¿Por qué nunca lo llamaron después de esa entrevista?

¿Alguna vez le ha sucedido que aplicó y fue a la entrevista para ese trabajo que siempre consideró que era perfecto para usted pero se quedó desesperadamente aguardando si quiera una llamada para saber cómo le fue?

¿Por qué nunca lo llamaron después de esa entrevista? ¿Por qué nunca lo llamaron después de esa entrevista?
Pues en ocasiones esa llamada puede nunca llegar. No tener respuesta luego de aplicar quizás pueda sonar razonable, ¿pero no recibir nada luego de ir a la entrevista? Eso es simplemente un irrespeto. Si los empleadores se toman la molestia de analizar y entrevistar a los candidatos, ¿por qué no pueden sacar un tiempo para simplemente avisar que usted no consiguió el puesto? 

Estas son algunas de las razones más comunes de porque no sucede:

Les da pena
Es normal encontrar gente que intenta evitar la confrontación o ser el portador de malas noticias. La gente que contrata no es la excepción. Pensar en la llamada o hasta en el correo que deben enviar contándole a una persona que conocieron, que no van a ser contratados, es simplemente una carga muy pesada. Así que simplemente dejan que pase el tiempo, se hacen los ocupados hasta que un día recuerdan a esa persona que seguramente para ellos, ya habrá superado el tema y no hay necesidad de contactarlos. Esto es un comportamiento poco profesional pero sucede todo el tiempo.

Tienen temor que al decir ‘No’ se enreden en un tema legal
Vivimos en una sociedad en donde casi todo es demandante, así que la gente que contrata quiere siempre estar del lado apropiado de la ley, y como no hay ningún que diga que toca llamar a los entrevistados, a veces prefieren callar. Candidatos que no son contratados, tienden a pedir una retroalimentación sobre la entrevista y que se les proporcione las razones por las que no fueron contrataros. Esto puede ser con el motivo de quizás encontrar un elemento que pueda prestarse a una demanda por irrespeto o discriminación laboral. A veces, los empleadores guardan silencio y no proporcionan ninguna razón para llevar el tema a las leyes.

El puesto no está realmente disponible
En ocasiones, se empieza el proceso de reclutamiento y se entrevistan a candidatos externos, solo para darse cuenta que el verdadero postulante ya se encuentra dentro de la empresa. O a mediados de todo el proceso, ocurre que el dinero para ese puesto está en duda y quizás ocurra una reorganización. Existe una serie de razones estructurales por las que una vacante puede simplemente desvanecer que no tienen nada que ver con su potencial y cualidades como candidato. Pero ninguna de ellas es razón válida para que no lo llamen. 

Algunas personas simplemente son irrespetuosas
La mayoría de personas encargadas de seguir un proceso de entrevista y contratación, tienden a ser amables, comprensivos y sobre todo comunicativos. Pero, hay excepciones. Aquellas personas irrespetuosas no quieren gastar más tiempo en un candidato que ya es historia, así que no ven la necesidad de avisar. Este tipo de personas son tercas y solo dejan una visión mala de su empresa. ¿Lo bueno? Usted quizás no quisiera trabajar para una persona con esas cualidades.

Salga como salga el proceso y la entrevista., lo mínimo que usted merece es una llamada o un correo, notificándole que lastimosamente ese puesto no quedó para usted. De esta manera, usted quedará tranquilo pero seguro de que hizo todo lo posible, podrá seguir buscando y parar de adivinar y esperar ese aviso que nunca llegará.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.