Los 10 típicos errores de los ‘negados para el ahorro’ (y cómo evitarlos)

Si usted considera que gasta más de lo que gana y que por eso no tiene cómo ahorrar, haga un alto en sus finanzas, porque a lo mejor necesita es hacer un cambio de paradigma y evaluar sus aprendizajes sobre el ahorro.

iStock iStock

¿Siente que cada vez que se propone una meta de ahorro, es de los que siempre termina sin dinero a final de mes? Quizá, eso es solo una excusa porque a lo mejor usted comete los mismos errores en el mes y por eso, es que nunca tiene el dinero suficiente para manejar un fondo de emergencias o un ahorro programado.

Y a lo mejor, usted es una persona juiciosa, entonces no fuma, no bebe, no gasta el dinero en restaurantes o los casinos, mejor dicho, carece de las causas comunes para los que no tienen dinero. Sin embargo, cuando llega la quincena o el salario del mes lo tiene ya prácticamente gastado porque le tocó correr al médico, se gastó de más en los regalos de cumpleaños, o en las fechas especiales, se fue a buscar un obsequio para dejarlo bien en alto. Como ocurre en mayo con el día de la madre o en junio con el día del padre, dos momentos del año que para muchos es una razón válida para gastar un poco más en el mes.

Le vamos a contar que usted puede gastar y al mismo tiempo ahorrar, solo debe dejar atrás algunos comportamientos que no favorecen en el objetivo de alcanzar sus metas. Para Diego Prieto Rivera, presidente del Banco Caja Social, “promover una cultura del ahorro tiene una connotación valiosa en el progreso de la sociedad, ya que es fácilmente convertible en otro tipo de activos que apalancan el desarrollo, como educación, vivienda o creación de empresas”. Esto implica un cambio total en los paradigmas de consumo y del uso del dinero.

Vamos a tomar una información de este banco para señalar los típicos errores de los que se consideran ‘negados en el ahorro’. Resuelva pronto estos malos hábitos y verá cómo empieza a mejorar su presupuesto y cada mes ahorra más. Así se convertirá en una persona visionaria y tendrá un futuro mejor.

Le tenemos: Los 10 mejores trucos para ahorrar dinero en alimentación

#1. Un ‘negado’ no sabe cuánto gana y cuánto gasta

Lo que no se mide es muy difícil de controlar, por esta razón es importante medir a qué dedica sus ingresos en realidad. Puede ser que, al sumar todos los gastos mensuales, tanto los más grandes como los más pequeños, se sorprenda de cuánto gasta en nimiedades.

#2. El que ‘no sabe ahorrar’, tampoco ha aprendido a gastar

Diariamente somos víctimas de una cultura del consumo que nos pone siempre al filo de nuestra capacidad solo para adquirir caprichos o cosas suntuarias. Antes de sucumbir a estas tentaciones es necesario reflexionar y preguntarse ¿puedo vivir sin esto? ¿qué beneficio a largo plazo me genera esto? Luego, podrá mirar con mayor objetividad esos gastos suntuarios como son los generados por golosinas entre comidas, el cigarrillo, el café, los taxis, las promociones, entre otros.

#3. No define las metas iniciales de ahorro

El ahorro debe cumplir objetivos concretos. En un comienzo, se recomienda cumplir metas pequeñas que demuestren el poder del ahorro y le permitan cambiar su manera de pensar frente a los gastos. Así, la primera meta podría ser: “en lugar de comprar ese café en la mañana, en dos semanas con ese dinero compraré…”

Siga leyendo: ¿Qué hace el banco con los ahorros de una persona que fallece?

#4. Guardan en secreto sus objetivos de ahorro

De nada sirve que los líderes de una familia o de cualquier grupo hablen de ahorro, si no comparten metas y compromisos con todos sus miembros. Crear compromisos hace incluso más estimulante el proceso pues de forma colectiva comenzarán a buscar cómo recortar gastos para mejorar la distribución del ingreso.

#5. No detectan ni cancelan las fuentes de sus gastos

Analice sus hábitos de consumo y rompa paradigmas. Es posible mantener un estilo de vida sano y cómodo reduciendo gastos en planes de internet, en uso de marcas, incluso en la forma de desplazarse. Por ejemplo, al compartir el auto con familiares y vecinos al menos una vez por semana, reducirá los gastos de estacionamiento, gasolina, mantenimiento. ¿Qué tal si logra compartirlo dos veces a la semana, o tres?

#6. Tienen deudas ‘atomizadas’

A muchas personas se les va el sueldo pagando créditos de cosas que ya quedaron en el pasado, otras tienen tantas tarjetas y créditos que no saben en realidad a dónde fue a parar su mesada. Según Diego Prieto, “usted puede vender su cartera a otra entidad que cobre una menor tasa de interés, y así la nueva cuota será más baja. Lo interesante está en ahorrar la diferencia entre la cuota antigua y la nueva, suponiendo que el pago se efectúa por el valor anterior”.

#7. Cuando consolidan deudas, mantienen sus tarjetas viejas, con altos intereses

Para definir qué tarjeta le conviene, analice características tales como cuota de manejo e intereses. La que cobre menos cuota y que tenga los intereses más bajos será la más saludable para su economía.

#8. En su presupuesto, solo ahorran ‘lo que alcance’

Al combatir los gastos innecesarios y ajustar sus deudas, tendrá una economía más sana que le permitirá poner el ahorro entre las prioridades y no entre las opciones. Para eso, busque aplicaciones que le permitirán hacer un presupuesto y poner el ítem de ahorro dentro de sus egresos. O con una hoja de cálculo puede hacer este ejercicio. Las apps de los bancos también permiten hacer una gestión de presupuesto, con sus ingresos, egresos y ahorro mensual.

#9. No establecen planes de gastos

Definir los gastos que puede realizar aumentará el control y el conocimiento de su estilo de vida y le permitirá el uso responsable de los ingresos. Para esto existen opciones sencillas, como hacer la lista del mercado y comprar lo que en realidad se necesita, en lugar de caer en la tentación de adquirir algo sólo porque está en promoción. También es muy importante comparar los precios de productos similares y optar por el más favorable para el presupuesto del hogar.

Adicionalmente, es posible ahorrar aprovechando los descuentos por pronto pago de las facturas o acudiendo a formas que ayuden a reducir lo que se paga en servicios públicos, como disminuir el consumo de luz y agua.

#10. Ignoran lo que la tecnología les puede aportar

Nada mejor que usar soluciones como hojas de cálculo y aplicaciones o macros para organizar presupuestos y planes de pago para tener una visibilidad de sus ingresos, de sus gastos y lo más importante, de sus ahorros. También, aproveche la banca digital y los pagos electrónicos para conocer con precisión sus gastos.

Un uso menor de efectivo lo conduce a un ahorro natural. Pagar mediante aplicaciones le ayuda, incluso, a llevar las cuentas de sus ingresos y sus gastos. Hoy en día, casi todo lo que se genere en forma electrónica es gratis; además, deja de correr el riesgo de perder el efectivo si por alguna eventualidad bota la billetera o se la roban.

FP recomienda: Diez tácticas para ahorrar, aunque no le sobre dinero

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.