| 11/5/2020 10:59:00 AM

5 pasos para identificar si goza de una buena salud financiera

Igual que la salud física, la salud financiera es importante, por lo que debe hacer una constante evaluación de sus finanzas para determinar si necesita hacer cambios o ajustes. Estos 5 pasos pueden ayudarle en el proceso.

5 pasos para identificar si goza de una buena salud financiera 5 pasos para identificar si goza de una buena salud financiera

En los últimos meses la salud ha cobrado más importancia que nunca y, por ello, constantemente se alienta a las personas a que se hagan exámenes médicos para identificar signos de posibles problemas en la salud. 

Si son detectados a tiempo, encontrar la cura adecuada se vuelve más fácil y hay menos probabilidad de que existan complicaciones graves.

Un chequeo de salud financiera funciona de la misma manera. Ayuda a descubrir si está en el camino financiero correcto y a descartar posibles errores que se estén cometiendo. 

Saber dónde se encuentra financieramente hace que sea mucho más fácil idear el plan correcto para lograr metas y evitar problemas graves en el camino.

Al hacer un examen del bienestar financiero, podremos determinar qué ajustes debemos hacer en nuestras vidas, desde ahorrar más, hasta controlar el gasto, refinanciar la deuda o buscar fuentes alternativas de ingresos. 

En este artículo, se describen los cinco pasos más importantes para evaluar su salud financiera. Comencemos primero con el patrimonio neto.

Determine su patrimonio neto

El primer paso para evaluar su salud financiera es determinar su patrimonio neto, el cual refleja todas las decisiones financieras que ha tomado a lo largo de su vida. Piense en ello como sus calificaciones financieras.

El patrimonio neto es igual al valor de todo lo que posee, como casas, carros y dinero en efectivo; menos sus responsabilidades, como préstamos, impuestos sin pagar, entre otros. 

Para calcularlo, entonces, debe restar la totalidad de sus pasivos de la suma de sus activos. Lo primero, es hacer una lista de todo lo que posee con su respectivo valor de mercado. Por ejemplo: tiene una casa de 300 millones de pesos, un carro de 30 millones, un CDT por un valor de 5 millones y en su cuenta de ahorros tiene 7 millones de pesos. 

Es importante que contabilice los activos con su valor de mercado actual, no a cómo lo compró. Una casa, por ejemplo, pudo haberle costado 200 millones hace 10 años y haberse valorizado hasta los 300 millones de pesos; o el carro que le costó 50 millones hoy solo vale 30 para el mercado. 

Así, en el ejemplo anterior, el valor neto de sus activos sería de 342 millones de pesos. 

Luego, debe hacer el mismo ejercicio con sus pasivos: hacer una lista y sumar su valor. Piense en todos los tipos de responsabilidades que tiene: deudas de tarjetas de crédito, crédito hipotecario, crédito educativo, crédito de inversión o de consumo...

Pero, así como sucede con los activos, tiene que saber el valor de los pasivos en el presente. Una forma de hacerlo es determinar cuánto dinero necesita pagar hoy, si quisiera pagar todas sus deudas de una sola vez. 

Por ejemplo, si al pagar 10 millones de pesos a su entidad bancaria cancelaría la deuda, entonces debe anotar esa cifra.

En este caso, vamos a suponer que las deudas están distribuídas así: debe 15 millones en un crédito educativo y le quedan 40 millones por pagar de un crédito hipotecario. Así, sus pasivos suman un total de 55 millones de pesos. 

Finalmente, debe restar sus pasivos de sus activos, así:

Patrimonio neto

Patrimonio neto

Este resultado indica qué tan bien ha estado manejando sus finanzas, más allá de cuánto dinero recibe mes a mes. Lo óptimo es que su patrimonio neto sea positivo y, en general, cuando este indicador aumenta, es una buena señal, mientras que cuando disminuye, es motivo de preocupación y debe buscar soluciones. 

Recuerde que, si bien un valor neto más alto es mejor, no debe compararse con nadie más. Las circunstancias de cada persona son diferentes. Más bien, concéntrese en aumentar su patrimonio neto entre un 5 y un 10 por ciento cada año a través del pago de deudas y la acumulación de activos.

Calcule su relación deuda - ingresos

Una vez que haya calculado su patrimonio neto, es hora de examinar más de cerca sus ingresos. Su relación deuda-ingresos se calcula dividiendo el monto total que destina a pagar deudas mes a mes y entre su ingreso bruto mensual.

En este caso, vamos a suponer que los ingresos mensuales son de 3 millones de pesos y que tiene un pago de deudas mensual así: 250.000 pesos en tarjetas de crédito y 650.000 pesos en un crédito de vehículo. Su pago de deudas mensual sumaría 900.000 pesos. 

Luego debe dividir su deuda sobre su ingreso y, en este caso, obtendrá un 30 por ciento de relación deuda-ingresos. 

Relación deuda - ingresos.

Relación deuda - ingresos.

Los expertos recomiendan que este indicador no esté por encima del 30 por ciento. Su relación deuda-ingresos es importante por un par de razones. Primero, le dará una buena idea de si su deuda está bajo control o no. Si se está acercando a una relación deuda-ingresos del 40-50 por ciento, es hora de empezar a preocuparse.

Además, este indicador es un factor importante en su puntaje crediticio. Si está pensando en pedir otro crédito, tenga en cuenta que las entidades financieras observan esta relación de deuda y, si es alta, es probable que no le concedan el préstamo. 

Tasa de ahorro

El porcentaje de sus ingresos que ahorra cada mes es su tasa de ahorro. Si su ingreso mensual es de 2’500.000 y ahorra 375.000 pesos, entonces tiene una tasa de ahorro del 15 por ciento. 

Puede calcularla dividiendo el monto que ahorra entre sus ingresos totales.  

Tasa de ahorro

Tasa de ahorro

Los expertos recomiendan ahorrar entre el 10 y el 20 por ciento de sus ingresos. Sin embargo, recuerde que su tasa de ahorro debe ser sostenible en el tiempo, no quiere arruinar su calidad de vida en busca de la tasa de ahorro más alta posible. En su lugar, busque un equilibrio con una tasa de ahorro responsable que también le permita disfrutar del presente.

Evalúe si tiene suficiente dinero para cubrir emergencias

Nadie está excento de que le ocurra una emergencia, pierda su trabajo, o que ocurra algo inesperado como una crisis sanitaria global. Una buena salud financiera permite que tenga ahorros y fondos de emergencia que le ayuden a sobrellevar dichas situaciones.

La regla general es tener ahorros de emergencia para cubrir gastos de tres a seis meses.

¿Puede aprovechar las oportunidades?

Además de ahorrar para emergencias, sus ahorros también permiten aprovechar las oportunidades de inversión que se presentan ante usted. Tener los suficientes ahorros para aprovechar grandes oportunidades a nivel laboral y personal, como viajes de negocios, adquisición de activos, actualización o aprendizaje de conocimientos, es un buen indicador financiero. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.