Mejore su lenguaje corporal en la oficina

¿Ha considerado que muchas veces su lenguaje corporal dice más que sus propias palabras? ¿Y qué además, puede tener un impacto en su lugar de trabajo? Aprenda a tener un mejor manejo de este.

Mejore su lenguaje corporal en la oficina Mejore su lenguaje corporal en la oficina
Si no lo sabía, siga leyendo. La realidad es que la comunicación no verbal juega un rol fundamental al momento de analizar a una persona, sin importar el puesto laboral que tenga. Aunque su implementación y sus efectos parecen sutiles, sus movimientos trabajan en conjunto para revelar qué clase de persona puede ser.

FP le trae varios trucos de lenguaje corporal para que emplee y mantenga en la oficina y pueda así demostrar un rol más seguro y efectivo a la hora de ser evaluado.

Mire a los ojos y escuche con atención:
Suena básico pero se puede sorprender las muchas ocasiones que en juntas o reuniones se mira al horizonte, no se escucha y se cae en las distracciones de la oficina. Todo el que habla quiere sentir el respeto de ser escuchado y usted debe dárselo viéndolo a los ojos, asintiendo de vez en cuando y opinando cuando deba, para mostrar su interés.

Mantenga las palmas de la mano mirando hacia abajo

Muchos quizás no noten este sutil movimiento, pero lo dejará en una buena posición. Cuando usted pone ambas palmas de las manos boca abajo en mesas, en sus piernas y hasta en atriles, está proyectando una imagen de autoridad y liderazgo.

Sincronía
Actuar similar a sus superiores, puede servirle para hacerse notar. Observe como otros se mueven, ya sea de pie, sentados o hasta caminando. Su objetivo no es hacerlo exactamente igual pero puede aprenderles algo. Muy seguramente le otorgue una posición de poder.

Párese derecho y con los pies abiertos
Esta postura le ayudará a imponer un balance en su posición, además de respeto. También cuando hable, su voz podrá ser oída de una mejor manera y por más personas.

Esté relajado y elimine posibles barreras
Mantenga sus brazos sueltos y relajados para dejarle ver a otros que está abierto a la conversación. Gesticule acorde a sus movimientos y evite cruzar los brazos y tener objetos grandes en sus manos, porque se pueden convertir en barreras.

Sonría con sinceridad

Una sonrisa convincente inicia despacio y se va esparciendo al resto de la cara, especialmente se debe notar en sus ojos. Cuando se aproxime a un personaje de importancia, piense que está saludando a un viejo amigo y una sonrisa genuina será el resultado.

Minimice movimientos
No es que tenga que parecer una estatua, pero si se mueve como loco, va a asustar a los que lo rodean y va a parecer que está nervioso e intranquilo. Intente moverse con suavidad y elegancia.

Desarrolle un firme saludo de mano
Es el punto de partida de muchas conversaciones. Un saludo firme es necesario y puede hablar mucho de usted. Evite extremos; ni tan suave ni tan fuerte. Al saludar con la mano, mire a los ojos y procure no tener las manos sudorosas.

Aunque implementar algunas de estas tácticas pueda parecer más o menos efectivo, practicarlas en su entorno de trabajo va a beneficiarlo. Recuerde que la manera en la que lo miren es importante para un posible ascenso o aumento.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.