| 2015/10/05 00:00

Las 11 profesiones con altas tasas de suicidio

Con la presión constante que existe hoy en la mayoría de trabajos, para ganar más dinero y hacer más tareas en menos tiempo, muchas personas pueden sentirse inmensamente frustradas y deprimidas, incluso, hasta llegar al punto de pensar que no vale la pena vivir.

  • 1.	Médicos: De acuerdo con la publicación de Mental Health Daily, la evidencia sugiere que las personas que ejercen esta profesión son 1,87 veces más propensos a cometer suicidio. Se trata de una de las profesiones más exigentes, desgastantes y quizá más menospreciadas y, dentro de las causas de muerte de estos profesionales, cerca del 4% son por suicidio. Las largas jornadas laborales, así como algunos procesos judiciales a los que se tienen que enfrentar, como la presión por seguir creciendo académicamente y los pacientes exigentes, hacen que sea bastante complicado llevar en término feliz esta profesión, por lo que pueden caer en depresión fácilmente, una condición de la que tampoco suelen hablar, por el campo en el que se desenvuelven.
    1. Médicos: De acuerdo con la publicación de Mental Health Daily, la evidencia sugiere que las personas que ejercen esta profesión son 1,87 veces más propensos a cometer suicidio. Se trata de una de las profesiones más exigentes, desgastantes y quizá más menospreciadas y, dentro de las causas de muerte de estos profesionales, cerca del 4% son por suicidio. Las largas jornadas laborales, así como algunos procesos judiciales a los que se tienen que enfrentar, como la presión por seguir creciendo académicamente y los pacientes exigentes, hacen que sea bastante complicado llevar en término feliz esta profesión, por lo que pueden caer en depresión fácilmente, una condición de la que tampoco suelen hablar, por el campo en el que se desenvuelven. . Foto: Ingimage
  • 2. Dentistas: Aunque pareciera una profesión tranquila, la publicación médica señala que los profesionales de esta área son 1,67 veces más propensos a suicidarse. Pero en general, se trata de un campo bastante competitivo, que también puede estar lleno de estrés. Además, puede considerarse una carrera costosa, no sólo por el nivel de educación que exige sino por las herramientas propias del ejercicio, lo que pone más presión financiera en estas personas.
    2. Dentistas: Aunque pareciera una profesión tranquila, la publicación médica señala que los profesionales de esta área son 1,67 veces más propensos a suicidarse. Pero en general, se trata de un campo bastante competitivo, que también puede estar lleno de estrés. Además, puede considerarse una carrera costosa, no sólo por el nivel de educación que exige sino por las herramientas propias del ejercicio, lo que pone más presión financiera en estas personas. . Foto: Ingimage
  • 3. Los policías y vigilantes: son 1,54 veces más propensos a suicidarse y las razones parecieran ser evidentes: son personas que deben cargar con una fuerte presión para responder por resultados sobre seguridad, así como el desarrollo de habilidades para lograr crecer dentro de su campo y posicionarse mejor. Defender la ley no siempre puede ser fácil y muchos agentes trabajan varias horas a la semana. Así mismo, el riesgo de depresión es mucho mayor que otras profesiones. El estudio señala que los hombres en este campo tienen una mayor tendencia al suicidio que las mujeres.
    3. Los policías y vigilantes: son 1,54 veces más propensos a suicidarse y las razones parecieran ser evidentes: son personas que deben cargar con una fuerte presión para responder por resultados sobre seguridad, así como el desarrollo de habilidades para lograr crecer dentro de su campo y posicionarse mejor. Defender la ley no siempre puede ser fácil y muchos agentes trabajan varias horas a la semana. Así mismo, el riesgo de depresión es mucho mayor que otras profesiones. El estudio señala que los hombres en este campo tienen una mayor tendencia al suicidio que las mujeres. . Foto: Ingimage
  • 4. Los veterinarios: tienen el mismo índice que los policías, con una probabilidad de suicidio de 1,54. Es un trabajo que requiere de altas habilidades técnicas, diagnósticos adecuados y casi sin espacio para cometer errores, especialmente para aquellos especializados en ciertas razas o contratados específicamente para tratar algunos animales de alto valor. Incluso, algunos de estos profesionales combinan el sufrimiento de sus pacientes con un estrés emocional, que puede llevarlos a sufrir de depresión.
    4. Los veterinarios: tienen el mismo índice que los policías, con una probabilidad de suicidio de 1,54. Es un trabajo que requiere de altas habilidades técnicas, diagnósticos adecuados y casi sin espacio para cometer errores, especialmente para aquellos especializados en ciertas razas o contratados específicamente para tratar algunos animales de alto valor. Incluso, algunos de estos profesionales combinan el sufrimiento de sus pacientes con un estrés emocional, que puede llevarlos a sufrir de depresión. . Foto: Ingimage
  • 5. Servicios Financieros: estos profesionales (que pueden ser economistas, financieros, banqueros, entre otros), tienen una tasa de suicidio de cerca de 1,51 veces más alta que la de un trabajador promedio. La presión por resultados económicos, la imposibilidad o inviabilidad de algunos negocios así como las malas decisiones que pueden tomar y que lleven a grandes pérdidas de dinero, pueden justificar algunas de las causas para pensar en esa opción de acabar con la vida. La publicación de Mental Health Daily señala que hay evidencia de una correlación entre el suicidio en personas de la industria financiera y el estado de la economía.
    5. Servicios Financieros: estos profesionales (que pueden ser economistas, financieros, banqueros, entre otros), tienen una tasa de suicidio de cerca de 1,51 veces más alta que la de un trabajador promedio. La presión por resultados económicos, la imposibilidad o inviabilidad de algunos negocios así como las malas decisiones que pueden tomar y que lleven a grandes pérdidas de dinero, pueden justificar algunas de las causas para pensar en esa opción de acabar con la vida. La publicación de Mental Health Daily señala que hay evidencia de una correlación entre el suicidio en personas de la industria financiera y el estado de la economía. . Foto: Ingimage
  • 6. Agentes Inmobiliarios: se registra que son profesionales con una tendencia de 1,54 veces más propensos a suicidarse y las causas pueden relacionarse con la profesión anterior que mencionamos en esta galería. Son personas que deben conocer muy bien el campo y apuntarle a buenos negocios, lo cual genera bastante estrés. Además, también están a la merced de cómo le vaya a la construcción y a la vivienda, por lo que la situación de su profesión también puede complicarse.
    6. Agentes Inmobiliarios: se registra que son profesionales con una tendencia de 1,54 veces más propensos a suicidarse y las causas pueden relacionarse con la profesión anterior que mencionamos en esta galería. Son personas que deben conocer muy bien el campo y apuntarle a buenos negocios, lo cual genera bastante estrés. Además, también están a la merced de cómo le vaya a la construcción y a la vivienda, por lo que la situación de su profesión también puede complicarse. . Foto: Ingimage
  • 7. Electricistas: tienden una tasa de suicidio con 1,36 veces más probabilidades que la tasa promedio. Y aunque el campo en ejercicio de por sí es bastante riesgoso, son profesionales con campos laborales un poco limitados en los que, dependiendo de su especialización, pueden tener mayores dificultades para encontrar trabajo. Según la publicación médica se “ha teorizado que la radiación electromagnética diaria continua puede alterar la química del cerebro y el funcionamiento del sistema nervioso. Esta alteración puede hacer que los electricistas sean más propensos a la depresión y en última instancia el suicidio”.
    7. Electricistas: tienden una tasa de suicidio con 1,36 veces más probabilidades que la tasa promedio. Y aunque el campo en ejercicio de por sí es bastante riesgoso, son profesionales con campos laborales un poco limitados en los que, dependiendo de su especialización, pueden tener mayores dificultades para encontrar trabajo. Según la publicación médica se “ha teorizado que la radiación electromagnética diaria continua puede alterar la química del cerebro y el funcionamiento del sistema nervioso. Esta alteración puede hacer que los electricistas sean más propensos a la depresión y en última instancia el suicidio”. . Foto: Ingimage
  • 8. Abogados: su tasa de suicidio es 1,33 veces mayor que la de un trabajador promedio. Desde un inicio, la carrera de derecho requiere de una muy buena preparación que puede implicar, a su vez, unos altos costos educativos. A esto se le suma la presión y el campo un poco cerrado para encontrar una oportunidad laboral adecuada con un salario aceptable. Incluso, los estudiantes de derecho tienden a deprimirse antes de convertirse en abogados. Con esto y las largas horas de estrés así como la presión, puede afectar su salud mental.
    8. Abogados: su tasa de suicidio es 1,33 veces mayor que la de un trabajador promedio. Desde un inicio, la carrera de derecho requiere de una muy buena preparación que puede implicar, a su vez, unos altos costos educativos. A esto se le suma la presión y el campo un poco cerrado para encontrar una oportunidad laboral adecuada con un salario aceptable. Incluso, los estudiantes de derecho tienden a deprimirse antes de convertirse en abogados. Con esto y las largas horas de estrés así como la presión, puede afectar su salud mental. . Foto: Ingimage
  • 9. Los agricultores: con una probabilidad de 1,32 veces mayor que el promedio, son personas que deben estar compitiendo de forma constante con otros productores e, incluso, con otros países, por lo que no es un negocio muy lucrativo. Los cambios climáticos y la mejora en tecnologías, que los pone en desventaja en temas de producción, pueden causar en estas personas una presión mayor, más porque suelen ser los encargados de mantener sus familias. A eso, también hay que añadirle los componentes químicos a los que suelen estar constantemente expuestos y que pueden afectar su salud física.
    9. Los agricultores: con una probabilidad de 1,32 veces mayor que el promedio, son personas que deben estar compitiendo de forma constante con otros productores e, incluso, con otros países, por lo que no es un negocio muy lucrativo. Los cambios climáticos y la mejora en tecnologías, que los pone en desventaja en temas de producción, pueden causar en estas personas una presión mayor, más porque suelen ser los encargados de mantener sus familias. A eso, también hay que añadirle los componentes químicos a los que suelen estar constantemente expuestos y que pueden afectar su salud física. . Foto: Ingimage
  • 10. Los farmacéuticos: pueden tener una probabilidad de 1,29 más de suicidio que la de cualquier otro profesional. Se trata de un oficio que puede ser desgastante, con altas horas de trabajo y estudio, así como el estrés y la responsabilidad que puede acarrear al cometer un error. Incluso, puede tratarse de personas también muy perfeccionistas y detallistas, lo que incrementa su nivel de presión en el ejercicio de su profesión.
    10. Los farmacéuticos: pueden tener una probabilidad de 1,29 más de suicidio que la de cualquier otro profesional. Se trata de un oficio que puede ser desgastante, con altas horas de trabajo y estudio, así como el estrés y la responsabilidad que puede acarrear al cometer un error. Incluso, puede tratarse de personas también muy perfeccionistas y detallistas, lo que incrementa su nivel de presión en el ejercicio de su profesión. . Foto: Ingimage
  • 11. Los químicos: su tasa de suicidio que es de 1,28 veces más alta que la de otras ocupaciones. En general, las personas que participan en campos de la ciencia, pueden manejar sustancias que resultan ser letales, así que deben ser bastante cuidadosos al hacer las mezclas adecuadas, lo que implica un trabajo bajo presión. A esto se le suma que muchas veces las oportunidades laborales son bastante reducidas, por lo que los salarios no siempre suelen compensar sus esfuerzos.
    11. Los químicos: su tasa de suicidio que es de 1,28 veces más alta que la de otras ocupaciones. En general, las personas que participan en campos de la ciencia, pueden manejar sustancias que resultan ser letales, así que deben ser bastante cuidadosos al hacer las mezclas adecuadas, lo que implica un trabajo bajo presión. A esto se le suma que muchas veces las oportunidades laborales son bastante reducidas, por lo que los salarios no siempre suelen compensar sus esfuerzos. . Foto: Ingimage

Hoy en día existe una gran variedad de carreras profesionales que han surgido gracias al desarrollo de las tecnologías y a las nuevas conexiones comerciales que están logrando los países y que, aunque pueden parecer muy interesantes y novedosas, también recae en ellas una fuerte presión por cumplir los objetivos empresariales, aumentar las ventas y ser cada vez más eficientes.

Así, cada vez los puestos laborales exigen mucho de sus profesionales, colocándolos en situaciones que muchas veces pueden ser difícilmente soportadas, bastante sacrificantes y con remuneraciones que, aunque pueden ser altas, muchas veces ni siquiera existe la posibilidad de disfrutarlas. Entonces, a veces la presión le gana a la satisfacción.

Y es que de acuerdo con la publicación de Mental Health Daily –en la que nos basamos para elaborar la galería- existe una tendencia que parecía no coincidir con lo que la mayoría de personas piensan: las profesiones que requieren habilidades no tan exigentes (en algunos casos), son las que tienen más altos índices de suicidio.

Vale aclarar que no existe una forma de establecer datos específicos sobre suicidio en todas las profesiones, pero aquí se muestran algunos resultados expuestos por la publicación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.