¿Quiere emprender? No lo haga aún si presenta una de estas señales

Aunque muchos quisieran, no todos son adecuados para tener un negocio. Algunas personas no tienen una mentalidad empresarial, y antes de tomar una decisión que puede ayudarle a cambiar su vida para mal o para bien, tenga en cuenta estos indicios claros de que no está listo para iniciar una empresa.

(Getty Images) (Getty Images)

A pesar del auge empresarial que ha tenido la “era de Silicon Valley”, no todos están preparados para ser dueños de un negocio. Emprender es una decisión que requiere de mucho valor, y más que todo preparación para tener claro todos los posibles escenarios.

Además de requerir muchísima energía, es bastante arriesgado. No por nada solo 4 de cada 10 emprendimientos sobreviven a la etapa de posicionamiento inicial en el mercado colombiano, según cifras de Confecámaras.

No debe sentir vergüenza si es más feliz como empleado, ya que no todos podemos tener las mismas habilidades. Si bien puede desarrollar rasgos empresariales, su negocio debería ser algo que usted "no puede dejar de hacer", según afirmó Rani Langer-Croager, la cofundadora del campo de entrenamiento para empresarios Uptima Business para el portal Business Insider.

Desde temas de interés por el riesgo hasta asuntos de finanzas personales, el experto compartió ocho señales de que usted podría querer conservar su trabajo diario, al menos por el momento.

Le puede interesar: Las 5 cosas más inteligentes que debe hacer cuando emprende

#1. Tiene poco apetito por el riesgo

Aquí está la dura realidad de comenzar un negocio: en el mundo, alrededor del 70% de las nuevas empresas ya no están en el mercado en su décimo año, según cifras de Fundera.

Incluso si su producto o servicio es fantástico, hay una serie de inconvenientes que pueden golpearlo, desde quedarse sin dinero hasta quedarse sin energía. Para hacer frente a este riesgo, cada empresario debe dedicarse a esto con su propia línea de tiempo y saber para cuándo espera que la empresa genere ganancias y le pague un salario a su fundador.

Esta línea de tiempo debe estar atada a su propio bienestar financiero. En otras palabras, descubra cuánto tiempo puede permitir que su negocio crezca sin recuperar algo, sabiendo que existe la posibilidad de que su ‘startup’ nunca obtenga una ganancia. Hacer esto hará que manejar el riesgo sea un poco más fácil.

#2. Tiene una "mentalidad de escasez"

"Las personas que tienen una mentalidad de escasez piensan que no hay suficientes oportunidades o recursos para ellos", dijo Langer-Croager. Esto puede dar como resultado un sentimiento de desesperación que puede llevarlo a buscar vías que dañen su negocio, en lugar de esperar mejores oportunidades. Esto es un problema incluso para los dueños de negocios experimentados durante los tiempos de inactividad.

Según Langer-Croager, puede ser necesario "trabajar en su propia relación con el dinero y saber que esa relación podría estar muy arraigada" para eliminar este obstáculo y convertirse en su propio jefe.

#3. Necesita ganancias rápido

Las tendencias de los pequeños negocios en Estados Unidos demuestran que solo el 40% de las nuevas empresas realmente obtienen ganancias y el 82% de las fallas de pequeñas empresas están vinculadas a problemas de flujo de efectivo.

Puede tomar años para que su negocio sea lo suficientemente rentable como para pagarse un salario digno, señaló Langer-Croager. "Si está tratando de hacer efectivo rápidamente, va a poner mucha presión en el negocio y no va a permitir que crezca de la manera en que necesita crecer", dijo.

Siga leyendo: 7 ideas de negocio para iniciar en 2019

#4. No entiende los números de su negocio

Es crucial para un empresario entender las finanzas de su negocio. Si no está controlando sus finanzas, podría perder importantes pistas de que necesita ajustar su plan en función del rendimiento real en lugar del proyectado.

"Cuando no está haciendo ese trabajo financiero", dijo, "puede llevarlo a tomar decisiones emocionales en lugar de tomar decisiones informadas". Y eso podría significar un desastre para su ‘startup’.

#5. No tiene un plan de negocios

La investigación del Estudio de Panel de Dinámicas Empresariales II de la Universidad de Michigan respalda el argumento de que un buen plan de negocios aumentará las posibilidades de su ‘startup’ de mantenerse con vida.

"Lo aliento, si está iniciando un negocio, que realice una prueba de mercado y luego cree un plan", dijo Langer-Croager. Incluso si ya ha comenzado su negocio, no es demasiado tarde para crear un plan que le brinde una hoja de ruta sobre cómo lograr sus objetivos y mantener su misión.

#6. No ha probado en el mercado su idea de negocio

Una encuesta realizada por CB Insights sobre "fracasos de emprendimientos post-mortem" encontró que la principal razón para el cierre de una ‘startup’ era un producto sin mercado.

"Puede gastar mucho tiempo y esfuerzo y dinero para crear algo que no se va a adoptar en el mercado", dijo Langer-Croager, así que asegúrese de haber realizado su investigación de mercado antes de comprometerse con su idea de negocio.

Esto podría significar cualquier cosa, desde encuestas de consumo hasta pruebas de ‘marketing’ de algunos prototipos, hasta obtener ayuda de un mentor con experiencia en su industria.

#7. No está dispuesto a salir y comercializar su idea

Si conoce a alguien que tiene su propio negocio, probablemente lo haya escuchado quejarse del ‘marketing’, una de las tareas menos favoritas de muchos propietarios de negocios.

"Este negocio es personal, por lo que usted realmente está bien expuesto cuando tiene que promocionarse”, dijo Langer-Croager. Si no puede superar su miedo a ser visto y convertirse en un defensor de su negocio, probablemente la iniciativa empresarial no sea lo suyo.

#8. Sus recursos son muy cortos

"Llea un punto en el que, para hacer crecer el negocio, realmente necesita contratar personas, para que pueda delegar actividades que ya no son un buen uso de su tiempo", afirma Langer-Croager.

Demasiado ‘bootstrapping’ (fundar y administrar una compañía con un capital personal limitado) puede frenar el crecimiento de su negocio al negarle recursos en un momento crítico, cuando es posible que necesite contratar empleados.

Sin embargo, un préstamo comercial podría ponerlo en la trampa de la deuda que pagará por años si el negocio fracasa. La pregunta vuelve a esto: ¿con qué riesgo se siente cómodo?

Analice cada uno de los puntos, y si se siente identificado con alguno le recomendamos hacer un paro en el camino para resolver aquellos “huecos” que impedirán que su empresa haga parte del porcentaje sobreviviente.

FP recomienda: ¿Cómo escoger el crédito empresarial acorde con sus necesidades?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.