| 4/11/2018 7:55:00 PM

¿Por qué la gente está perdiendo interés en la Bolsa de Valores?

En el último año, la Bolsa de Valores de Colombia ha perdido a muchos de sus inversionistas. Comprar acciones está dejando de ser atractivo. Vea lo que explican los expertos.

Acciones, en qué momento es bueno invertir en acciones (1123RF-Rancz Andrei)

Es probable que si usted tiene alguna o varias acciones se haya deshecho de ellas en los últimos 12 meses, esto porque durante este tiempo el sentimiento de nerviosismo y negativismo frente a la economía solo se vio acrecentada por el duro golpe al precio del petróleo y otros factores que hicieron pensar a las colombianos que solo podíamos ir de mal en peor. Y así fue.

En el último año la Bolsa de Valores de Colombia perdió 71.000 accionistas, según reportes de varios medios. Solo en el último trimestre del año pasado, 13.117 personas se alejaron de sus portafolios de las diferentes compañías que cotizan en la bolsa. Ecopetrol fue una de las más afectadas. Por otro lado, el informe de cierre de mercados de la BVC demostró que el volumen negociado de activos en 2017 tuva una variación negativa de 5%, con $33,54 billones.

A raíz de esto, la BVC lanzó una estrategia para lograr que más colombianos pudieran acceder al mercado de capitales. El precio para ejecutar una operación de $1.000.000, que era de $1.745, disminuyó a principios de este año a $650. La bolsa tuvo que reducir sus costos para atraer a las personas que dejaron de confiar en el mercado. ¿Pero, a qué se debió esta iniciativa?

Siga leyendo: ¿Se puede invertir en acciones el dinero ahorrado de las cesantías?

El año pasado fue un año de bastante turbulencia, lo que para Nicolás Prieto, analista de renta fija de Alianza Valores, generó bastante volatilidad en el mercado tanto de renta fija como de renta variable. “Los inversores salieron porque se dieron cuenta que se estaban exponiendo a mayores riesgos”. Fue como si la economía colombiana hubiera tocado fondo, añadió.

La gente dejó de invertir por varias razones, la primera porque se dieron cuenta de otras alternativas de inversión que estaban siendo mucho más seguras y controlables. Según, Juan Antonio Jiménez, director de renta variable de Credicorp, “se ha ampliado el portafolio de oferta de productos y servicios para los inversionistas y eso que hace que entre más opciones hayan, los inversionistas se puedan diversificar en otros productos”.

La reducción del apetito de los inversionistas también se dio debido a la ausencia total de emisiones nuevas. “No ha habido primarias, que es cuando los accionistas o los nuevos inversionistas toman más decisiones a la hora de invertir porque ven un incentivo de parte de la compañía a la hora de entrar, y como no hay emisiones no hay cubrimiento, entonces la gente no invierte”, dijo el experto.

Por otro lado, la caída del petróleo fue una de las mayores causantes de la desvalorización que presentó el mercado de renta variable. Esto solo produjo que las personas naturales tuvieran mucha incertidumbre y por lo tanto decidieran salir de eso antes de que fuera demasiado tarde.

“El comportamiento del mercado del 2017 hizo que mucha gente prefiriera cambiarse de activos petroleros a buscar otro tipo de inversiones. También está el tema de una mayor agresividad por parte de los bancos a la hora de ofrecer a sus clientes estrategias de captar fondos”, afirma Jiménez.

Andrés Piedrahíta, Gerente de Estrategia de Itaú Comisionista de Bolsa, dice que la razón para la pérdida de apetito de acciones tiene que ver precisamente con esto. “La alta concentración de personas naturales en compañías petroleras, y el escenario tan complejo de caída de precios del crudo en los últimos años llevó a una salida masiva del mercado ante una expectativa desafiante en el sector”. Es decir, la coyuntura económica generó caídas en precios en algunos activos que llevaron a la pérdida de confianza en el consumidor sobre el producto.

Le puede interesar: Invierta en la bolsa con estas 10 aplicaciones gratuitas

Para Katherine Ortiz, Analista senior de acciones de Davivienda, las personas naturales que tenían invertido el grueso de sus recursos en este mercado no vieron una perspectiva muy positiva. “Ecopetrol que es una de las compañías claves dentro del mercado y con mayor participación de inversionistas y personas naturales fue una de las más golpeadas lo que afectó muchísimo la rentabilidad de los portafolios y además de eso lo que vimos fue en cambio un mercado de renta fija que empezó a tener unos rendimientos mucho más atractivos que el mercado de renta variable”.

Las personas naturales venían muy acostumbradas a un desempeño mucho más estable, a valorizaciones muy altas y si lo comparamos con el comportamiento histórico del mercado y con estos años de tanta volatilidad, era lógico que hubiera mucho más nerviosismo, por lo que empezaron a ver opción de rentabilidad en otro tipo de activos. “Esto llevó a que muchos de los inversionistas cambiaran sus portafolios hacia posiciones más conservadoras y en ese caso a inversiones en renta fija”, dice Katherine.

Por otro lado la cuota de participación extranjera también hizo de las suyas. Según el informe de cierre de mercado elaborado por la BVC, los extranjeros fueron el actor más dinámico en el año, representando 28% de las operaciones. 

Ortiz afirma que los extranjeros han venido ganando participación dentro de los flujos de negociación del mercado de forma bastante importante y “esto sin duda porque tienen una capacidad adquisitiva muchísimo mayor y lograron abarcar gran parte de las posiciones de los inversionistas particulares que sí se vieron decepcionados por el comportamiento de algunas acciones que eran mucho más masivas en inversionistas minoritarios como el caso de Ecopetrol”.

Para la especialista, esto debería empezar a cambiar porque la renta fija ya “está disminuyendo su atractivo frente lo que había sido en los últimos años y por el contrario en este momento las acciones ofrecen un potencial de retorno más atractivo que la renta fija”.

Lo que sí debe quedar claro es que no hay que perder el interés absoluto en el mercado de valores porque la pérdida de confianza es solo un momento en la curva histórica de la rentabilidad. “No ha dejado de ser atractivo el producto, que de hecho estos últimos 2 años ha demostrado ser rentable. Lo que sí es clave, es que la curva de aprendizaje de los consumidores financieros en Colombia tiene que seguir mejorando, para lograr capturar las oportunidades que se presentan en los activos financieros, que como todos los mercados son cíclicos, y que es importante aprender a invertir en el largo plazo, entendiendo el riesgo de cada activo”, afirma Piedrahita.

Ortiz está a favor de este argumento. “Mi recomendación para la gente es que compre acciones, creemos que es un buen momento y un buen año, todavía hay incertidumbre un poco en el corto plazo mientras finaliza el proceso electoral pero definitivamente siguen existiendo opciones bastante interesantes. Por el contrario la renta fija va a disminuir su rentabilidad gradualmente hacia adelante”.

Así que si usted sacó sus acciones para apostarle a la renta fija, puede que haya sido una jugada viable y segura en el momento, pero recuerde que la volatilidad es la manera en que el mercado le dice, cuidado por donde pisa, pero no quiere decir que deba enterrar la inversión en acciones en el cajón del olvido.

FP recomienda: 10 errores que cometen los inversionistas novatos

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.