Jamás diga estas frases, si quiere que lo tomen en serio

Es importante que usted tenga claro un lenguaje que no debe utilizar si quiere tener una buena reputación en su área laboral y que no tenga un impacto negativo en su carrera, particularmente si es usado de forma frecuente.

Jamás diga estas frases, si quiere que lo tomen en serio Jamás diga estas frases, si quiere que lo tomen en serio
Por eso, tenga en mente una lista de frases para no decir y evitar que lo traten distinto, que minimicen o malinterpreten lo que quiere decir o hasta que dañen su reputación laboral. Estas son algunas de ellas.

“¿Puedo preguntarle algo?”
Es simple. Usted no necesita permiso, simplemente haga la pregunta.

“Que pena molestarlo…”
¿Por qué es usted una molestia? Usted simplemente puede preguntar, “Disculpe, ¿tiene un momento?”.

“Tenía la esperanza de que usted pudiera dedicarme unos momentos”
Al igual que antes. No acuda a la creatividad y simplemente pregunte si tienen un momento para atender sus inquietudes.

“Gracias por escucharme”

Al final de su inquietud o su presentación, usted simplemente debe decir “Gracias”. Esto ya es suficiente para que su audiencia sepa que usted ya finalizó de hablar o brindar sus comentarios. No hace falta que usted agradezca porque lo/a hayan escuchado.

“Voy a ser honesto con usted”
Este tipo de preámbulos sobran y no se debe usar una frase como esta. ¿Acaso usted no es honesto con todo el mundo?

“Me estaba preguntando… si quizás…”
Esta frase es una forma pasiva de preguntar algo o argumentar algo. Debe eliminarla. Por ejemplo, no diga “Me estaba preguntando si habrán suficientes puestos en la mesa de trabajo” sino más bien dígalo de forma directa “¿Habrán suficientes puestos en la mesa de trabajo?”.

Intente siempre una confrontación positiva y emitir mensajes directos. Esto no solo le ganará un respeto laboral, sino que los que lo rodean sabrán qué clase de persona es usted.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.