Los efectos de la ‘palmada en el hombro’

Sí usted es de los que piensa que una palmada en el hombro es una muestra de apoyo, puede estar equivocado, ya que para algunas personas, este gesto puede ser algo completamente negativo.

En una situación de competencia, son mayores los efectos negativos del tacto. En una situación de competencia, son mayores los efectos negativos del tacto.
Un grupo de investigadores asegura que tocar a las personas en relaciones sociales, generalmente se percibe como algo positivo, el mejor ejemplo de ello son las mamás que tocan a sus bebés para causarles risa, así lo publica Daily Mail, sin embargo, el estudio revela que el tacto puede también ser utilizado como un gesto dominante que pone a la otra persona en una “posición sumisa”.

Los investigadores de la Universidad de KU Leunven en Bélgica, hicieron un experimento para probar si el tocar a otra persona, puede ocasionar daños en la solidaridad y publicaron sus descubrimientos en la revista Social Influence.

En un ensayo, se les pidió a 74 participantes que realizaran una actividad solos, antes de entrar a un cuarto en donde había un estudiante (que era parte del experimento).

En el cuarto, el estudiante y el participante realizaron una tarea similar en silencio tan rápido como les era posible, y después, el estudiante hacía dos cosas posibles al terminar antes la tarea: o le deseaba buena suerte al participante y se iba, o le deseaba buena suerte al participante y le daba una palmadita en el hombro tres veces antes de irse.

A los participantes se les dio puntos con los cuales tenían la oportunidad de cambiar por boletos para el cine y tenían la oportunidad de dividirlos con el otro estudiante. Los investigadores se dieron cuenta de que era evidente que los participantes compartían menos puntos cuando el estudiante los tocaba.

Un segundo experimento involucró a 54 participantes, cada uno de los cuales se sentó en un cuarto con otra persona, mientras completaban la actividad para ganar boletos para el cine.

A algunos se les dijo que los puntajes de ambos determinarían su posibilidad de ganar y se sentaron directamente junto con la otra persona. A otros se les dijo que tenían que obtener un puntaje individual más alto que el de la otra persona y se sentaron separados.

Al final de la actividad, algunos participantes fueron tocados en el hombro y se les deseo buena suerte, mientras que a otros no se les tocó.

A aquellos que a los que se les tocó, compartieron 6 puntos de 20, para que pudieran ganar boletos para el cine y, por el contrario, a los que no tocaron, compartieron 9 puntos.

Aunque mucha gente crea que tocar a alguien más pueda no tener consecuencias significativas. Una palmadita en el hombro, aún con la mejor intención, puede ser muy malo, si se usa en el lugar menos indicado y en el momento indicado.

La presente investigación argumenta y demuestra que en una situación de competencia, son mayores los efectos negativos del tacto”, concluyó Jeroen Camps, autor del estudio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.