El niño de 12 años que se volvió millonario con bitcóins

Aunque la criptomoneda sigue siendo polémica por la falta de regulación y la gran especulación que la rodean, la historia de este joven tiene mucho más que enseñarnos.

(Getty Images) (Getty Images)

Hablar de bitcóin en Colombia es una acción que debe tener en cuenta muchas aristas. Existe un debate en el que se discute si sí debe considerarse como una moneda o más bien como un commoditie, ya que para ser considerada una moneda tiene que tener el respaldo de algún banco central.

Los expertos hablan sobre lo arriesgada que la inversión puede ser, y el Banco de la República de Colombia tiene toda una guia técnica en la que se explica con especificaciones qué son los criptoactivos y criptomonedas.

Le puede interesar: Cómo Colombia se convirtió en el país de América Latina en el que más crece la compra y venta de bitcóins

Incluso actualmente existe un proyecto de ley que está buscando regular el uso de las monedas virtuales y las formas de transacción con éstas en el territorio colombiano, al cual muchos sectores como La Federación Colombiana de Software (Fedesoft), la Asociación Fintech Colombia y la Fundación Blockchain Colombia demostraron estar en contra por “inconsistencias y deficiencias” del documento.

Y aunque FP recomienda siempre ser especialmente cuidadoso con las transacciones que se han con bitcóin ya que a partir de ello han surgido esquemas piramidales que captan ilegalmente el dinero de sus clientes, toda la polémica alrededor de su uso no amilanó a este joven de 19 años que se hizo millonario cuando solo tenía 12 años.

A esa edad, Erik Finman era una adolescente en Idaho, Estados Unidos, que asistía a la escuela como cualquier otro, pero odiaba el estudio y pasaba un mal tiempo en el colegio. Por lo que hizo una apuesta con sus padres; si lograba ganarse un millón de dólares antes de cumplir los 18 años, no tendría que ir a la universidad.

Finman descubrió los bitcóins cuando su hermano mayor lo llevó a una protesta de Occupy Wall Street. Dice que a partir de ese momento se enamoró del potencial de esta criptomoneda.

Con la traumática experiencia educativa en mente, decidió hacer algo al respecto, así que comenzó a aprender a programar para solucionar el problema de no tener buenos maestros. Su plan era lanzar una plataforma de cursos en línea.

(Instagram)

Empleó todo su dinero en el bitcóin. La criptomoneda en ese momento empezaba a popularizarse, con un precio de $12 dólares. Con una primera inversión de $10 dólares y una posterior de $1.000 dólares que recibió de un regalo de cumpleaños de su abuela, hizo su inversión.

Conforme pasaron los años, el valor de esta moneda electrónica fue aumentando, llegando a picos asombrosos de $20.000 dólares a finales de 2017. Hoy tiene un valor de $6.515 dólares.

Finman acabó vendiendo por $100.000 dólares la primera inversión que había hecho y, cuando tenía 15 años, usó ese dinero para comenzar su negocio educativo online llamado Botangle, que servía para poner en contacto a alumnos con tutores a través de un videochat. Tiempo después, Finman tiene una riqueza estimada en más de $4 millones de dólares.

Para lograr su fortuna, Finman vendió Botangle por una oferta en la que tuvo que decidir entre 300 bitcóins o $100.000 dólares en efectivo. Optó por los bitcóins y fue sumando más (hasta sobrepasar los 400) y compró también otras criptomonedas.

Cuando se le pregunta por la reciente baja que tuvo el commodity, y por la gran volatilidad que lo rodea, Finman afirma que la bajada se debe a una pérdida de impulso. “Tras el desarrollo de los últimos meses, tenía que ocurrir en algún momento. Era predecible porque el valor seguía al alza mientras que mucha gente no estaba convencida de la subida de precios”, afirmó a Business Insider Alemania.

Siga leyendo: Las cinco cosas que debe tener en cuenta antes de invertir en bitcoin

“Obviamente yo no sabía exactamente qué día se iba a producir el bajón. Sin embargo, el avance de las criptomonedas es imparable. Un único crash no puede cambiarlo. La gente seguirá invirtiendo en ellas y su conexión emocional con las divisas digitales aumentará.”

Con 7 años de experiencia, el joven cree que el mayor error que pueden cometer aquellos que invirtieron en bitcóin es salir ahora del mercado y vender sus bitcóins por culpa del bajón.

Actualmente Erik trabaja en otros proyectos, ha creado un traje robótico de cuatro brazos como el que usa el doctor Octopus en Spiderman para un niño de 10 años con problemas de hipermovilidad.

(Instagram)

Este traje ha atraído la atención de numerosos inversores para darle otros usos. Por otro lado, ha comenzado un proyecto para construir una escuela que "cambiará el modelo de educación", dice, aunque no da más detalles.

Además, influenciado por la carrera profesional de su madre, ingeniera de la NASA, se interesó por la exploración espacial y actualmente se encuentra trabajando en un proyecto con la agencia para lanzar al espacio un satélite que contiene una cápsula digital del tiempo. Su proyecto servirá para conmemorar el 40 aniversario del lanzamiento de Voyager.

Sin duda alguna un joven que ante el modelo tradicional de estudiar y trabajar para ganar dinero usó su olfato inversor para salirse del molde. Y aunque seguir su ejemplo puede ser tremendamente peligroso, sí podemos aprender de su carácter emprendedor y su espíritu innovador.

FP recomienda: ¿Es el Blockchain la tecnología detrás del bitcoin una revolución?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.