| 7/6/2018 5:56:00 PM

5 consejos para que su primer sueldo no se esfume en almuerzos

Salir de la universidad y empezar el primer empleo siempre suele ser un gran reto para las finanzas, ya que normalmente los jóvenes no están preparados para tener un presupuesto que impida derrochar el dinero.

Ahorro, cómo no gastar tanto dinero en el almuerzo (iStock Images)

Para nadie es un secreto que los gastos en la vida universitaria son menos costosos que la vida de trabajador, por lo que es fácil caer en el error que como recién empieza su carrera laboral, termina gastando más dinero del que esperaba.

Y uno de los gastos que suelen tener más incremento son las comidas, ya que normalmente en los campus universitarios y sus alrededores los almuerzos o desayunos suelen ser más económicos. Si usted antes gastaba en la universidad en cosas como chicles, paquetes de papa, postres y almuerzos en exceso, es posible que cuando entre a trabajar siga teniendo este hábito pero multiplicado por dos.

Le puede interesar: Entre tres aplicaciones de domicilios para pedir comidacuál tiene el mejor servicio

Tenga en cuenta que los gastos hormiga, como suele llamársele a esas pequeñas compras que van haciendo un hoyo en el bolsillo, pueden disminuirse si aplica estos trucos para ahorrar dinero entre semana, recomendados por el portal LifeHacker. Especialmente en el tema de almuerzos, si a usted no le gusta cocinar y es de los que prefiere comer afuera.

Si quiere saber cuánto está gastando en compras innecesarias, puede usar nuestra calculadora de gastos hormiga

#1. Empaque sus almuerzos

La estrategia más obvia y comprobada para ahorrar dinero es, por supuesto, hacer su propio almuerzo. No será el único. Puede prepararlo la noche anterior (haciendo una porción doble de su cena para tener las sobras para el día siguiente), o hacer una ruta de preparación de comidas y preparar sus almuerzos antes de tiempo, como por ejemplo los domingos, para que no tenga que hacerlo durante todos los días de la semana.

Puede utilizar bolsas ziploc o de algún material que prevenga que los alimentos se dañen. Sin embargo, si decide que esta alternativa no es para usted porque le da pereza cocinar, siente que pierde mucho tiempo o sencillamente no sabe, hay otras opciones.

#2. Establezca un presupuesto diario

Si bien puede ser fácil gastar más de $20.000 en un almuerzo de algún restaurante de su preferencia, una manera de mitigar el problema es establecer un límite específico. Intente reducirse a alguna cifra que se ajuste a su salario, por ejemplo, máximo $15.000 por día en comida. En lugar de derrochar en ese plato favorito, puede optar por cosas como rebanadas de pizza, sopas, tacos y sándwiches. Conozca la zona de su trabajo, puede encontrar lugares “buenos, bonitos y baratos”.

#3. La solución 50/50

Si se aburre fácilmente con la comida, considere esta alternativa 50/50. Alterne llevar su almuerzo y tomar alimentos en un restaurante. También puede comprar un pequeño refrigerio como maní, almendras o cacahuates, o traer de la casa en lugar de una comida completa que le costará más.

Los sándwiches, batidos de proteínas, avena o incluso hummus con verduras pueden ser buenos sustitutos de una comida. Ahorrará dinero y se salvará del aburrimiento de sus viejas comidas de preparación.

Siga leyendo: Visión: el ingrediente de Home Burgers para crecer

#4. Mantenga sus restos de comida para llevar

Por lo general, las porciones de los restaurantes son más grandes de lo que deben ser. Cuando pueda, conserve algunas sobras para la cena o para usar como almuerzo del día siguiente. Esto estira el dinero que gastó en la cena en dos comidas, y también ahorra el tiempo que habría dedicado a preparar. Incluso si no tiene suficientes sobras para una comida completa, aún puede sacarle provecho.

Use pequeños ingredientes sobrantes, como vegetales, para completar una comida. Por ejemplo, convierta un omelette simple en una tortilla de verduras, o arroz en arroz frito vegetariano. Cocine sus sobras en función de lo que mejor se adapte a su dieta para hacer una comida saludable y abundante.

#5. Ofertas de domicilios

Tenga en cuenta que ordenar alimentos mediante una aplicación o por páginas de internet todavía no es un método rentable y probablemente no sea la opción más barata, ya que tendrá que pagar sus alimentos y además el costo de envío. Aún así, si lo va a hacer, puede hacerlo lo más barato posible.

La mayoría de las veces, cuando se registra en una nueva plataforma, le ofrecen algún tipo de descuento en su primer pedido o le dan una cifra de dinero por descargar su aplicación. Puede ser una forma inteligente de probar nuevos lugares y ahorrar dinero en algunos de sus almuerzos. Para esta época, por ejemplo, algunas apps tienen promociones por el Mundial en donde usted puede ordenar su almuerzo antes del mediodía a menor precio.

Del mismo modo, los cupones a veces pueden ser una forma conveniente de recibir su comida y ahorrarse dinero al mismo tiempo. Regístrese en las aplicaciones y restaurantes de entrega para obtener todas las actualizaciones, últimas promociones y ofertas que tienen. 

Obtener hábitos de vida financiera saludables no solo es difícil para las personas recién graduadas de la universidad. Y obtener una rutina de almuerzo asequible, saludable y fácil es un proceso que requiere de dedicación y esfuerzo.

Pero si se encuentra en modo ahorro, quiere dejar de trabajar para su dinero y quiere evitar que su primer sueldo se le escurra de las manos sin que se dé cuenta, estos métodos para comer bien sin gastar de más de su presupuesto pueden salvarlo, especialmente en esas semanas antes del pago de nómina que suelen ser las más retadoras.

FP recomienda: Las 6 recomendaciones para ahorrar más al hacer mercado

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.