Tips para descubrir un romance secreto en la oficina

Aunque algunos ya no creen que un romance afecte la vida laboral, existen políticas empresariales que prohíben las relaciones amorosas en las oficinas. Descubra sí existe una en su lugar de trabajo.

Conozca cuáles son las dinámicas que le pueden llevar a descubrir que sus empleados o compañeros tienen una relación amorosa ‘secreta’. Conozca cuáles son las dinámicas que le pueden llevar a descubrir que sus empleados o compañeros tienen una relación amorosa ‘secreta’.
Las dinámicas laborales mantienen una dinámica de interacción pertinente. Si existe un romance, el lenguaje cambiará. Conozca cuáles son las dinámicas que le pueden llevar a descubrir que sus empleados o compañeros tienen una relación amorosa ‘secreta’ en la oficina.

#10. Casualmente coinciden más de una vez al día
Cuando dos personas se gustan siempre hay una buena razón para compartir así sean unos cuantos segundos caminando por el pasillo, o una taza de café, o el almuerzo.

#9. Fuerte reflejo de posturas y movimientos
Con frecuencia no sólo los veremos sentados juntos en charlas, reuniones o en el propio almuerzo; también notaremos que la posición de sus brazos y piernas parecen un reflejo exacto entre ambos. Este es un fenómeno neurológico que llega al extremo cuando la empatía entre ambos es casi total.
#8. Es muy común que quieran jugar con códigos “secretos” comprensibles sólo para ellos.

Esto ocurre cuando, por ejemplo, uno de ellos dice una frase que obviamente tiene un significado para ambos más allá del sentido literal. En este momento debe ser posible notar un fugaz contacto visual entre ellos (si no se sienten observados), o una ligera pausa en el habla, o quizá una muy leve sonrisa. ¡Trate siempre de verlos de reojo, nunca directamente!

#7. El contacto físico casual en una oficina es muy poco frecuente.
De alguna manera nuestro cerebro se “codifica” para obviarlo… a menos que realmente queramos tocar a la otra persona. Cualquier contacto, por pequeño y rápido que sea, amerita una investigación más profunda.

#6. Él la “Protege” de los demás
En cualquier situación (por ejemplo, una conversación en el pasillo) él se colocará entre ella y las demás personas, como protegiéndola (especialmente de hombres).

#5. El tono de voz disminuye, como si estuviesen hablando en secreto.
A veces puede ser casi imperceptible, pero con práctica y conociendo a los sujetos puede precisarse sin dificultad.

#4. - Se “desentienden” de la existencia de la otra persona.
Si le preguntas por su paradero, será una respuesta explícitamente negativa, incluso redundante: “¿Yo? ni idea, no sé dónde pueda estar“.

#3. Defensa en común.
Si te acercas cuando cualquiera de los “implicados” está solo y empiezas a hablar negativamente de la otra persona, busca señales de reacciones emotivas (encogimiento de hombros, tartamudeo, evasión de la mirada).

#2. Cambios en los patrones de su vestimenta
Es muy común que un cambio de maquillaje, la vestimenta o inclusive la manera de caminar cambien cuando se quiere atraer a alguien.

#1. Excesivamente formales en el trato
En presencia de superiores, las interacciones entre ellos pueden ser más secas de lo normal, pues carecerán de naturalidad. De nuevo, los hombres somos aún más evidentes al respecto.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.