¿Qué tan rentable es volverse 'influencer'?

por Francisco J. Gómez Villamizar

Algunas celebridades reciben por su actividad en redes más de $500.000 dólares. Le contamos si es igual para Colombia y las recomendaciones para empezar

123RF 123RF

En el mundo, esta actividad se ha convertido en referente de personas famosas, que son celebridades en sus redes sociales. Se estima que a través de campañas en Instagram, Facebook, Twitter y Snapchat, las aplicaciones móviles con más usuarios en el mundo, se mueven campañas exitosas que generan muchos millones de dólares en ingresos.

Es más, Instagram hizo parte de un listado donde aparecían los famosos que más plata movían debido a sus publicaciones entre millones de usuarios. Selena Gómez y la polémica Kim Kardashian forman parte de este ránking. Se afirma que Gómez cobra $550 mil dólares por foto, mientras que en el décimo lugar a aparece el basquetbolista Lebron James, con $120.000 dólares por publicación. Le mostramos el listado completo con las tarifas:

  1. Selena Gomez – 122 millones de seguidores – $550.000 dólares por publicación
  2. Kim Kardashian – 100 millones de seguidores – $500.000 dólares por publicación
  3. Cristiano Ronaldo – 104 millones de seguidores – $400.000 dólares por publicación
  4. Kylie Jenner – 95 millones de seguidores – $400.000 dólares por publicación
  5. Kendall Jenner – 81.7 millones de seguidores – $370.000 dólares por publicación
  6. Khloe Kardashian – 68 millones de seguidores – $250.000 dólares por publicación
  7. Kourtney Kardashian – 57.8 millones de seguidores – $250.000 dólares por publicación
  8. Cara Delevingne – 40.4 millones de seguidores – $150.000 dólares por publicación
  9. Gigi Hadid 34.7 millones de seguidores – $120.000 dólares por publicación
  10. Lebron James – 30.7 millones de seguidores – $120.000 dólares por publicación

Pero esta no es la única manera de convertirse en un experto en redes y percibir ingresos. Otros se mueven en el campo de los ‘influencer’ y son personas que empezaron a ser reconocidos porque sus comentarios, recomendaciones y opiniones comenzaron a sonar duro en sus redes sociales. Forbes elaboró un ránking de los mejores influenciadores, personas capaces de hacer una recomendación, o de destruir un producto si no llena sus expectativas.

Siga leyendo Cómo ganar dinero en Youtube

Por eso, las marcas desde hace un tiempo se valen de contactar a estos personajes, por lo general ávidos jóvenes que manejan las redes sociales, aunque con contadas excepciones también un poco más mayores. Simplemente tienen las ganas, comienzan como un pasatiempo y se convierte en una actividad permanente, que además abre paso a un emprendimiento.

Según Forbes, un influencer que tiene 7 millones o más suscriptores en YouTube podría cobrar en torno a $300.000 dólares por un video vinculado a una marca, $187.000 dólares por un post en Facebook y $150.000 dólares por una publicación en Instagram. Entre los que más ganan está Zoe ‘Zoella’ Sugg, una influenciadora británica que cuenta con 11,6 millones de suscriptores en Youtube y una línea de marca propia de velas, lociones y accesorios. La categoría fitness está liderada por Kayla Itsines, con unos ingresos de $17 millones de dólares en 2016, mientras que en Home, la que domina el campo es Grace Bonney que gracias al blog Design*Sponge tiene 1 millón de lectores al mes.

¿Cómo les va a los colombianos?

El país está viendo cómo unos cuantos chicos y chicas están subiéndose al bus de la actividad social, algunos empezaron a los 10 años, como por el 2007 y aunque no es tanto tiempo reconocen que hay mucha dinámica y que por ejemplo, hoy se puede ser un duro en Twitter, pero si desaparece esta plataforma, les toca mirar qué se ponen a hacer. Otros, un poco más mayores también están recorriendo ese camino con éxito.

Quien ha causado todo un movimiento social con sus recomendaciones gastronómicas ha sido Tulio Zuloaga, quien a través de su app ‘Tulio Recomienda’ logró poner en los estómagos casi 400.000 hamburguesas. Sus concursos de ‘BurgerMaster’ atrajeron a todos los ‘pilones’ de Bogotá y Medellín, donde sus amigos (reconoce que la palabra ‘seguidores’ no va con él) de Facebook, Twitter e Instagram degustaron las hamburguesas top.

Sin embargo, esta no es su fuente de ingresos, ya que los restaurantes dieron solo $500 mil cada uno para gastos de representación, publicidad y estrategia digital con el fin de garantizar el éxito del concurso. Al final, en Bogotá más de 220.000 hamburguesas y ventas por $3.550 millones fue el balance inicial de este evento. Su principal fuente de ingresos son anuncios de patrocinadores como marcas de alimentos o joyas donde Tulio les hace secciones.

Además, aunque todavía no está cobrando, da unas conferencias con el tema ‘El manual del eterno emprendedor’ donde alienta al público joven a lanzarse al agua y empezar a tener sus propios ingresos. Ese reconocimiento y credibilidad para mover tanta gente no se logró de la noche a la mañana y sus tres palabras claves para triunfar en este campo se resumen en pasión, entendimiento y bondad.

Pero la app no lo hizo famoso. Tulio señala que su reconocimiento se lo ha ganado con más de 11 años de trayectoria en el mundo gastronómico, a través de programas de televisión donde hacía recomendaciones, artículos que escribía para más de 5 medios impresos y con su formación académica en culinaria, con cursos en el Sena, entre otras. Dice que a sus 46 años no siente que su actividad social se diferencie mucho de lo que hacen los jóvenes de 25 años o hasta menos. 

Le contamos Los influencers de Instagram cuentan sus secretos para hacer dinero con la red social

“No tengo seguidores, sino amigos. No soy de los que sabe exactamente cuántas personas están en Facebook o Twitter, ahí sí me corchan, lo que tengo es una comunidad capaz de movilizar a toda la gente que está en las redes con una buena causa”, dice.

Para Álvaro Narváez, de 28 años, influencer, economista y director de su propia agencia digital PRUP, esta actividad es rentable cuando se trabajan campañas para marcas o para entidades del gobierno. Él ha prestado servicios con agencias como Sancho BBDO y Fluvip, una empresa que gestiona influencers para conectarlos con empresas. “A la hora de dedicarse a esto hay que tener constancia”, reconoce.

Se remonta a sus 14 años, cuando se despertó la pasión por ser bloggero y poner videos en Youtube. “Me sentía un nerd y escribía todo el tiempo. Después vi que me respondían de Argentina y Brasil y debatía con ellos de temas. Ya después no puede dejar de usarlos”, recuerda.

Su experiencia en redes ha sido de utilidad para campañas con Bancolombia, Sancho y también para escribir en El Espectador, El Tiempo y en RCN. “Una forma de monetizar es a través de agencias de influenciadores que canalizan el talento. Pero en mi caso también monté una empresa y tengo mi agencia de marketing digital, con la que espero obtener ingresos”, agregó.

Omar Gamboa, 40 años y director general de Trendhouse.co, agencia de influenciadores, logró el reconocimiento cuando creó los premios TW para los mejores en esta actividad. Es conferencista y profesor de redes de la Universidad Externado y ha sido consultor para más de 300 campañas, entre ellas Buchana’s, Chevrolet, Samsung y Fox.

Dice que pocas personas llegan a dedicarse de lleno a esta actividad como una manera de procurar ingresos seguros. Todo porque no tienen la suficiente constancia. “A veces es mejor especializarse en esta actividad, en un tipo de red. Pero se corre el riesgo que una red nueva aparezca y otra acabe. Es como le pasa a Snapchat, que apareció Instagram y ahora se está acabando”, afirma.

David Orrego (20 años) es un aficionado al Twitter. “Me dedico a educar a los pequeños y grandes creadores de contenido en el mundo digital”, es como define su actividad. Dice que el influenciador también puede hacer un aporte social y consiste en conectar a las personas con necesidades con esas empresas e individuos que pueden aportar su grano de arena.

Él forma parte de la iniciativa GlobalShapers, que hace parte del Foro Económico Mundial. Empezó a los 10 años, solo en el 2008, cuando abrió una cuenta en Twitter para hablar con cualquier que quisiera tener una conversación o un debate. “A los 13 años empecé a monetizar y no lo podía creer”, afirma.

A partir de ahí empezó su afición. De otro lado, le recomienda a los jóvenes que quieran empezar en este mundo que no lo vean como la única fuente de ingresos, porque ser influencer es más que unos posts y tener una comunidad. “Lo importante es ayudar a las demás personas con lo que hace. Hay que crear buenos contenidos. Un alto porcentaje del contenido web es tomado de otras fuentes iniciales y los demás portales lo replican, no hay contenido nuevo, eso hay que empezar a cambiarlo”, explica.

¿Cómo volverse influenciador?

Tener una pasión y constancia por esta actividad. No es fácil porque son muchas personas conectadas y a todas por igual hay que escucharlas y darles respuesta.

No hay horario. Se deben establecer prioridades o se convertirá en una persona con una vida más virtual que real. Por lo general, a los influenciadores se les ve agitados con sus celulares, como si no existiera un mañana.

Verlo como una actividad alterna. Aunque las celebridades reciben pagos exorbitantes, llegaron a su reconocimiento por ser famosos, mientras que los influencers no tienen esa ventaja inicial. Por eso, es difícil para algunos dedicarse de lleno. Lo que sí es posible es que empiecen a tener negocios y a dictar conferencias que les ayudan a obtener ingresos.

Si le interesó, le tenemos Cómo tener un perfil profesional en redes sociales

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.