| 2016/06/03 12:01

Las responsabilidades en su trabajo por las que nunca le agradecerán

¿Quién no quiere que su jefe lo felicite cuando hace bien su trabajo, logra aumentar las cifras o porque sale de problemas que se creían imposibles? Pero hay otras cosas por las que nunca le dirán ni siquiera un “gracias”.

  • Capacitar a nuevos empleados o a todo un equipo sobre temas que usted sí maneja y ellos no. Recuerde, el conocimiento también es poder.
    Capacitar a nuevos empleados o a todo un equipo sobre temas que usted sí maneja y ellos no. Recuerde, el conocimiento también es poder.
  • Mantener al jefe o al equipo de trabajo organizados en los proyectos (definir roles o responsabilidades) cuando nadie más puede o quiere.
    Mantener al jefe o al equipo de trabajo organizados en los proyectos (definir roles o responsabilidades) cuando nadie más puede o quiere.
  • Asegurarse de que las reuniones se lleven a cabo, que se cuenten con las herramientas que se necesitan y que todas las personas que se citaron vayan.
    Asegurarse de que las reuniones se lleven a cabo, que se cuenten con las herramientas que se necesitan y que todas las personas que se citaron vayan.
  • Servir como “embajador” de su departamento o área de trabajo en otros departamentos.
    Servir como “embajador” de su departamento o área de trabajo en otros departamentos. . Foto: Ingimage
  • Identificar las fallas y resolver conflictos entre los miembros del equipo.
    Identificar las fallas y resolver conflictos entre los miembros del equipo. . Foto: Ingimage
  • Preocuparse por sus compañeros de trabajo, buscar ayudarlos en sus tareas o incluso asumir algunas de ellos, simplemente por el sentimiento de trabajo en equipo.
    Preocuparse por sus compañeros de trabajo, buscar ayudarlos en sus tareas o incluso asumir algunas de ellos, simplemente por el sentimiento de trabajo en equipo.
  • Dárselas de voluntario o postularse para enfrentar los problemas de los clientes intensos o agresivos y resolverlos.
    Dárselas de voluntario o postularse para enfrentar los problemas de los clientes intensos o agresivos y resolverlos.
  • Ser el “pacífico” del grupo y hacer que se mantenga la calma cuando hay problemas o crisis y todos están empezando a enloquecer.
    Ser el “pacífico” del grupo y hacer que se mantenga la calma cuando hay problemas o crisis y todos están empezando a enloquecer.
  • Ser lo suficientemente amable para no golpear o insultar a ese compañero de trabajo que ríe, habla o piensa en voz alta.
    Ser lo suficientemente amable para no golpear o insultar a ese compañero de trabajo que ríe, habla o piensa en voz alta. . Foto: Ingimage
  • Ser el mentor, entrenador o animador de sus compañeros de trabajo.
    Ser el mentor, entrenador o animador de sus compañeros de trabajo. . Foto: Ingimage

Muchas personas valoran en una relación con su jefe el reconocimiento que éste le da cuando hace bien las cosas. Sienten que realmente son tenidos en cuenta y su motivación y lealtad aumentan considerablemente haciendo que sean empleados mucho más productivos y felices.

Pero lo cierto es que la mayoría de ocasiones esto no sucede. Hay momentos de momentos, pero por más difíciles que sean, su jefe no se le cruza ni un pulgar hacia arriba porque usted haya hecho un buen trabajo o haya respondido mejor que el resto de sus compañeros en esa tarea difícil o ese problema que parecía no tener solución.

Y es que, en sí, al fin y al cabo, amigo lector de Finanzas Personales, a usted le pagan por hacer bien su trabajo y, en teoría, esa es el único reconocimiento que usted debería esperar y por el que debería ser feliz. Así, tener un “jefe chévere” es un plus con el que no todas las empresas cuentan.

Con esto, aquí le queremos dejar una lista que hizo Forbes de esas responsabilidades o tareas que se hacen por “ser buena gente” y por las que no le dirán gracias o le harán un reconocimiento particular.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.