La técnica “pomodoro”, la más efectiva para evitar distracciones

Si uno de sus principales obstáculos para ser productivo es que se distrae constantemente o que simplemente no puede dejar de ser multitarea (multitasking), aquí le presentamos una estrategia que no resulta complicada de implementar y promete ayudarle a hacer las cosas en el tiempo que debiera.

Flickr Lucas Mascaro Flickr Lucas Mascaro
El constante bombardeo de información que existe actualmente y que proviene de todos lugares: desde el celular, hasta la televisión y el internet, ha hecho que las personas tengan una mayor facilidad para distraerse que antes. Mientras revisa sus redes sociales, responde ese chat por celular y escucha que hay un incendio, por la radio, puede que no logre hacer bien ni completamente una tarea que, sin ninguna distracción, le tomaría poco tiempo hacer.

A pesar del nombre curioso, “Pomodoro” – que significa tomate- es una teoría desarrollada por el italiano Francesco Cirillo a finales de la década de 1980.Todo empezó porque el señor, mientras cocinaba, usando un reloj en forma de tomate, con el que organizaba su tiempo y las tareas que tenía pendientes en la cocina.

La estrategia consiste en establecer 25 minutos completos, sin interrupciones de ningún tipo, a una tarea o labor específica. Una vez finaliza ese tiempo, se tiene derecho a 3 o 4 minutos de descanso; para luego retomar nuevamente lo que se hacía o una tarea nueva. Luego de varios pomodoros, se tendría derecho a un descanso de 15 o 20 minutos. Con esto, la persona tiene periodos de concentración mucho más fuertes, pero también etapas de relajación para retomar.

Según Lifehacker, el objetivo de esta técnica es mantener un ritmo durante la realización de una tarea, mientras la desarrolla, lo cual permite concentrarse sin distracciones, de tal manera que también alienta el pensamiento profundo.

FP le recomienda leer “Cómo el ser “multitasking” está arruinando su vida (y usted no lo sabía)”.

Así funciona

Actualmente esta técnica ha resultado muy efectiva para todas aquellas personas que requieren de concentración total a la hora de realizar su trabajo, lograrlo hacer sin atender a las interrupciones, sin que ello implique terminar agotado mentalmente y se haga un uso óptimo del tiempo durante el trabajo.

Según el sitio web del libro, esta técnica resulta bastante útil para escritores, que necesitan estar motivados y trabajar en proyectos de escritura específicos que impliquen límites de tiempo; abogados, que quieran eliminar el ser multitarea; desarrolladores, que necesiten estar totalmente sumergidos en sus proyectos y ser eficientes; estudiantes, que necesiten hacer largos trabajos de análisis; y gerentes, con muchos pendientes por realizar que deban administrar muy bien su tiempo con labores asignadas.

Lea también “¿Se distrae mucho mientras trabaja? Pruebe estas herramientas”.

Con esto, aprenda cómo aplicar la técnica en su día a día a través de 6 simples pasos o recomendaciones:

1. Seleccione la tarea que quiere lograr terminar: No importa si se trata de algo grande o pequeño, así como si es algo que ha estado posponiendo hace mucho tiempo. Lo que importa es que se trate de una tarea que merezca por completo su atención y concentración para ser finalizada. A la vez, establezca si puede llegar a necesitar más de un “pomodoro”, para lo cual, entonces, deberá dividir sus labores en periodos de 25 mnutos

2. Establezca el cronómetro por 25 minutos: quizá esta puede ser la parte más complicada porque la única presión que va a tener sobre usted es la del tiempo y su propia conciencia. La estrategia funciona únicamente si realmente se compromete a terminar lo que se prometió durante 25 minutos, sin ningún tipo de interrupción. Pero piénselo bien, realmente no es mucho tiempo así que no puede ser tan complicado lograrlo.

3. Trabaje y concéntrese por completo: evite por completo todo tipo de distracciones que le puedan hacer perder tiempo de su pomodoro: redes sociales, páginas web alternativas, correos electrónicos, llamadas telefónicas, conversaciones, etc. Quédese con solo el programa que requiera (si trabaja en el computador) o cierre por completo la puerta y silencie las notificaciones de su celular. Incluso, también protéjase de su propia mente. Si de repente se da cuenta que tiene algo más que necesita hacer, escríbalo en una hoja de papel.

4. Trabajar con el pomodoro: los 25 minutos establecidos no sólo son para el desarrollo total de la actividad que tenga que realizar, sino también para recapitular lo que debe hacer y revisar lo realizado durante los primeros y últimos minutos, respectivamente. Una vez suene el cronómetro, la satisfacción que habrá de lograr será consigo mismo y podrá pasar al siguiente paso.

5. El descanso corto: pueden ser entre 3 y 4 minutos, dependiendo de sus necesidades. Lo importante es que sepa aprovecharlos al máximo, ya que son estos los que le permitirá regresar motivado para su siguiente pomodoro: respire, medite, tome una taza de café, de un paseo corto o haga una llamada. Dentro de lo posible, que sea algo totalmente distinto a su trabajo.

6. Las pausas grandes: están determinadas por la cantidad de pomodoros realizadas que, para obtenerlo, deberá ser de mínimo cuatro. Luego de hacer esto, podrá descansar entre 15 o 20 minutos; incluso 30, si así lo siente. La técnica señala que el cerebro usará este tiempo para asimilar la nueva información y estará más relajado antes de iniciar nuevas tareas. Una decisión inteligente para invertir este tiempo es tomar la siesta.

Quizás le interese también “Siete claves para acabar en su vida con la frase “lo dejo para mañana””.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.