| 7/24/2017 4:49:00 PM

¿Su pareja tiene problemas financieros? Averígüelo con este test

¡Pilas! porque estar con un derrochador o con un tacaño puede traerle problemas de pareja o para su bolsillo.

Finanzas en pareja, cómo sé si mi pareja tiene problemas de dinero 123RF Foto: 123RF

Se dice que el dinero no lo es todo en la vida y que no da la felicidad por completo, pero sí que es útil cuando lo tenemos en nuestras manos, por eso es tan importante que aprendamos a administrarlo, así tendremos una vida financiera tranquila, estable y con oportunidad de  crecimiento para un futuro exitoso.

Y para usted ¿Qué es más importante para ser feliz: el tiempo o el dinero?

El manejo del dinero parece sencillo cuando somos jóvenes y aunque trabajamos no tenemos ninguna responsabilidad, pues un mínimo alcanza perfectamente para pasear, darse algunos lujitos y salir a bailar o tomar con los amigos. La frase: “es que no tengo plata” o “no me alcanza para nada” comienza cuando asumimos ciertos gastos o inversiones por decisión propia o de nuestros padres.

Alrededor de los 30 años nos volvemos más conscientes con el dinero, sabemos que cuesta tenerlo y que enriquecernos de la noche a la mañana no es más que una ilusión, por eso somos más cuidadosos con su uso, o por lo menos algunas personas lo son.

Sin embargo, por más que usted sea una persona juiciosa con las deudas y con el ahorro, debe estar pendiente de la gente que tiene a su alrededor, más exactamente de su familia o pareja si es que aún no tiene hijos, pues si no tiene una buena comunicación sobre el dinero, con el tiempo tendrá varias discusiones y dolores de cabeza que lo podrían llevar al divorcio o peor aún a una quiebra económica.

Finalmente usted ya dejó de ser soltero o soltera y debe administrar el dinero en conjunto, es importante que ambos sepan en qué se va el dinero del hogar, cómo ambos están aportando para que este se mantenga, cuál es el presupuesto y para dónde van con un plan de ahorro e inversión.

Mire estos son Los gastos que sí o sí, se deben cubrir en pareja

Y es que si usted no está enterado de ello o peor aún es de los que deja todo a manos de su pareja, puede encontrarse con sorpresas como sobreendeudamiento, avances de tarjeta, hipoteca de la casa, pérdidas mayoritarias de dinero y porque no, algún vicio que le están ocultando y que haga que las cosas vayan de mal en peor.

Así que lo mejor, antes de decirle sí al matrimonio es evaluar cómo es el comportamiento financiero de su pareja y por supuesto el suyo también para identificar las fallas o las posibles desacuerdos que hagan que las cosas no funcionen como deberían ser. Después de eso debe hable con su “media naranja” e identifiquen qué deben mejorar, qué pueden cambiar o cómo pueden llevar una relación económica estable y productiva para que en el futuro ambos puedan disfrutar de lo que construyeron en sus vidas.

Para hacer el análisis le proponemos que responda a estas 10 preguntas con honestidad y que al final compare los resultados con su compañero. Este quiz es realizado por Forbes, para saber si su personalidad financiera podría acabar con su relación, responda “SÍ” o “No” según le parezca.

  1. ¿Se preocupa constantemente por el dinero?
  2. ¿Usa su tarjeta de crédito al límite?
  3. ¿Sabe exactamente cuánto tiene ahorrado?
  4. ¿Vive esperando por su salario porque el dinero no le alcanza?
  5. Si recibiera una suma de dinero bastante generosa, usted ¿ahorraría una gran parte?
  6. ¿Cree que debe demostrar que puede vivir como el resto de las personas a su alrededor?
  7. ¿Tiene miedo de quedarse desamparado en la vejez?
  8. ¿Se deja llevar por el impulso para comprar las cosas que le gustan?
  9. Cuando su pareja sugiere comprar alguna cosa, usted de los primero que dice: “Nosotros no tenemos dinero”
  10. ¿Justifica las compras como una recompensa para sí mismo?

Resultados

Si usted respondió “Sí” a las  preguntas de los numerales impares significa que es una persona muy ahorradora, pero si respondió “Sí” a las preguntas con numeral par, entonces es un derrochador.

Lo más seguro es que estén felices, si su personalidad financiera y la de su pareja indicaron que son ahorradores. Sin embargo, esto no es tan bueno como parece, pues las personas que guardan dinero todo el tiempo y que no se permiten disfrutar tienden a perderle el sentido a la vida y ser más amargados. Es más, muchos solo viven por vivir, sin propósito alguno.

También le puede interesar: 10 planes económicos que hacen las parejas felices después del trabajo

Lo ideal, según Neale Godfrey, autora del texto en Forbes, es que su personalidad financiera sea equilibrada, es decir, que usted y su pareja sean ahorradores cuidadosos para que logren las metas que  se propongan, pero que a la vez que sean derrochadores alegres cuando se puede tomar parte del dinero, puede ser en viajes o experiencias inolvidables.

¿Debe terminar la relación si los resultados no son los esperados?

De acuerdo con Forbes, es normal que todos tengamos ciertas conductas de apego con el dinero desde la infancia. de hecho depende de la forma en la que fuimos enseñados para manejarlo, pues pudimos haber nacido en el seno de una familia pobre en la que nuestros padres apenas pudieran vivir con el salario mes a mes o por el contrario en una familia rica o con mejores recursos económicos en donde no era tan importante el precio de un producto para llevarlo.

Puede que su padre lo haya enseñado a luchar por cada peso que reciba, como puede suceder que más bien usted haya recibiera lo necesario o más sin entender muy bien el significado del dinero. En fin, lo cierto es que todas estas enseñanzas que creemos son correctas, son las que arrastramos al matrimonio y cuando nos damos cuenta de que la otra persona se disgusta por nuestras conductas autojustificadas financieramente es que comienzan las peleas.

Es fácil saber cuando algo anda mal, tan solo preste atención a frases como estas que usted o su pareja repiten constantemente: “No tenemos dinero para comprar eso”, “no puedo creer que perdieras nuestro dinero”, “no le digan a su mamá que compre esto”, “yo nunca  compre nada, no sé para dónde se fue el dinero”, entre muchas frases más.

A pesar de que haya este tipo de discusiones, lo que usted debe hacer es hablar con su pareja acerca de los hábitos financieros que ambos tienen, cuando conozcan las debilidades deben trabajar en ellas, más no reprocharlas porque todo puede resultar peor. El ejercicio, es hablar cuando algún movimiento le incomode, pero no hacerlo con frases como: “otra vez usted malgastando el dinero” “yo sabía que iba a pasar”

Ahora, si después de todo las cosas no mejoran y por el contrario cada vez van empeorando, usted tiene que tomar una drástica decisión y optar por no seguir con una relación que lo afecta económica y moralmente.

¡Pilas! porque  Entre más sexo, ¿más ingresos?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.