Los típicos errores que todo jefe comete (y cómo evitarlos)

Los líderes tienen muchas cargas y el no saber cómo sobrellevarlas los llevarán a cometer muchos errores que le saldrán muy caros, por lo que FP le recomienda ver cuáles son las principales fallas y reflexionar cómo superarlas.

Los típicos errores que todo jefe comete (y cómo evitarlos) Los típicos errores que todo jefe comete (y cómo evitarlos)

Ser líder y tener un equipo a cargo no es una tarea fácil, además de las cientos de responsabilidades que tienen deben ser personas dispuestas a tomar riesgos, a enfrentar obstáculos, a ser creativos y a ser buenos seres humanos. Puede que suene excesivo, pero por algo es el jefe y representa a todo un grupo de personas.

La presión de conseguir objetivos y de tener a todo mundo contento lo puede llevar a cometer muchas fallas que lo alejarán de ser ese gran líder de una compañía. Ahora, no se trata de que sea perfecto, ni mucho menos, pero tenga en cuenta que un error es una valiosa manera de aprender y crecer, pero el mejor error es a menudo el que usted puede evitar.

FP le sugiere que lea: Las 10 señales de que usted tiene un buen jefe

¿Qué lo hace sabio? No es el que usted tenga los mejores estudios, lo que lo lleva a este estatus, es cómo usted aplica los conocimientos en la práctica a través del tiempo e identifica que una vez se fracase en algo aprenda de esa  caída y se levante. De ahí la importancia de los fracasos para lograr su camino al éxito.

Hemos compilado con información de los portales de Forbes y Entrepeur una lista de errores que al evitarlos lo ayudarán a ser un mejor líder, lo cual su equipo y compañía le agradecerán.

  • Ser demasiado exclusivo 

Muchas de las personas cuando llegan a un cargo ejecutivo lo primero que hacen es escoger su grupo de trabajo, que generalmente son amigos. Armar su equipo no está mal, pero hacerlo solo con personas afines sí. Cuando usted se convierte en jefe debe estar abierto a conocer y tratar todo tipo de personalidades y eso es lo que lo hace valioso.

Diferentes puntos de vista, lenguajes y formas diversas de hacer las cosas, es lo que nutre un trabajo y claro usted debe hacer que esto se haga en armonía.

También le puede interesar: La clave para convertirse en un empresario exitoso ‘de mundo’

  • Las pequeñas metas SÍ importan

 Es cierto que todas las compañías establecen como prioridad una gran meta, ya sea cumplir un margen de ventas o el mayor número de obras construidas, en fin.  Pero los mejores líderes también saben que se trata de un error de novato el dejar por fuera las metas pequeñas para su gente. La creación de los hitos más pequeños ayuda a los líderes a medir el progreso y los resultados.

No cometa el error de solamente comunicar la visión de alto nivel. En su lugar, planifique una ruta hacia el éxito para que su equipo también camine en ese mismo sentido

  • No pedir ayuda 

Confianza señores, de eso se trata, que usted aprenda a delegar trabajos así sean tareas muy complejas. Este es un error clásico, se cree que por ser jefe se debe tener las respuestas a todo y debe hacer de todo y no. Dar a los miembros del equipo de tareas en función de su interés y conocimientos o, incluso tratar de dejar que se ofrezcan como voluntarios para tareas en sí. Se comunicará su confianza al equipo y aliviará las tensiones que resultan de la gestión de una mano dura.

El pedir ayuda no es un signo de debilidad en un líder, es una necesidad.

  • El teléfono roto y la mala comunicación 

Hay un montón de maneras de caer en esta categoría: correos electrónicos extensos, la falta de transparencia y supervisión, son señales de que no se tiene una política de puertas abiertas.

Trabajar en sus habilidades de comunicación, desde su estilo de gestión a su actitud hasta tratar de conocer un poco más de la vida de sus empleados marcarán la diferencia.

Los líderes que son buenos comunicadores inspiran la acción y la innovación. 

  • Perder la calma


Tal vez la forma más rápida para que un líder pierda el respeto de su equipo es dejar que su temperamento le gane y lo recuerden como el ogro de la oficina. Cambios emocionales salvajes dejarán al descubierto su pobreza en inteligencia emocional.

 Este comportamiento también sofoca la comunicación abierta y hace que el personal camine sobre cáscaras de huevo. El consejo es que organice comidas de equipo y actividades de integración, ya que cuando los equipos se conocen y confían entre sí, suceden grandes cosas.

No deje de leer sobre: Las actitudes que delatan a alguien con poca inteligencia emocional

  • El miedo a lo desconocido

 Puede que usted sea de los jefes que se la pasan diciendo “tenemos que innovar y buscar soluciones creativas”, pero si usted no se lo cree y sobre todo, si no busca las herramientas necesarias para que esto pase, su discurso se quedará solo en palabras y nada de ejecuciones. 

Ser tolerante a los errores de su equipo está entre sus funciones y más cuando se tratan de fallas que ocurren cuando se están probando nuevas soluciones. Si no funciona busque con las personas otras salidas.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.