Lo que debe tener en cuenta para pedir vacaciones o permisos laborales

por Katherinn Cuervo

¿Necesita tiempo para resolver alguna situación personal y no sabe si le conviene más pedir vacaciones o un permiso laboral? Mire qué determinación puede tomar según su situación.

123RF 123RF

Si bien es cierto las vacaciones son un espacio para descansar, relajarse y dedicarse a actividades diferentes a las rutinarias como tomar un curso, hacer ejercicio, viajar o estar en familia. También son necesarias para la salud y para el desempeño laboral de los trabajadores, pues después de 15 días hábiles que son los demandados por la ley colombiana, usted podrá llegar con las pilas recargadas a continuar con sus labores.

Para las compañías es muy importante que usted tome sus vacaciones, primero porque lo necesitan con una actitud renovadora y segundo porque a las compañías no les gusta que su pasivo laboral se aumente, es decir, no quieren tener ninguna responsabilidad contractual que derive de su obligación al brindar este beneficio. Un ejemplo es que algunas empresas no permiten la acumulación de su periodo vacacional porque prefieren resolver sus obligaciones de una vez y no postergarlas.

Por tal razón es que las empresas buscan organizarse muy bien en períodos determinados, algunas por ejemplo deciden que sus empleados tengan vacaciones colectivas, que implican el congelamiento en actividades en la empresa durante una temporada. Para el empleado esta modalidad puede llegar hacer más útil porque no tiene la preocupación de encontrarse con trabajo represado a su regreso.

FP recomienda: 7 cosas que debería hacer para relajarse en sus vacaciones

Otras se deciden por las vacaciones individuales, muy seguramente porque las actividades de la empresas obligan a que estén continuamente en producción, cuando es así, tanto empresa como empleado negocian las fechas de descanso, teniendo en cuenta que no se vaya a ver afectada la operación de la empresa.

Diferencia entre vacaciones y permisos laborales

En un trabajo de ocho horas diarias resulta ser algo complicado que las empleados logren disponer de su tiempo para realizar diligencias o atender distintas eventualidades ya sean personales, familiares e incluso médicas. Incluso muchas personas cuando requieren de un permiso, piensan dos veces si hablar o no con su jefe por el miedo a una negativa y prefieren mejor solicitar las vacaciones sin pensar primero en que exista la posibilidad de que le den el tiempo para resolver los problemas que se tengan.

De acuerdo con Julieth Sandoval, jefe de nomina planta de Adecco Colombia, la diferencia entre ambas es que “las vacaciones son días que se generan mes a mes y que al cumplir el periodo de una año el empleado tiene derecho a 15 días hábiles de receso de actividades y en el caso de las licencias y permisos  se trata de tiempos que el empleador otorga al empleado para temas personales por lo que se puede dar el caso en que empleador pueda solicitar la reposición del tiempo”.

El Código Sustantivo Laboral habla de los permisos como licencias y en el artículo 57 en el numeral seis de las obligaciones especiales de los empleadores, determina que se deben conceder al trabajador para el ejercicio del sufragio, para cargos oficiales transitorios, en caso de grave calamidad doméstica, para desempeñar comisiones sindicales o para asistir al entierro de algún compañero siempre y cuando el número de ausentes no afecte el funcionamiento de la empresa.

Estas licencias deben ser remuneradas y deben estar contempladas en el reglamento interno de la empresa. Por otro lado, dentro de las licencias que deben pagar los empleadores encontramos la de maternidad, que son 14  semanas a partir del parto y la de paternidad que es de ocho días hábiles.

También puede leer: Alquiler de propiedades para vacaciones: ¿Cómo planificar un viaje por Internet?

Los permisos para citas o controles médicos, no están contemplados como obligatorios en la ley,por lo que la empresa es quien debe determinar las condiciones y circunstancias en su reglamento para otorgar dichos permisos. Sin embargo, recordemos que la salud es constitucionalmente un derecho, por lo que las empresas deben facilitar al trabajador el acceso al servicio de salud.

En el caso de las licencias no remuneradas, que tampoco se contemplan en la ley, el empleador es quien decidirá si da o no el permiso dependiendo la situación y además hará las deducciones que más le parezcan teniendo en cuenta el tiempo solicitado. Esto quiere decir que este tipo de licencia se puede negociar entre empleador y trabajador, llegando a un convenio entre partes, ya sea con beneficios que tenga la empresa o que por ejemplo que la persona no vaya a trabajar no sea remunerada por ese día o los días que no asista.

“Hoy en día muchas organizaciones cuentan con paquetes de beneficios que les otorgan a sus empleados, jornadas de medio día para que los mismos puedan realizar sus diligencias con total tranquilidad”, comenta Sandoval.  Recuerde que las licencias únicamente se manejan en contratos de trabajo a término fijo, indefinido o por obra labor.

Lo que debe tener en cuenta cuando pide sus vacaciones

Las vacaciones son una prestación social a la que tienen derecho todos aquellos trabajadores que hayan prestado su servicio durante un año a un empleador, excepto las personas que trabajen en establecimientos dedicados a la lucha contra la tuberculosis o la aplicación de rayos X, pues en este caso podrán gozar del descanso pero cada seis meses de servicios prestados.

Adicionalmente, de acuerdo con el Código Sustantivo del Trabajo en el artículo 187, el empleador tiene que dar a conocer al trabajador con 15 días de anticipación la fecha en la que este saldrá a descansar. Teniendo en cuenta estos aspectos, Martha Lucia Durango, gerente de recursos humanos de Adecco Colombia, nos habla de tres elementos que debe tener en cuenta a la hora de pedir sus vacaciones:

  • Adelantar las vacaciones: es cuando por ejemplo existen circunstancias en las que el empleado tiene que hacer frente a una eventualidad (hospitalización de un familiar cercano, calamidad doméstica, etc.) y solicita licencias no remuneradas, pero estas se prolongan y el trabajador solicita unos días de vacaciones .

  • Compensación en dinero: las dos partes podrán acordar por escrito con previa solicitud del trabajador que se pague en dinero hasta la mitad de las vacaciones. El valor a pagar en este caso se toma como base al último salario devengado por el trabajador.

  • Interrupción de las vacaciones: especialmente para cargos de alto nivel, cuando la empresa requiere que el trabajador se presente en la empresa y aplace su descanso. Durango pone un ejemplo: “si hay solicitudes especiales para realizar una labor durante las vacaciones, o incluso se le pide a la persona que se reintegre por algún motivo particular, se negocia con el trabajador para que disfrute los días que le hacen falta en otro momento.”

  • Acumulación de vacaciones: la ley contempla que si usted decide tomar por ejemplo ocho días de los quince, entonces podrá convenir con su empleador para acumular los días restantes de vacaciones hasta por dos años. Por otro lado, debe tener en cuenta que el tiempo en vacaciones que puede acumular, es de cuatro años, si se pasa, estas se prescriben, es decir, que usted no podrá disfrutar de dicho descanso.

Quizás le interese: Trucos que no le han dicho para que sus vacaciones salgan más económicas

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.