Colpatria le da luz a escuelas de Nuquí y Quibdó

Con energía solar, los niños conocerán y usarán por primera vez la electricidad, para su aprendizaje. Un ejemplo de cómo la unión de los gobiernos, fundaciones y empresa privada, pueden cambiar vidas.

Colpatria le da luz a escuelas de Nuquí y Quibdó Colpatria le da luz a escuelas de Nuquí y Quibdó
Cerca de 120 niños, sus familias y su entorno social conocerán la energía eléctrica. Así tal cual como se lee, ellos tendrán, por primera vez en su vida, electricidad gracias a un convenio interinstitucional en el que participa Multibanca Colpatria del grupo Scotiabank.

Esa electricidad llegará a 12 colegios de Nuquí y Quibdó, en el Chocó, a partir de la generación de energía solar que tiene como propósito la educación de los niños en un programa llamado “Luces para Aprender”. Este proyecto se desarrolla en 4.453 escuelas de todo el país el marco de un convenio interinstitucional en el que participan el gobierno nacional, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la empresa privada.

“Tenemos el pleno convencimiento que el camino ideal para cerrar las brechas de desigualdad y para generar oportunidades a muchos más colombianos, es la educación, y es prioritario hacerlo con esas regiones, con esos municipios y poblaciones, que han estado aisladas del progreso. Nos sumamos con mucho entusiasmo, a esta iniciativa en el marco de nuestro programa de responsabilidad social corporativa Iluminando El Mañana”, señala Santiago Perdomo, presidente de Multibanca Colpatria.

Luces para ayudar a educar a la Colombia más necesitada
Luces para Aprender es un proyecto liderado por la OEI, que pretende llevar energía solar y acceso a internet a 4.453 escuelas en Colombia, de las cuales la mayor parte están situadas en zonas rurales y de difícil ingreso. Esta iniciativa surgió en el marco de las Metas Educativas 2021 y asume retos aún no resueltos en Colombia, como el acceso a una educación pública de calidad que ofrezca mejores oportunidades a los niños y niñas y a la comunidad en general, permitiéndoles hacer frente a la pobreza y la desigualdad.

La OEI y Colpatria, conscientes de esa situación y teniendo en cuenta que la calidad educativa es uno de los aspectos más importantes para alcanzar el equilibrio social entre ciudadanos, adelantaron esta iniciativa en dichas zonas, garantizando así que tanto la población menor como la adulta pueda acceder a recursos tecnológicos y, por ende, a la educación, derecho que no podían disfrutar por falta de recursos. Con Luces para Aprender se quiere reducir la brecha digital y poner fin al aislamiento de las comunidades rurales, que históricamente han quedado rezagadas ante los avances tecnológicos, en tanto se facilita su acceso a las tecnologías de la comunicación, con el fin de favorecer su desarrollo educativo, económico, social y cultural.

En Colombia, esta iniciativa es liderada por la Organización de Estados Iberoamericanos con el respaldo del Ministerio de Educación, Ministerio de las Tecnologías y la Información, Ministerio de Minas y Energía (a través del Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para las Zonas no Interconectadas, IPSE).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.