Las 5 formas no adecuadas para rechazar una oferta laboral

¿Le ha pasado que envió su hoja de vida, lo llamaron para entrevista, fue seleccionado pero cuando se enteró de las condiciones, se echó a reír? Aprenda a decir “no”.

Flickr Samuel Mann Flickr Samuel Mann
Lorena había estado trabajando durante los últimos tres años como publicista en una empresa en crecimiento. Pero últimamente se sentía un poco estancada y luego de hablar con su jefe y ver que no tenía opciones de crecimiento dentro de la compañía, decidió empezar a hacer su búsqueda por fuera.

Así, empezó a manejar algunos contactos y vio algunas ofertas en redes sociales, de las cuales, decidió aplicar enviando su hoja de vida a los correos sugeridos. Al paso de un par de días, ella recibió un correo en el que le decía que una empresa expresaba interés en su hoja de vida y que sería llamada para entrevista y, a la vez, le mencionaban las condiciones ofreciéndole un salario de $900.000, cuando ya llevaba 3 años de experiencia y 4 desde que se graduó la universidad.

Ella confiesa que no sabía si reír o llorar. Especialmente, porque además, era a través de un contrato de prestación de servicios, lo que significaba que tendría que pagar poco más de $200.000 por seguridad social, dejándole un salario mucho menor. Más, porque actualmente ganaba casi 30% más en donde trabaja actualmente, con un contrato a término indefinido.

Quizás esta historia le suene familiar o haya conocido un caso o simplemente usted, en su búsqueda de empleo, haya encontrado ofertas de este tipo. Pero lo que sucede es que, igualmente, usted tiene que ser decente, profesional y usar las palabras adecuadas para decir “gracias pero no me interesa”.

FP le recomienda leer “Estos son los mejores meses para encontrar empleo”.

¿CÓMO NO HACERLO?

Aunque puede depender de su campo profesional y de su temperamento o personalidad, definitivamente hay situaciones que no lo dejan muy bien y que, por el contrario, pueden dañar por completo su imagen cerrándole por completo las puertas.

1. La actitud ególatra: si es de las personas que empiezan diciendo “uy no, es que yo esperaba algo mejor, porque ese salario tan ‘chichipato’ y todo lo que toca trabajar, eso no me sirve así”, ni usted logrará que le mejoren las condiciones y, por el contrario, el empleador agradecerá que usted haya rechazado la oferta.

Lo peor que puede hacer es nombrar los mil y un títulos que tiene, la experiencia que ha logrado así como sus habilidades ‘que no tiene nadie más’; como una excusa para decir un simple ‘gracias, pero no’. Esto es como si usted mismo se cerrara la puerta en la cara.

2. Responder sin palabras: si bien hoy en día los millennials son bastante creativos e innovadores y les encanta usar canciones, imágenes, animaciones o hasta memes para decir las cosas, por más que tenga la tentación de hacerlo, no use esto:



via GIPHY



3. No responder o esconderse: si le enviaron correo hace 3 días y usted nada que da respuesta o lo llamaron y usted lo que hace es enviar a correo de voz, no está mostrando una actitud nada profesional. Por el contrario, está diciendo que es una persona a quien no le gusta asumir las situaciones incómodas y afrontarlas.

4. Inventar excusas: desde la típica que “es que me queda muy lejos de mi casa” hasta “no puedo manejar esos horarios porque tengo que cuidar a mi perro”, si simplemente el salario no le gustó o si las condiciones no le sirven, no tiene nada de malo que lo diga, de forma directa.

5. Comparar o hacer quedar mal: no es nada recomendable que diga que ha asistido a otras ofertas donde le dan un mejor sueldo o que hay empresas en las que le han hecho mejores ofertas. Esto no es nada profesional.

También lea “Las empresas que contratan a personas con malas calificaciones”.

CÓMO SÍ HACERLO

Vía escrita

Hay una gran facilidad que le ofrece el hecho de que le hayan enviado un correo electrónico para confirmar que había sido seleccionado. Esto, de cierta forma, le evita tener que pasar vergüenzas y que, por los nervios, pueda decir cosas que no quería.

Al respecto, The Muse, hace algunas sugerencias para que usted pueda redactar un texto que lo deje “bien parqueado” y sin cerrar las puertas del lugar:

Paso 1: Muestre su agradecimiento por el tiempo y por haberlo considerado. Es algo que no debe ocupar mucho espacio, pero es un aspecto importante:

Muchas gracias por la oferta para la posición de Gerente de Marketing. Yo lo aprecio que tomarse el tiempo para considerarme y por responder a muchas de mis preguntas acerca de la empresa y el papel.


Paso 2: Explique los motivos. Aunque sea incómodo, esto también puede ayudar a ver a las personas los motivos y si es necesario modificar o cambiar algunos aspectos de la oferta laboral. Eso sí, procure mencionar algunas ventajas y deje para el final “la bandera roja”.

• Después de una cuidadosa consideración, he decidido aceptar un puesto en otra compañía.

• Luego de analizar su propuesta, considero que hay unas condiciones que no considero muy convenientes (el salario, la ubicación, el cargo) según mis aspiraciones y proyecto profesional.


Paso 3: Mantenga el contacto. Nunca cierre las puertas para futuras opciones en las que tengan en cuenta sus aspiraciones:

• Ha sido un placer conocerlos y espero que nos crucemos en el futuro nuevamente.

• Una vez más, gracias por su tiempo y apoyo y les deseo todo lo mejor.

Personalmente o por teléfono

Aunque puede resultar un poco más complicado y tiene que ser casi que de forma inmediata. Pero, al igual que el correo electrónico, mantenga la estructura del “agradecimiento- razones- seguir contacto”.

Eso sí, tenga en cuenta que el contacto visual es importante y la sinceridad es algo que valoran bastante las personas de Recursos Humanos.

Lea también “¿Sobrecargado y mal pagado? Pruebe esto”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.