Siete cosas que no le debe decir a su jefe

Llevar una relación buena entre jefe y empleado no es una tarea fácil, sin embargo, es esencial para el éxito profesional. La comunicación verbal y no verbal juegan un papel muy importante en este proceso.

La oficina es como un acuario. Los más fuertes se comen a los más débiles. Tu objetivo: ser o al menos parecer fuerte. La oficina es como un acuario. Los más fuertes se comen a los más débiles. Tu objetivo: ser o al menos parecer fuerte.
Aunque exista confianza con su superior, o por el contrario la relación con él no es agradable, es importante saber darse su lugar de manera estratégica y siempre quedando como un empleado de principios.

No confunda una buena relación con una amistad. Mantenga una actitud profesional dentro de su oficina y genere credibilidad.

Por ningún momento se deje llevar por las emociones, mantenga la cabeza fría y NO diga ninguna de las siguientes frases:

1. “No sabía que debía hacerlo”. Para los jefes es molesto tener que repetir o ser explícito en las órdenes que les da a sus empleados. Muestre iniciativa y no espere que todo se lo digan para empezar a actuar.

2. "No me pagan por hacer esto". Aunque dibujar las fronteras de manera clara es imprescindible en caso de que sienta que tu superior se está extralimitando con usted y sus funciones, utilizar la soberbia para solucionar la situación nunca es buena idea.

3. “Estoy ocupado, no me alcanza el tiempo”. Es de suponer que está muy ocupado, pero trate de manejar la situación para que éste no piense que está evadiendo responsabilidades.

4. “Anoche la pasé de maravilla”. Esta frase puede ser un arma de doble filo, ya que si bien no es de interés del jefe lo que hizo el día anterior, puede ser malinterpretado cuando usted no produzca como lo hace comúnmente.

5. “Esto no es una función mía”. Nuevamente entra a jugar la iniciativa. No quiere decir que usted siempre debe hacer más de lo que le pidan, por quedar bien; pero sí de vez en cuando es bueno hacerle saber a su superior que puede contar con su trabajo.

6. “Es imposible cumplirlo”. Esta es una de las frases que señala al jefe que su trabajador no aplica los esfuerzos correspondientes, o posiblemente, es indiferente a lo que hace. Por eso, es mejor no negarse a la tarea sin siquiera haber pensado en cómo resolver el problema.

7. “O me da un aumento, o renuncio”. A su jefe no les gustará esta situación y es probable, que se muestre irracional.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.