| 2018/06/26 13:57

Consejos de ‘mindfulness’ para lidiar con gente tóxica

Con esta práctica usted puede aliviar el estrés que le genera tratar con personas negativas en el lugar de trabajo y además podrá concentrarse en sus metas.

En todos los trabajos y oficinas existe esa persona que solo abre la boca para esparcir comentarios perjudiciales y nocivos, que no aportan al buen ambiente laboral y que incluso pueden llegar a meterse en temas personales, tornando la relación casi imposible de llevar.

En estos casos mantener la paciencia es casi imposible y salirse de los cabales puede suceder muy fácilmente. Para ello es esencial aplicar técnicas que para nuestra salud mental y nuestra productividad laboral son casi necesarias.

El mindfulness, una práctica que se basa en la meditación para poder olvidarnos del pasado y el futuro y poder enfocarnos en el presente, hace que podamos olvidarnos de las acciones automáticas presentes en nuestra rutina diaria para que podamos experimentar el día a día de forma activa, plena y consciente.

Le puede interesar: Las 7 maneras de convertir un día malo en uno muy bueno

Primero debemos aprender a identificar cuando un compañero del trabajo tiene una personalidad tóxica. Por lo general estas personas tienen la necesidad de criticar todo el tiempo y se sienten bien haciéndolo por el hecho de menospreciar e infravalorar a los demás.

También pasan mucho tiempo hablando de sí mismos en términos egocéntricos. Son arrogantes y comentan cada cosa que sucede en el trabajo desde una posición de superioridad. Este tipo de comentarios, que pueden no ser necesariamente dirigidos a usted, generan en los demás estrés y hacen reducir su autoestima.

Probablemente sienta que su cuerpo se tensa y se pone rígido cada vez que ‘tira un sablazo’, y esto es porque su organismo comienza a producir cortisol (la hormona del estrés), lo que hace que usted tome una posición defensiva. Allí, justo antes de querer pararse del asiento para decirle todo lo que piensa de la persona es cuando debe aplicar las siguientes técnicas del ‘mindfulness’.

1. Sea consciente de lo que está sintiendo

Cuando empiece a sentir ese ‘rush’ de emociones, lo primordial es que sepa cómo está reaccionando su cuerpo. Sienta los latidos de su corazón, la fuerza con la que se apoya en su silla o mesa, el tono de su voz si se encuentra en medio de la conversación o incluso su temperatura corporal.

Aunque no nos demos cuenta, nuestros gestos y posturas dan mucha información sobre nosotros mismos. Si usted se encuentra debatiendo con el personaje pero muestra un tono demasiado alto, está permitiendo que sus palabras se conviertan en una amenaza y está dando lugar a que el intercambio de ideas termine en una confrontación. Para lograr esto usted debe, mientras la otra persona habla, tomar aire pausadamente y contar hasta 10 mentalmente.

Siga leyendo: Cuando lo laboral se convierte en personal

2. Frene la situación

Al haber estudiado sus reacciones físicas es mucho más fácil anticipar un principio de ira y ansiedad, y darle la vuelta. Si ya sabe qué es lo que le está provocando esta reacción negativa puede dejar de asumir y empezar a comunicarse asertivamente. Es importante recordar que no podemos controlar las acciones de otras personas, sólo cómo nos sentimos hacia ellas.

De esta forma, así piense que su compañero es petulante, engreído, insensible y todos los adjetivos que se le pasan por la cabeza, no reaccionará impulsivamente. Puede aplicar visualizaciones que le generen paz, siempre teniendo en cuenta su respiración.

3. Comuníquese efectivamente

Juan Manuel Younes, experto en ‘mindfulness’ y ‘coaching’ empresarial afirma que como estar en modo ‘mindful’ significa proceso de conciencia plena atención y de estar en el momento presente, esto brinda una comunicación conciente que se enmarca más en escuchar que en hablar.

“Nos enseña a no tomarnos las cosas personales, comenzar a ver las cosas como son y no desde nuestras creencias, y como nos permite gestionar las emociones y ser conscientes de ellas, entonces no va a tener el sentimiento de rabia sino que simplemente acepta su emoción disminuye la intensidad”, dice.

La negatividad es contagiosa, por lo que el ‘mindfulness’ es fundamental para buscar eliminar la susceptibilidad en su vida y enfocarse estrictamente en lo necesario. Esto lo ayudará a ser más empático y generoso, y la conversación será mucho mejor.

Por ejemplo, si recibe un correo electrónico del susodicho, usted puede pensar: ‘Bien, quiere colaborar conmigo. Quizás lo que tenga que decir pueda ser de valor‘, que pensar, ‘qué mamera, quién sabe qué está diciendo detrás de líneas’.  

Así la dinámica cambia instantáneamente, usted está más tranquilo y relajado, mucho más abierto a escuchar los aportes del otro y, en caso de que haya una mala intención oculta o un deseo de fastidiarlo, lo desarma de inmediato no dejándose llevar por la inseguridad y la ira. Así es como se transforma un conversación totalmente improductiva en una charla constructiva, e incluso en un cambio de rumbo de una relación laboral tormentosa.

Si quiere saber más sobre la práctica del ‘mindfulness’, cómo aplicarla para mejorar la productividad y para ser líder, lo invitamos a ver el streaming con los expertos Juan Manuel Younes y María Camila Urzola, fundadores de ‘Yourz’, firma de ‘coaching’ empresarial.

FP recomienda: Los tipos de persona que nadie quiere en la oficina

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.