| 11/4/2020 3:56:00 PM

10 estrategias simples para que empresarios empiecen a salir de deudas

Saúl Kattan, CEO de Kattan Consulting y Diego Garzón, socio de Azurian Transforma revelan una hoja de ruta que les permitirán a empresarios y compañías saldar los pasivos que ha dejado la inactividad económica ocasionada por la pandemia.

Estrategias para empezar a salir de las deudas 10 estrategias simples para que empresarios empiecen a salir de deudas

La cuarentena para controla la expansión del coronavirus sin dudas sirvió para mitigar la afetación de la pandemia en el frente de salud, no obstante, dejó secuelas incalculables para la economía.

Uno de los más afectados han sido los empresarios, sobre todo pequeños y medianos, que vieron reducir casi a cero sus ingresos, al tiempo que las deudas se les acumulaban.

Teniendo esto presente, Saúl Kattan, CEO de Kattan Consulting y Diego Garzón, socio de Azurian Transforma revelan 10 estrategias simples, que les permitirán a empresarios y compañías saldar los pasivos que ha dejado la inactividad económica ocasionada por la pandemia.

1. Las deudas que se deben pagar primero

Es importante poder iniciar operaciones sabiendo muy bien cuál es el estado de las deudas y por supuesto de su flujo de caja actual y proyectado a un año.

Con esta información, se puede realmente saber con qué plata cuenta la empresa para poder empezar a pagar deudas y poder priorizar de acuerdo al impacto que generan en la operación.

Las deudas que más impacto generan en la operación deben pagarse primero ya que de lo contrario se impactaran los ingresos y el flujo de caja de la compañía. Generalmente debemos empezar por pagar los empleados, servicios públicos y arriendos.

2. ¿Se deben saldar todas las deudas para luego iniciar operaciones?

No. Generalmente si no se parten operaciones y se generan ingresos va a ser muy difícil pagar deudas acumuladas del pasado.

Debemos empezar a operar, y con lo que va quedando de flujo de caja se deben empezara pagar las deudas de manera organizada y priorizando en los acreedores de acuerdo a lo explicado anteriormente.

3. ¿Qué pagar primero, las deudas más altas o las que impactan directamente el negocio?

La idea es pagar primero las que mayor impacto tienen en la operación del negocio, sin importar el porcentaje que representan. “Lo importante es poder poner la empresa a producir, obtener ingresos y así poder cumplir con todas las obligaciones”, refiere Saúl Kattan, CEO de Kattan Consulting.

4. ¿Vender bienes para pagar deudas?

Vender activos, especialmente improductivos, es una opción importante para pagar proveedores y salvar las empresas. De nada sirve ser dueño de un local comercial si no tenemos inventarios ni personal. Es mejor vender el local y pagar arriendo.

Con el capital que queda, volver el negocio productivo si realmente creemos que es sostenible en el largo plazo. Si no creemos que el negocio pueda perdurar en el tiempo, entonces sería mejor liquidarlo y alquilar el local para recibir una renta mensual de este.

5. ¿Gastarse los ahorros para pagar, esperar a que se reactiven las ventas o adquirir un préstamo?

Los ahorros son muy importantes para sobreaguar las crisis. Señala Diego Garzón, socio de Azurian Transforma, que “generalmente las empresas que sobreviven son aquellas que han sido juiciosas, organizadas y lograron ahorrar, por eso la salud financiera depende de esto en gran medida y ello”.

Tener un flujo de caja actual y proyectado es una prioridad en todo momento. Con esta información en mano se tomará la decisión de cómo utilizar los ahorros o cómo proceder.

6. El principal consejo para negociar pagos a posteriori

La comunicación abierta y constante con los proveedores, es lo más importante. Que ellos sepan cuál es la situación y los planes. Si tenemos planes serios, cumplibles, la gran mayoría de proveedores estarán dispuestos a trabajar de la mano con la empresa.

7. ¿Le ofrecieron compra de cartera y unificar todas sus deudas?

Todas son opciones validas siempre y cuando la empresa conozca su flujo de caja y tenga un plan estratégico de mediano y largo plazo. Lo que no se puede tener son ‘palos de ciegos’, ya que al final se vuelve como un castillo de naipes y se va todo al suelo.

8. Ojo con los alivios o beneficios que otorga el gobierno

En esta crisis el Gobierno ha brindado muchas ayudas a las empresas. Todo parece insuficiente debido al impacto de la pandemia, pero realmente el esfuerzo es enorme.

Mucho depende del sector al que pertenece la empresa, pero la idea es tomar ventaja de los créditos para pagar nomina, extensión para pagos de impuestos, subsidios entre otros.

9. Régimen de insolvencia: ¿Es una opción para poder pagar deudas?

La Ley 1116 de 2006 ayuda en la pretensión de reorganizar una empresa, pero debe ser complementada con una visión estratégica que lo vuelva sostenible en el largo plazo. De nada sirve congelar las acreencias con la ayuda de esta ley, si el negocio no es sostenible estructuralmente.

Este recurso legal es de ‘última instancia’, cuando la empresa se ve ahogada y no se hallan posibilidades de que los acreedores trabajen de la mano para lograr salvar la empresa.

10. ¿Qué es lo peor que puede pasar si no paga a tiempo sus deudas?

Indudablemente, los acreedores cuentan con muchos mecanismos legales para recuperar el dinero. Pero un embargo, sería lo peor y generaría muchos problemas operativos, incluso llevar la empresa a liquidación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.