Los 10 errores más comunes al hablar en público

Terry Gault, accionista gerente y vicepresidente de The Henderson Group, revela cómo ser mejor presentador evitando algunos de los errores más comunes.

Los oradores experimentados suelen hacer un ensayo general frente a un público de confianza con amigos, familiares y colegas. Los oradores experimentados suelen hacer un ensayo general frente a un público de confianza con amigos, familiares y colegas.
1. Usar movimientos y gestos limitados: La mayoría de los presentadores novatos tienen miedo de ocupar demasiado espacio. El público percibe esta inseguridad.

2. Hablar con poca energía: Entre el 80 y el 90 % de los oradores no invierten la suficiente energía en sus exposiciones, lo que provoca en el público la sensación de que les falta entusiasmo e interés.

3. No planificar lo suficiente: Los oradores experimentados llevan a cabo una investigación exhaustiva para sentirse con confianza en el material que van a utilizar y tener la capacidad de responder a cualquier pregunta que el público les plantee. Es primordial pasar por varios borradores o repeticiones del material que se va a emplear; revisar, editar y corregir hasta que la exposición quede lo más completa posible.

4. No practicar lo suficiente:
Los oradores experimentados suelen hacer un ensayo general frente a un público de confianza con amigos, familiares y colegas. Estimulan el ambiente de la presentación mediante la proyección de diapositivas. Despliegan una coreografía de movimientos y gestos que aumenta extraordinariamente su capacidad para recordar el material. Reconocen las áreas que pueden suponer un desafío (transiciones deficientes, falta de fluidez entre un material audiovisual y otro, etc.) y elaboran trucos y tácticas que les ayudan a que todo fluya a la perfección.

5. Presentaciones centradas exclusivamente en los datos: Si su presentación se centra en la exposición de una serie de datos en lugar de la narración de una historia intensa y humana, tiene un problema. Leslie Bradshaw, directora de operaciones de Guide, afirma que “el arte consiste en preparar el contenido para un consumo humano óptimo. Los datos no te hablan. Tú los recopilas, los analizas y cuentas historias con ellos”.

Rocío Medina, responsable de Prezi para América Latina, señala que “con Prezi se puede dar dimensión y profundidad a las ideas presentadas y es esta perspectiva lo que permite narrar y transmitir nuestros mensajes de forma clara y efectiva. Poder acercarse a un detalle y alejarse para presentar la idea general e incluso dar un paso atrás y revelar una conclusión aún mayor es algo que sólo con el sistema de zoom de Prezi se puede lograr.”

6. Jugar sobre seguro:
No correr un riesgo es un riesgo también. Si el contenido de su presentación es demasiado plana, es bastante probable que resulte aburrido. La capacidad más importante de un orador es atraer la atención de su público.

7. Evitar la vulnerabilidad:
Si se quiere parecer creíble, hay que mostrarse vulnerable. Si se esfuerza mucho por parecer perfecto, un público experto se dará cuenta inmediatamente y desconfiará. Cuente historias de errores tontos que se cometen y después revele lo que aprendió de ellos. En su charla TED sobre la vulnerabilidad, Brene Brown afirma: “La palabra 'coraje' procede del latín 'cor', que significa 'corazón', y su definición original era contar la historia de quién eres, con todo tu corazón... es decir, tener el coraje de ser imperfecto”.

8. Tomarse a uno mismo demasiado en serio:
Muchos oradores tienen tendencia a ser demasiado serios y formales. Si en sus presentaciones se comportaran de una forma más natural e informal, serían mucho más auténticos e interesantes. Respete a su público, pero establezca también una relación humana e informal con ellos. Al hablar en un tono más distendido, se proyecta una imagen de igualdad. Es una manera de ganar confianza. Como señala Gault, “si no te lo estás pasando bien, no lo estás haciendo bien.”

9. Presentar demasiado material:
Es importante calcular el tiempo que tomará realizar la presentación delante del público, se debe practicar una y otra vez y medir el tiempo que se emplea. Hay que tener en cuenta que en la práctica la exposición durará aproximadamente un 25 % e incluso hasta un 50 % más del tiempo calculado.

10. Precipitarse:
Precipitarse empeora aún más cualquier problema o incidencia que se pueda tener. Si se precipita, cualquier cosa que diga perderá impacto. Por el contrario, si va despacio transmitirá mucha más seguridad, confianza y experiencia. Al usar más pausas además, aumentará la percepción del público y tendrá más sensación de confianza y tranquilidad; dará tiempo a que el público asimile los puntos clave y le concederá un mayor impacto; y tendrá tiempo para formular lo que piensa en frases más resumidas y concisas.

Así que, a la hora de presentar siempre ¡des-pa-cio!

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.