud segura, tranquila pero a la vez profesional. Ser lo más cortés posible y sacar lo mejor de usted. Y así como quizás se preparó horas frente al espejo pensando en cómo saludar al chico o a la chica de su cita, deberá prepararse para las preguntas que le harán sobre su carrera profesional y habilidades.

Lea también "Los colores para usar en una entrevista laboral".

Preguntas y respuestas

Así como un prospecto de pareja busca conocer todo de usted, sus gustos, sus metas y sus anhelos; sucederá lo mismo con su entrevistador. Deberá estar preparado hasta para responder las preguntas más extrañas y no perder la imagen que quiere proyectar.

No le quede duda que usted va a estar siendo evaluado todo el tiempo, dependiendo de lo que responda y la manera en que lo haga.

Eso sí, si usted en su primera cita no habla de por qué sus relaciones anteriores no funcionaron, tampoco lo haga en su entrevista laboral, a no ser que sea muy necesario (en caso de que haya sido despedido) y sepa cómo tomarlo con calma.

Puede interesarle: "Cinco consejos para buscar trabajo luego de haber sido despedido".

Capture su atención

La idea es generar que la otra persona se interese en usted, en sus habilidades, sus experiencias, pero no para ello va a usar historias increíbles o inventadas, o bueno, no al extremo. Tal cual pasa en la entrevista laboral. La sinceridad es una prioridad.

Debe contar su experiencia con detalles que le permitan demostrar lo que aprendió de cada una de ellas. Mantenga siempre una actitud positiva, sea atento y escuche también a lo que le cuentan.

Espere el llamado

Es quizá el momento más tensionante: No saber qué hacer y cuánto esperar o qué es lo correcto, después de la primera cita. Preguntarse y autoevaluarse para darse alguna impresión de lo que puede pasar después e, incluso, repasar lo que dijo para verificar que no haya cometido ningún error.

¿Le suena familiar? Para una entrevista de trabajo usted tiene una ventaja: no tema en preguntar el tiempo en el que puede esperar una razón o si usted puede llamar para saber qué sucedió.

Tome la decisión

Recibir la llamada para saber qué sucedió puede traerle o tranquilidad o un sentimiento de tristeza, dependiendo de cómo su cita se comporte respecto a usted. Pero de cierta forma es mucho más sencillo cuando se trata de una entrevista laboral.

La mayoría de empresas aún no son conscientes de la importancia de hacer una retroalimentación y muchas no llaman para decirle que no fue seleccionado, por lo que, si no recibe la llamada puede que se trate de un “no gracias”.

Pero si en cambio lo aceptan o le cuentan que pasó a la siguiente etapa, usted será quien deberá evaluar cómo se sintió, lo que percibió de la empresa y si sí le interesa continuar el proceso.

Le puede interesar: “Seis razones para rechazar una oferta de trabajo”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.