Lo que usted y su empresa deben hacer con los casos de ‘bullying’

por Katherinn Cuervo

Aunque no lo crea los tratos intimidantes no solo se dan entre niños en el colegio. Los empleados también suelen caer en ellos. Le contamos de qué manera.

123RF 123RF

Le incomoda tanto su jefe que quisiera que él se la pasará en vacaciones o que incluso no fuera por unos días a la oficina porque cada vez que se lo  encuentra o debe reunirse con él, sale con algún “chistesito” que lo hace quedar mal ante los demás.

Estos jefes, suelen ridiculizar a sus colaboradores diciendo que son incompetentes, mintiendo sobre ellos, culpándolos por errores que él debe responder o vanagloriándose con créditos que deberían ser meritorios por el trabajo de sus empleados. Lo que hace que éstos se aburran de sus labores, lleguen tarde a la empresa, no cumplan con sus tareas o, en dado momento  que no aguanten más,  hagan caso omiso a las instrucciones de su jefe y exploten con agresividad.

Pero, por qué los jefes son así

¿Considerarlos o no considerarlos?, esa es la cuestión. Muchos se excusarán con sus días agotadores y llenos de estrés, pues el hecho de ser jefe demanda una gran presión con entrega de resultados y cumplimiento de metas.  Sin embargo, esto no tendría que ver con su manera de comportarse frente a sus trabajadores, puede ser más bien que tengan un tipo de personalidad explosiva.

FP recomienda: Las 10 señales de que usted tiene un buen jefe

La página Harvard Business Review, explica este fenómeno con la ‘teoría de la dominación social’ que básicamente habla de la diferencia de poder entre diferentes grupos, lo que quiere decir que algunas personas tienden a tener una orientación de dominación social y manejan una visión del mundo competitiva, en donde existen dos posiciones referentes: los perdedores y los ganadores.

Por supuesto las personas dominantes van a querer siempre ser las victoriosas, por esto tienden a discriminar o a burlarse de las personas que consideran con menor estatus que ellos. No reconocen la igualdad, todo lo contrario prefieren estar a la cabeza para tener mayor acceso a los recursos  como la energía, el estado y la riqueza. Mientras que  las personas que tienen baja orientación dominante tienden a ser humanitarios, cooperativos y humanistas.

Cómo lidiar con este tipo de jefes

Manejar las situaciones desde su posición de empleado es un poco complicado porque puede traer repercusiones fuertes que lleguen hasta el despido. Sin embargo, no puede dejar tampoco que su jefe haga lo que quiera con usted. Ante los posibles inconvenientes, mejor haga lo siguiente recomendado por ehow.

  • ¡Pilas!, identifique si el ‘bullying’ está pasando a ser acoso laboral, pues de ser así, usted podría acudir a una demanda. Revise el artículo siete de la ley 1010 de 2006, en la que se determinan cuáles son las conductas que se reconocen como acoso laboral. Algunas de ellas implican agresión física, comentarios humillantes y hostiles, amenazas injustificadas de despido, burla a la apariencia física, palabras ofensivas con respecto a su raza, religión u origen familiar, entre otras más.
  • Hable con su jefe, la comunicación es vital. Dígale lo que le incomoda de sus comportamientos, hágale entender que a usted no le gusta sus malos tratos y que le afectan en su productividad. Quizás el no sea consciente de su actitud.

Quizás le interese: Jefes racionales o jefes emotivos: ¿qué es mejor?

  • Intente limitar las interacciones con su jefe, hable con él para lo estrictamente necesario ya sea acerca de las tareas que usted tiene a cargo o de la retroalimentación sobre algún proyecto en especial.
  • Si su jefe todo el tiempo lo intimida con críticas a su trabajo, busque como puede ‘sacarla del estadio’ con algún trabajo que esté realizando, entregue un muy buen resultado, déjelo callado, así otros reconocerán su trabajo y él terminará por aceptarlo.
  • Si a su jefe le molesta que le reconozcan más el trabajo a usted que a él mismo, lo que usted debe hacer es compartir con él ese mérito y mostrarle el respeto que tiene hacia él por su cargo para que no se sienta mal.

Lo que deberían hacer las empresas

Los altos directivos no deben hacerse los ‘ciegos’ ante este tipo de acontecimientos, finalmente, además de su empleado, la empresa también se verá afectada frente a la percepción que tengan de ella, por lo que deberían considerar lo siguiente, teniendo en cuenta la teoría que señala Harvard Business Review:

  • Antes de contratar a un jefe como estos, las empresas deben evaluar la personalidad de la persona que está aplicando al puesto para lograr detectar que tan tendientes son a ser dominantes sociales, si se pueden o no controlar y que tan beneficioso podría ser para el perfil que necesitan.
  • Brindar a los supervisores o jefes algún tipo de incentivo por el desempeño de su equipo, para que ellos mismos promuevan los profesionales estrellas que se destacan en su labor, así lograrán desalentar la alta dominación social.
  • La empresa debe hablar con los supervisores o jefes  acerca del trato que deben tener para con sus empleados, motivarlos con valores y unidad con su equipo para lograr cumplir con los resultados y mantener un ambiente formidable.

También puede leer: Jefes que igualan salarios y que motivan, ¿se parecen al suyo?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.