Las consecuencias de aceptar un trabajo con un sueldo alto

Aunque son raras las ofertas laborales que promueven salarios con incrementos considerables, hay oportunidades de éstas que se pueden presentar, el dilema es que puede que también en casos así aplique el dicho “de eso tan bueno, no dan tanto”.

Las consecuencias de aceptar un trabajo con un sueldo alto Las consecuencias de aceptar un trabajo con un sueldo alto
Con la situación actual, la gran cantidad de profesionales que se gradúan a diario de su misma carrera y las complicaciones de la situación económica, tener un trabajo estable, con un buen contrato y condiciones así como con un salario “decente”, como se dice popularmente, es algo complicado.

Y dependiendo de la experiencia que usted tenga en su campo, sabe cómo se mueve su industria y su sector y aprende a reconocer y distinguir las buenas de las malas ofertas salariales, discriminando, particularmente, por el salario que le ofrecen. Y aprende a darles cualificaciones de “bueno” o “malo, según esas consideraciones.

Pero y si llegara a presentarse una oportunidad laboral en la que le incrementan su salario entre un 40% y 100% (o más) de lo que actualmente gana, con una carga laboral que aunque se incremente, usted está dispuesto a asumir, ¿lo tomaría? Quizás la respuesta de muchos, pensando en el bolsillo, sin duda, sería que sí.

No obstante, en este tipo de situaciones es cuando más precauciones hay que tener porque muchas empresas que son estables económicamente y tienen una solidez, suelen disfrazar en algunos cargos unos aspectos negativos que van relacionados con el horario, el clima laboral, las relaciones profesionales, clientes, procesos, entre otras cosas más.

Lo cierto es que, en muchos casos, las empresas suelen compensar ciertas comodidades a cambio de una mayor dedicación y jornadas largas de sus trabajadores. Fast Company hace un análisis de cómo los empleados que tienen los sueldos más altos pueden llegar a trabajar muchas más horas a la semana, más aún, por la imposibilidad de desconexión, debido a las nuevas tecnologías y formas de comunicación.

FP le recomienda leer “Las peligrosas desventajas de ser muy bueno en el trabajo”.


¿Vale la pena?

Uno de los principales errores de las personas es tener en cuenta el tema salarial, solamente, a la hora de considerar una oferta laboral. Claro, las necesidades económicas son altas y un dinero de más puede mejorar bastante sus condiciones pero el problema es cuando no puede disfrutar de ese dinero y traducirlo en calidad de vida.

El tema es que éstas empresas que ofrecen este tipo de contratos suelen ser bastante llamativos porque o bien eliminaron un puesto de trabajo y le sumaron la carga a otro o porque saben que es algo tan pesado que no cualquiera lo hará por un salario bajo.

Siempre habrán condiciones en las que usted debe pedir la mayor claridad posible, para no llevarse una mala sorpresa y luego, tener que aguantar al menos un tiempo mientras encuentra otra oportunidad laboral. En una publicación de Wise Bread explican que hay cuatro señales a las que usted debe prestarles una atención particular, cuando se trata de este tipo de ofertas:

• El tiempo que le tomará dedicarse al trabajo: tanto para llegar a él como la cantidad de horas que se dedicará a realizar sus respectivas labores, ya sea entre semana, fines de semana o también incluyendo viajes. Y aunque gane más dinero, lo único que podrá hacer con él será un buen ahorro, ya que no tendrá el tiempo suficiente para disfrutarlo como quisiera, más allá de las vacaciones.

• Su salud: cuando usted no tiene tiempo y a eso le suma una carga laboral alta, el estrés empieza a convertirse en un acompañante permanente a donde quiera que vaya, incluso, en sus ratos libres. Pero las consecuencias verdaderas de esto terminan reflejadas en su estado de salud: alto colesterol, dolores musculares, obesidad o sedentarismo.

• Menos tiempo con la familia: una de las más graves consecuencias y que puede llegar a convertirse en la causa de grandes problemas y rupturas familiares. Cuando usted consume el 80% de su tiempo en su trabajo, está estableciendo prioridades en las que, probablemente, usted solo se encargue de ser un proveedor pero no una persona presente.

• El ambiente laboral: si su trabajo requiere de relaciones laborales con personas que van a mantener un ritmo similar al suyo, sobrellevar jefes pesados, o donde hay que “lidiar con egos” y buscar destacarse, puede que el clima laboral no sea el más conveniente y la factura le pase cobro con el paso del tiempo, cuando pierda el entusiasmo en su profesión y los problemas con las personas se conviertan en el “pan de cada día”.

Otras razones

También existen casos en los que las cargas laborales no se aumentan demasiado, necesariamente o que las jornadas no siempre son tan largas. No obstante, hay costos ocultos como una responsabilidad mucho más grande, la necesidad de una especialización técnica de ese cargo o a complejidad de las tareas que se deben desarrollar.

Así, los altos salarios son usados por las empresas como:

• Retención de personal: evitan que su talento especializado se vaya a la competencia y, a la vez, los costos de estar liquidando constantemente trabajadores.

• Motivación: a especie de “soborno”, como explica Fast Company, para que las personas se sientan bien retribuidas por su labor.

• Costos: una persona que trabaja mucho, teóricamente produce mucho y hace que la empresa para la que trabaja, gane mucho.

También le recomendamos leer “El costo de ser trabajador independiente”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.