El síndrome de la ‘sillitis’ aguda

Cada vez más trabajadores laboran frente a un computador, lo que hace que pasen la mayor parte de su vida activa sentados. Temor por efectos negativos del sedentarismo.

Un estudio de JustStand.org indica que estar sentado por tiempos prolongados aumenta el riesgo de cáncer, diabetes, obesidad y enfermedad cardiovascular. Un estudio de JustStand.org indica que estar sentado por tiempos prolongados aumenta el riesgo de cáncer, diabetes, obesidad y enfermedad cardiovascular.
Si se tiene en cuenta que la mayoría de las personas trabaja sentada, se transporta desde y hacia su casa en la misma posición y cuando llega a su hogar vuelve y se sienta, se podría afirmar que gran parte de la vida se la pasan en una silla. Esta situación es considerada hoy como el nuevo vicio que está reemplazando al cigarrillo, pues el sedentarismo puede llegar a ser tan peligroso como la nicotina.

Un estudio de JustStand.org indica que estar sentado por tiempos prolongados aumenta el riesgo de cáncer, diabetes, obesidad y enfermedad cardiovascular. Es más, quienes permanecen sentados durante más de 11 horas al día corren 40% más de riesgo de muerte en los próximos tres años, en comparación con las personas que se sientan durante cuatro horas o menos.

El lío es que el creciente grupo de personas que trabajan frente a un computador pasan, en promedio, 13 horas al día sentados, pues gastan unas dos horas movilizándose, ocho trabajando y el resto en su casa viendo televisión, leyendo o navegando en internet. Por este motivo, los médicos están empezando a preocuparse por los efectos de estar sentado por períodos tan prolongados. Es más, ya acuñaron la frase de la “enfermedad de estar sentado” (sitting disease) para referirse al efecto que tiene dicha posición sobre el metabolismo, así como el impacto negativo de un estilo de vida excesivamente sedentario.

Puede que no sea una enfermedad diagnosticable todavía, pero ya hay algunos patrones preocupantes: los trabajadores que han ocupado puestos sedentarios por más de 10 años tienen el doble de riesgo de cáncer de colon, tienden a desarrollar trastornos musculo-esqueléticos y su vida útil es, por ende, más corta.

A moverse
Para disminuir los riesgos de la “enfermedad de la silla”, la clave está en ser activo y, según un informe de U.S. News & World Report, esto también aplica para las personas que hacen ejercicio con regularidad, pues durante los días que pasan mucho tiempo sentados corren el mismo riesgo que los demás.

Lo ideal es pararse al menos una vez cada hora y tratar de caminar uno o dos minutos por la oficina eso relaja sus músculos y despeja la mente. Si usted se concentra mucho en lo que está haciendo y se le olvida pararse, ponga una alarma.

Así mismo, en vez de enviarles correos electrónicos o mensajes de texto a sus compañeros de trabajo, camine hasta donde ellos están. Si puede, parquee un poco más lejos para que tenga la oportunidad de mover las piernas y cuando sea posible suba o baje escaleras. En la casa vea un rato televisión de pie o al menos durante los comerciales, lo importante, enfatizan los expertos, es estar consciente de que lleva mucho tiempo sentado y hacer algo para contrarrestarlo.

Hacer ejercicio también es de gran ayuda y, en particular, caminar, escalar, montar en bicicleta y nadar son consideradas como las actividades que más ayudan a combatir este mal. Lo importante no es alarmarse por esta enfermedad, pues ya existen suficientes para preocuparse, sino tener presente que la rutina laboral y en la casa se puede cambiar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.