Tres tipos de empleados que debe despedir inmediatamente

Siendo el jefe o el dueño de un negocio, usted se mantiene ocupado y no puede hacer todo por su cuenta. Por lo que debe conformar el mejor equipo de profesionales que le soporten un negocio próspero y acertado.

Lidiar con esta clase de trabajadores no es una labor sencilla ya que siempre están en una posición defensiva. Lidiar con esta clase de trabajadores no es una labor sencilla ya que siempre están en una posición defensiva.
A pesar que en la entrevista que realizó al seleccionar a sus empleados, estos parecían la mejor decisión, existen personas que con el desarrollo de las actividades laborales le causan más estrés y problemas que beneficios. ‘Business Insider’ propone tres tipos de personalidades en la oficina que perjudican directamente la producción laboral de su negocio y las cuales debe abolir lo más pronto posible:

1. El dramático:
Se encuentran en casi todos los espacios laborales y realizan su vida como si fuera un programa de reality. Les gusta ‘echarle candela’ a los argumentos y luego hacerse los desatendidos. Además están pendientes de los actos de los otros para tener con qué acusarlos y que le den la razón. Muchas veces hablaran mal de sus compañeros de trabajo a sus espaldas y lo peor, es que se lo contarán al jefe o líder de proceso. Se debe tener mucho cuidado cuando se habla al lado de estos personajes y si tiene algún altercado con ella, se debe ser claro y directo. No deje que dramatice con su trabajo.

2. La víctima:
Esta clase de personas siempre culpan a los demás por actos que pueden ser propios, siempre sacan excusas y se quejan constantemente. Lidiar con esta clase de trabajadores no es una labor sencilla ya que siempre están en una posición defensiva. También se aprovechan de las excusas médicas para utilizarlas al máximo e inclusive mentir y decir que su enfermedad es peor de lo que en realidad es. (si la padecen)

La victima tiende a excusarse de un trabajo grupal, de organizar un evento especial o de hacer sacrificios cuando sus compañeros tienen inconvenientes. Es decir, faltan mucho al trabajo y obligan a que otros cubran su turno. Para arreglar esto, sea muy directo con las excusas para faltar y exíjale que muestre evidencia clara de por qué no realiza algunas actividades. Tenga un registro de los incidentes que hayan ocurrido con esta persona y si se pasa de la raya, es momento de decirle adiós.
 
3. El inconformista:
Este rebelde sin causa está determinado a romper las reglas sin ninguna razón alguna. Si no se puede llevar la camisa por fuera, esta persona la tendrá, sí es necesario llegar a las siete, llegará tarde. Las políticas y reglas de empresas son puestas por algo, pero este individuo jamás está de acuerdo con ellas.

Si usted se encuentra con esta clase de personas, determine si puede realmente trabajar junto con ellas pero evite estar en su contra ya que sólo causará problemas en la oficina. Inclusive en momentos, los inconformistas buscan convertirse en líderes y poner tareas, algo que no es de su rango.

Controlar sus empleados y conocer las características de cada uno es una difícil labor, pero estas señales pueden ayudarlo a identificar trabajadores que le traen retrasos en productividad y sobretodo causan un mal ambiente laboral.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.