¿Cómo afecta el crecimiento del PIB al bolsillo de los colombianos?

por Paula Moya

Se ha dicho que el aumento de este índice demuestra que la economía del país pasa por un buen momento. ¿Realmente esto se ve reflejado en nuestra billetera? Vea lo que dicen los expertos.

(iStock Images) (iStock Images)

El año pasado el país sufrió un gran bajonazo económico que dejó a varios con sus finanzas apretadas. Y esto, sumado al incremento de los impuestos resultó por generar gran pesimismo en los colombianos, además de reducir el poder adquisitivo de muchos de ellos.

Es por esto que cuando el DANE informó la semana pasada que el PIB (Producto Interno Bruto) del país creció 2,2% en el primer trimestre de este año, muchos miraron esta cifra con buenos ojos.

Y no es para menos. Sectores como el financiero, de administración pública y defensa, actividades profesionales, científicas y técnicas y actividades artísticas, de entretenimiento y recreación vieron un gran crecimiento a lo largo de estos meses. Además el valor de la economía colombiana fue de $210,8 billones, $3 billones más que el mismo periodo del 2017.

Por el otro lado, tres sectores vieron un gran decrecimiento: la construcción tuvo el mayor retroceso, con una caída de 8,2%. La explotación de minas y canteras se contrajo 3,6%, mientras que la industria manufacturera cayó 1,2%.

Le puede interesar: Por qué Colombia debe tener deuda externa y cómo lo siente su bolsillo

Pero la pregunta es, ¿qué tanto afectan esas cifras a la realidad de los habitantes? Para esto es importante recordar que el PIB es el índice que mide el valor de mercado de todos los bienes y servicios finales producidos por el trabajo y la propiedad de un país.

Es decir que cuanto mayor sea esta cifra, más grande y productiva será una economía, pues al final el PIB no deja de ser el total de ingresos totales que tiene un país (sus empresas y ciudadanos).

¿Sí tendremos más dinero en el bolsillo?

Según el economista de la Universidad Nacional, Daniel Rojas, este crecimiento del 2,2% no necesariamente implica un impacto directo positivo en los bolsillos de los colombianos, ya que, “es necesario analizar este índice junto a otros como el desempleo y la inflación en un contexto político y económico a nivel nacional e internacional”, especialmente en un año donde se viene tanta incertidumbre debido a las elecciones presidenciales.

Para Rojas, lo que realmente pasa con el PIB es que como refleja una mayor producción por parte de las empresas esto significa mayor generación de empleo y con ello mayor poder adquisitivo para las personas, es decir, aumenta la cantidad de bienes y servicios que pueden comprar. “Es importante mencionar que este poder adquisitivo se mantiene con una inflación controlada como en el caso de Colombia que para el mes de abril fue del 3,13%”.

Paula Bula, directora del departamento de pensamiento económico de la Universidad EAN, afirma que la realidad es que el crecimiento es leve. “Se ha ganado confianza pero todavía no es suficiente como para que se sientan grandes mejoras en el bolsillo de los colombianos. Los sectores que afectan más el bienestar de la población todavía no ven crecimiento”.

Además cree que el sector financiero es el que más ha crecido y eso “no refleja necesariamente generación de empleo como tal. Sectores como los de manufactura y construcción no despegan, y son los que realmente pueden dar una reactivación económica del país”.

Otros servicios como los de hospedaje, hotelería y restaurantes son sectores que tienen más impacto para el común de las personas, pero que no son el groso de mercado.  “Nuestro PIB se sigue viendo afectado por una dependencia del sector minero. Adicionalmente los esfuerzos por bajar las tasas de interés una vez nivelada la inflación no ven resultado en otros sectores primordiales que sí tienen más impacto en la población”.

Es decir que a pesar de ser una cifra positiva, lo más probable es que si usted no está directamente relacionado con los sectores financiero y de seguros o de administración pública, no vea un gran aumento de billetes en su cuenta.

Siga leyendo: Quitarle tres ceros al peso, ¿se sentirá usted más pobre?

Sin embargo, hay quienes argumentan que esto no es así, ya que como el crecimiento del PIB es un reflejo de la capacidad de consumo de los hogares, que hoy se encuentra al 65% del PIB, esto quiere decir que la dinámica de consumo de los hogares es buena, por lo tanto sus ingresos sí pueden estar mejorando.

Camilo Durán, analista de investigaciones de Credicorp Capital, afirma que naturalmente a las personas que trabajan en el sector que ve crecimiento son beneficiadas en mayor medida, pero que hay que analizar otros aspectos.

“Los agentes económicos que están en un sector determinado que le está yendo bien pueden generar gastos hacia otros sectores y esto puede generar un efecto que se llama multiplicador y es que hay un impacto positivo en el resto de la economía, no únicamente el sector que está creciendo de manera dinámica”, dice el experto.

Otro de los efectos positivos de un crecimiento del PIB es la inversión, ya que un país puede ser más llamativo para posibles inversores, debido a que el se genera más riqueza y más compradores potenciales.

En todo caso, a pesar de que haya miradas encontradas ante el tema, lo cierto es que aunque no sean tan evidentes los impactos para sus finanzas personales, un crecimiento del PIB puede reflejar el respiro que da el precio del petróleo a nuestra economía y un avance de la confianza en los mercados financieros, de comercio al por mayor y al por menor y de actividades científicas y recreativas.

FP recomienda: Estas son 5 economías que crecerán más rápido en el mundo en 2018

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.