La tecnología es el ángel y el demonio de la industria musical

La tecnología es el ángel y el demonio de la industria musical en opinión del cantante colombiano Lucas Arnau, quien consideró que el sector tardó en entender que, por ejemplo, el internet podía ser un gran aliado a la hora de buscar nuevos mecanismos para difundir el arte.

La tecnología es el ángel y el demonio de la industria musical La tecnología es el ángel y el demonio de la industria musical
Arnau, que se encuentra en Ecuador en una de las paradas de su gira promocional del disco "De la mano", comentó hoy a Efe que debido al avance de la tecnología ya no es tiempo de promocionar álbumes completos sino discos sencillos.

"Hoy día el tiempo de vida de una canción es más corto y te tienes que reinventar entre canción y canción y no puedes esperar ocho meses a sentarte a escribir un álbum y grabarlo, hoy las cosas van más rápido por la tecnología", señaló.

Arnau, que considera que la función de la música "es divertir" y transmitir mensajes, cree que en momentos de crisis "como el que está pasando la música", herramientas como la tecnología son "muy importantes" para hacer nuevos ejercicios de promoción y mercado.

Al señalar que la tecnología es para la música un ángel y demonio, recordó que los mismos que inventaron los discos compactos también crearon el quemador y abrieron el "ciclo vicioso" de vender los discos y la piratería.

"Creo que a la vez hay más ventanas, más maneras de llegarle a la gente" para que tenga la música más cercana, añadió quien intenta motivar a sus seguidores a comprar la música a través de plataformas tecnológicas, pero que no tiene una guerra abierta contra quienes prefieran bajarla gratis del internet.

Aunque aclara que no apoya la piratería casera, a la par defiende el derecho de la gente a escuchar música.

A sus 33 años, el cantante colombiano que viene de una familia de músicos, también ha encontrado en las redes sociales otro mecanismo de difusión de su arte.

Para él, "está perdido" quien no usa ahora las redes sociales de las que, incluso, él ha cosechado recomendaciones de sus fanáticos para nuevas estrategias de promoción, aparte de estar más cercano a ellos.

"La tecnología es indispensable", dijo al señalar que en sus inicios en la música, la gente debía esperar que pasen videos de las canciones por canales especializados, pero ahora es cuestión de ingresar en la página oficial del artista en internet.

Para él, hubo mucha demora de la industria musical en "acomodarse" a la tecnología. "Cuando uno está en crisis es cuando más oportunidades hay de hacer locuras e inventarse estrategias diferentes".

"Creo que nos demoramos mucho, obviamente porque a uno le da miedo arriesgarse y ser el primero", añadió al opinar que, aunque debieron reaccionar antes, "nunca es tarde".

Arnau, que comenzó de forma empírica en la música hace diez años aunque luego pasó a la parte académica, también llevará la promoción del disco "De la mano" a Colombia, Perú, Puerto Rico y México en los que se ha enfocado por ser mercados naturales e influyentes.

Y es que a Puerto Rico lo ve como un acercamiento importante al mercado latino en Estados Unidos donde al momento invertir "es absurdo" porque "las inversiones son muy altas y los resultados muy pequeños".

Arnau es un músico de pop y "tropipop" como se llama al género musical nacido en Colombia que mezcla géneros musicales tradicionales del caribe colombiano, en especial el vallenato, con ritmos de salsa, el merengue, pop y pop rock.

En sus trabajos prefiere enviar mensajes de solidaridad, de amor, de optimismo, algo que ha reflejado en "De la mano" que escribió en honor a sus padres y que habla de soñar despierto y de hacer las cosas "correctamente al lado de una persona que te apoya".

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.