¿Su jefe le habla por WhatsApp los fines de semana? Deberían pagarle horas extras

En el país, al menos el 50% de los empleados reciben órdenes por WhatsApp fuera de la jornada laboral. La Facultad de Derecho de la Universidad Libre explica por qué esta conducta no debe ser tratada como normal.

(Getty Images) (Getty Images)

Con el afán de producir en nuestro trabajo y de llegar a las metas propuestas, muchas veces llegamos a permitir que la vida laboral se acerque cada vez más a la vida íntima o privada. Esto puede traer consecuencias muy graves para nuestra salud mental y física, ya que las actividades sociales y de vida personal son primordiales para mantener un equilibrio entre el trabajo y el ocio.

Y si a eso le sumamos que el acoso laboral puede valerse de la tecnología para que superiores o colegas instiguen constantemente al empleado, incluso en horario no laboral, los resultados pueden ser mucho peores.

Le puede interesar: 6 señales claras para identificar que usted sufre de acoso laboral

Según un estudio reciente de Lanix, empresa mexicana dedicada a la fabricación y comercialización de equipos de cómputo y smartphones, denominado “Apps en Colombia: cuántas consumen y cuáles prefieren los colombianos”, el 84% de los usuarios de celular utilizan WhatsApp.

Además, según datos recientes de MinTic, al menos 25 millones de colombianos son clientes recurrentes de esta App, que en el trabajo es una de las más utilizadas para intercambiar información, entre documentos, fotos y videos.

“Las cifras señalan que 8 de cada 10 empleados en las empresas usan frecuentemente de este recurso tecnológico”, dijo Julián Páez, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Libre, experto en uso de la tecnología en espacios laborales.

Estos números dan cuenta del impacto que tiene actualmente esta app en el país e incluso a nivel internacional, en donde existe un billón de usuarios activos cada hora y donde se mandan 55 billones de mensajes diariamente.

Pero el problema es que muchas personas no caen en cuenta de que a través de WhatsApp pueden estar siendo víctimas de ciberacoso laboral y que es primordial que su uso tenga unos límites.

“He tenido clientes que me dicen que, pese a que su jornada laboral inicia a las 7:30 a.m., sus jefes les piden información y asignan tareas desde las 6 a.m. o les solicitan informes y otros temas de trabajo después de las 6 p.m., incluso hasta la media noche”, señaló Páez.

¿Hay alguna forma de regularlo?

Por más productivo y ágil que parezca contestarle a su jefe a esas horas, tenga en cuenta que están infringiendo las normas de contratación.

Siga leyendo: ¿Puede su empleador despedirlo por llegar borracho o drogado?

Cuando se asignan tareas fuera de la jornada establecida debe considerarse como trabajo adicional, independiente de la forma en que se envían dichas órdenes. El simple sometimiento de la persona de estar disponible y atenta al momento en que su jefe la requiera, daría lugar a que se le pagará horas extras”, explicó Páez.

Acoso laboral y sexual

En el primer semestre de 2018 se reportaron 1.406 casos de acoso en el Ministerio de Trabajo, de los cuales se calcula que menos del 10% han tenido alguna retribución a favor del demandante.

Por lo que aunque el uso excesivo de esta aplicación pueda ir en detrimento de sus condiciones laborales, sí puede ser usada para demostrar conversaciones que prueben que usted es víctima de acoso sexual o laboral.

“Este tipo de conversaciones, si están subidas de tono, pueden ser tomadas como pruebas de acoso en cualquier contexto. Si se requiere demostrar esto ante un juez, la víctima debe demostrar la autenticidad, integridad, claridad y legalidad del mensaje”, afirmó Páez.

Esta prueba –agregó–, “debe haber sido obtenida de forma lícita, sin vulneración del derecho a la intimidad, y demostrar que no se ha obtenido hackeando el teléfono móvil de la otra persona”.

A continuación los expertos dan 5 recomendaciones para utilizar WhatsApp en el trabajo:

  1.    Determiné antes de firmar su contrato, en lo posible déjelo por escrito, el horario en el cual estará disponible por este medio.
  2.    Ponga límites al contenido de los mensajes: exija que no le envíen virales ni memes. Solo temas de trabajo y dentro de la jornada laboral.
  3.    Defina y comparta con su jefe un protocolo para enviar información sensible o privada por medio de esta App.
  4.    Aclare que esta aplicación no va a sustituir el uso de correo electrónico, como forma de comunicación corporativa.  
  5.    Si la empresa le da un celular corporativo con datos, antes de recibirlo deje claro que solo atenderá llamadas y responderá mensajes en horario laboral.

FP recomienda: 5 maneras de sobrevivir a un mal jefe según un profesor de Stanford

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.