¿Qué puede aprender usted de las crisis en pequeñas y medianas empresas?

Ninguna compañía es inmune a las crisis, no importa que tan grande sea. Sin embargo, lo que hace valiosa a una empresa es la capacidad para superarlas.

123RF 123RF

Un verdadero emprendedor sabe que al empezar una nueva empresa las cosas no le van a resultar fáciles, ya que esa persona va a trabajar más horas que en sus épocas de empleado, va a ser el  directo responsable de todo lo que ocurra  y tendrá que ser muy paciente al esperar que el dinero invertido vuelva en forma de ganancias.

A medida que una empresa comienza a crecer, suele enfrentarse a obstáculos que nunca imaginó, como imprevistos que aparecen intempestivamente enredando las cosas, errores de planeación y  otros dolores de cabeza. Es necesario ser consciente de que todo es un proceso y  toma tiempo llegar a un punto de equilibrio en el que las cosas se vuelvan un poco más estables.

La manera en la que se afrontan los primeros obstáculos puede considerarse una pista de qué tan emprendedor es quien se independiza y qué tan fuertes son sus ambiciones. Tomar el camino de ser independiente es un paso grande, pero mantenerse a pesar de las dificultades requiere aún de más ahínco.  

Cuando una compañía superó efectivamente los primeros percances, para llegar al punto de equilibrio, donde las ganancias se ven y los planes de expansión se vuelven más ambiciosos, se puede considerar equilibrada, es decir, capaz de afrontar obstáculos con más efectividad que antes. Sin embargo, una crisis puede llegar en cualquier momento, ya sea por factores internos o externos, de eso ninguna empresa está inmune.

Piense por ejemplo en casos de empresas como Kodak o Blockbuster, las cuales reinaron en el mercado pero por errores al afrontar los cambios perdieron muchísimo, para no ir más lejos podemos tomar ejemplos de casos más actuales, como la crisis de los taxis, la caída de los precios del petróleo, o el cierre de muchos medios impresos debido a la disminución en sus ventas por el consumo de información online y la expansión del internet.

También le puede interesar leer Errores costosos de grandes compañías

“En los tiempos actuales estamos en un ambiente continuo de crisis, pues cambian mucho y muy seguido las condiciones de mercado, de legislación, de impuestos y de talento humano, y muchas veces la competencia viene incluso de lugares distintos a las empresas del mismo sector, porque los negocios se están reinventando muy seguido. Tanto las empresas como las organizaciones necesitan mantenerse en alerta permanente en términos de adaptación, innovación y aprendizaje, después de todo la expresión "crisis" no significa tragedia, sino cambio”, asegura Fabio Zapata, director de Experis, compañía de selección de ejecutivos de ManpowerGroup para Suramérica. Los siguientes son los consejos para afrontar las crisis de los que usted puede aprender:

No descuide la planeación

Una  plan adecuado puede ayudarle a prever crisis no tan obvias, o incluso hacer que el impacto de estas se reduzca. Para tener un programa de acción apropiado,  es importante que identifique las crisis potenciales que lo pueden afectar, piense en el sector en el que está la empresa, cuáles retos enfrenta, qué errores podría cometer y qué opciones tiene en caso de que ocurran. También revise casos de empresas en el mismo sector que ya pasaron por crisis, que hicieron para superarlas, o por qué no las pudieron superar.

“Cada plan comienza con objetivos claros,  estos objetivos durante cualquier crisis son proteger a cualquier individuo que pueda verse afectado por la crisis, para eso asegúrese de que las principales audiencias estén informadas y que la organización sobreviva. Este plan incluir acciones específicas que se deban hacer en momentos de crisis”, dice Bruce Condit, vicepresidente del banco privado de inversión Allegiance, en su columna en  Inc.com.

Tenga planes b para cosas que son factibles que pasen, como que un proveedor le quede mal o que una persona importante de su equipo renuncie. Ponga a prueba las opciones que tiene constantemente, pues las soluciones que funcionan hoy podrían resultar inútiles mañana.  Una buena estrategia le puede ayudar a entender cuáles son las cosas esenciales para su negocio y mantener la calma si algo pasa.

Entérese de ¿Cómo salir de deudas en una época de crisis?

Concéntrese en muchos  cambios pequeños

De acuerdo con un artículo de Doug Yakola para el portal Mckinsey, es una tendencia que muchos administradores se enfoquen  en tres o cuatro apuestas grandes para recuperar el rumbo, lo cual es un enfoque de alto riesgo,  incluso si en ocasiones es necesario arriesgar. Las apuestas grandes toman mucho tiempo en ser elaboradas, pues incluye procesos y cambios.

En su lugar Doug propone concentrarse en cambios pequeños pero que resulten efectivos, de esta forma los resultados se comienzan a ver más rápido. Por ejemplo, una buena forma para comenzar a aplicar pequeños cambios, puede revisar sus gastos, si todos son necesarios o se pueden remplazar por otros más económicos con la misma eficacia

Tómese en serio el papel de líder

Los líderes exitosos son los que inspiran a los demás tanto en los buenos momentos como en los malos, ellos son una guía para sus empleados, clientes, inversionistas  y  socios.  Los líderes deben ser buenos para comunicarle a sus equipos qué es lo que quieren, cuándo lo quieren y por qué, además de ayudarlos a que las cosas ocurran, según asegura Faisal Hoque, columnista de Fast Company.

Cuando ocurre una crisis en una empresa pequeña se suele tener menos recursos para afrontarla, puesto que una empresa grande tiene acceso a  redes de alianzas y recursos económicos que se pueden direccionar para resolver problemas,  por eso el papel del líder se vuelve fundamental.  Es importante que reúna a su equipo y les cuente la verdad; esconder las problemáticas solo traerá caos, sea el primero en reconocer que hay una crisis, no busque culpables ya que eso divide al grupo y empeora las cosas.  

Luego de dejar clara la situación, escuche  activamente a sus empleados y socios, es necesario que tenga en cuenta más puntos de vista, que lo haga sin juzgar pensando que sus posiciones pueden estar mal y que podría ser necesario considerar nuevas perspectivas.

No oculte información

Si su empresa está en crisis, lo mejor es que no intente pretender que no lo está, ocultar información para mantener contactos o poder participar en nuevas alianzas solo agravará los problemas. Eso fue lo que paso con la empresa de energía norteamericana Enron, en la cual los empleados maquillaban informes financieros no muy buenos con el fin de esconder deudas millonarias. Se dice que la junta directiva de Enron y los auditores fueron engañados, generando que los problemas aumentaran a largo plazo. Al final la empresa quebró y el caso es conocido por ser una de las reorganizaciones por bancarrota más grandes de la historia

No se vaya sin conocer cuáles son los 7 negocios que funcionan hasta en época de crisis económica

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.