Colombia busca mercado para flores comestibles, bolsos de pez y ropa de perro

Zapatos y bolsos en cuero de pescado, trajes de baño para perros, flores comestibles y jeans que realzan los glúteos femeninos son algunos de los nuevos productos colombianos que se abren espacio en los mercados internacionales de la mano de innovadores procesos de fabricación y diseño.

Colombia busca mercado para flores comestibles, bolsos de pez y ropa de perro Colombia busca mercado para flores comestibles, bolsos de pez y ropa de perro
Los compradores de 58 países que acuden en Bogotá a la 50 Macrorrueda de Negocios de Proexport, la agencia estatal para la promoción de inversiones, turismo y exportaciones no tradicionales, prestaron especial atención a esos exóticos artículos.

Fue el caso de la firma Ruffus Pets, de Medellín, especializada en ropa interior para perras en celo, camisetas de equipos de fútbol, chaquetas, trajes a medida para matrimonios, jeans, gorras, zapatos y vestidos de baño para canes.

La gerente de esa compañía, Luz Gavy Vásquez, explicó a Colombia.inn, agencia operada por Efe, que "el amor que la gente le tiene a sus mascotas fue el motivo que llevó hace 13 años a crear la empresa".

Y si se toman referencias de otros países como Estados Unidos, donde "los amos invierten entre 60 y 100 dólares mensuales en accesorios y huesos para sus perros" se divisa el potencial del negocio, dijo la encargada de negocios internacionales de la firma, Luisa Fernanda Jaramillo, al apuntar que esos productos generaron en 2013 hasta "56 millones de dólares en ventas".

Por eso Ruffus Pets apuesta por abrir mercado con una ampliación de su portafolio hasta 60 referencias en algodón y poliéster, cien por ciento colombianos, en nueve tallas diferentes.

"Estamos iniciando la apertura con pruebas piloto en Canadá, Estados Unidos, Panamá y Venezuela (...), este año empezaremos a exportar", apuntó la gerente.

Una historia similar es la de Fiora, que desde hace cinco años fabrica en Medellín zapatos, bolsos, billeteras, estuches para celular y cinturones, cuya materia prima son pieles de pescados colombianos como tilapia, dorado y capitán.

El promotor de la iniciativa, Jesús Galeano, y su hija Daniela, quien diseña las colecciones, llegaron a Bogotá esta semana con la maleta llena de muestras para presentar a posibles clientes en la Macrorrueda de Proexport.

"Queremos demostrar que sí es posible hacer empresa y de paso ayudarle, como en nuestro caso, a madres cabeza de familia que se encargan de la producción, y a los pescadores artesanales a los que les compramos en toda Colombia", dijo Galeano.

Ganadores de varios premios de innovación por sus desarrollos, esta familia está convencida de que sus manufacturas "son más resistentes que las hechas con pieles de vacuno", por lo que buscan un público "exclusivo, de boutique" y dispuesto a pagar por los artículos entre 100 y 280 dólares.

En abril, "enviaremos las primeras muestras a Estados Unidos y luego ahondaremos con empresarios de Perú, Canadá y Ecuador", comentó el empresario.

En la misma tarea de saltar al comercio internacional está Confecciones Hermanos Hernández, dedicada en Cúcuta (noreste) a la producción de jeans que realzan los glúteos.

Su asesora en comercio exterior, Marilyn Rodríguez, confirmó que en los últimos siete meses han exportado tres mil prendas a México, donde, apuntó, "los textiles colombianos son conocidos por su calidad".

Y espera empezar a vender estos pantalones muy de moda entre las mujeres colombianas a Portugal y Ecuador en seis meses.

Por último, el empresario Evaristo Piedrahíta, gerente de Susi Panadería y Repostería, se ha propuesto colocar "en los platos de los mejores restaurantes del mundo flores comestibles colombianas".

Se trata de "mostrar todo lo hermoso que tenemos y de conquistar a los comensales con el colorido y el sabor maravilloso de nuestras flores", indicó Piedrahíta.

Así el picante de las capuchinas, la suavidad de los claveles y la acidez de los capullos de begonia, sembrados en los municipios de Envigado y Rionegro (Antioquia, noroeste), pronto harán parte de los menús internacionales.

"Demostraremos que no hay limitaciones porque cuando uno realmente quiere hacer un negocio solo la mente lo puede detener", puntualizó.

Esa Macrorrueda de negocios reunió hasta este jueves a 1.228 compradores extranjeros y a 2.734 empresarios nacionales con el objetivo de realizar negocios por unos 140 millones de dólares.

EFE.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.