Trabajo nuevo y ¿ya lo odia?

Es muy común, que muchas personas no les guste su nuevo trabajo con tan solo pocos días de estar allí. Conozca entonces qué debe hacer para saber si esperar o irse de inmediato. Puede ser solo una fase.

Tenga paciencia. Piense que esto puede ser un momento de adaptación y no tome decisión alguna hasta no realizar los siguientes pasos para comprobar si es momento de desistir o persistir. Tenga paciencia. Piense que esto puede ser un momento de adaptación y no tome decisión alguna hasta no realizar los siguientes pasos para comprobar si es momento de desistir o persistir.
En la mayoría de las ocasiones, acostumbrarse a un nuevo trabajo puede ser más difícil de lo que imagina. Las nuevas rutinas y la cultura organizacional de la empresa pueden tener diferentes maneras de ejecutarse a las que usted acostumbraba.

Es por esto que muchas personas se sienten en el lugar equivocado al ingresar a un nuevo cargo. Pero espere. Tenga paciencia. Piense que esto puede ser un momento de adaptación y no tome decisión alguna hasta no realizar los siguientes pasos para comprobar si es momento de desistir o persistir:

1. Dele tiempo.
Estamos acostumbrados a que las cosas cambien rápido, pero ajustarse a un nuevo puesto de trabajo es algo que lleva tiempo. Pruebe al menos quedarse de 30 a 60 días en la nueva compañía antes de tomar alguna decisión determinante. Es el tiempo justo para averiguar si su problema es real o se reduce a un simple tema de adaptación.

2. Mantenga su red de contactos.
Una red de contactos puede ser útil para conseguir un nuevo trabajo, pero también para ayudar a adaptarse a nuevos desafíos profesionales. Pídales un consejo, en donde evalúen las ventajas y desventajas de retirarse.

3. Comprométase. Cuando no nos sentimos satisfechos en un nuevo trabajo tenemos tendencia a deprimirnos y dejar de accionar. Es importante que esto no ocurra, ya que necesitará esta energía para enfocarla hacia concentrarse en su nueva tarea y generar nuevos vínculos que le ayuden a sentirse cómodo dentro de la organización.

4. Defina cuáles son los aspectos positivos. Nada puede ser 100% malo, así que pregúntese qué aspectos de su trabajo son los que sí le gustan o le llevaron a aceptarlo en primer lugar. De ser necesario, pida una entrevista con sus superiores para plantearles sus inquietudes, pedidos y sugerencias. Recuerde que todas las críticas constructivas son bienvenidas.

5. Aprenda de sus errores. Parte de usted podrá sentirse avergonzado por una propuesta que finalmente no resultó atractiva. Sin embargo, procure sacarse toda culpa que pueda desconcentrarlo en su camino. Todos cometemos errores y el ámbito profesional no es la excepción a la regla. Si mueve su red de contactos e interactúa con las personas, verá que varias de ellas con más experiencia han cometido errores de orientación vocacional, y todos tienen su marcha atrás.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.