| 11/12/2020 2:13:00 PM

¿Qué es el ciclo de la deuda y cómo puede salir de él?

Se trata de comportamientos y malos hábitos de gasto y de deuda repetitivos que, finalmente, conducen a un aumento en la relación deuda-ingresos.

¿Qué es el ciclo de la deuda y cómo puede salir de él? ¿Qué es el ciclo de la deuda y cómo puede salir de él?

La deuda es un arma de doble filo: puede ser útil cuando se utiliza para invertir a largo plazo, pero eventualmente tendrá que pagar la deuda para poder construir un patrimonio neto y, si no puede hacerlo, puede terminar en un ciclo de deuda del que es difícil escapar.

La situación es aún peor cuando se utiliza la deuda, no para hacer inversiones, sino para consumir o para pagar deudas preexistentes

Pero ¿qué es el ciclo de la deuda? Es un patrón en el que una persona repite una serie de eventos y comportamientos que conducen a un aumento de la deuda y a un eventual incumplimiento en los pagos. 

Esos comportamientos pueden ser, por ejemplo, endeudarse gastando más de lo que gana, pedir créditos para pagar deudas, no considerar los intereses a la hora de tomar un nuevo crédito, utilizar las tarjetas de crédito para todo tipo de compras, comprar por deseo y no por necesidad, entre otros. 

El problema con el ciclo de la deuda es que, a medida que adquiere más deuda y peores hábitos de gasto, su relación de deuda-ingresos aumenta y, así, no podrá ahorrar para imprevistos ni para el futuro, lo que hace que el ciclo se perpetúe. 

Pero nunca es tarde. Incluso si tiene altos niveles de deuda, existen herramientas y consejos que lo pueden ayudar a controlar mejor sus finanzas y salir de el ciclo de la deuda. 

Estos son 7 consejos para salir del ciclo de la deuda.

Comprenda sus finanzas

Lo primero es empezar a ser consciente y responsable de sus finanzas; y el método más eficiente para lograrlo es hacer un presupuesto en el que contabilice todos sus ingresos y gastos, incluido el pago de la deuda. 

Luego, podrá identificar si está gastando más de lo que recibe, en qué está gastando más y cuáles son las deudas que tiene, para, finalmente plantear un plan de acción, que puede incluir reducir gastos innecesarios, comprometerse a no adquirir más deuda y a pagar las que ya tiene. 

Cree un plan de gastos acorde a sus posibilidades

Una vez sabe cuánto puede gastar de acuerdo a sus ingresos, puede hacer un plan de gastos. 

Comience con todas sus necesidades reales, como vivienda y comida. Luego, mire otros gastos y vea cómo puede ajustarlos. Idealmente, debería presupuestar para metas futuras y pagarse a sí mismo primero, pero salir de la deuda debe ser la prioridad en un principio. 

Así, debe empezar a vivir bajo sus posibilidades y empezar a crear buenos hábitos de gasto. 

Deje de intentar impresionar a los demás

Ya que va a empezar a vivir bajo sus posibilidades, es importante que deje de mirar los estilos de vida que tienen los demás y dejar de intentar imitarlos. 

Una cosa es lo que se ve y otra lo que realmente sucede. Puede que el estilo de vida de su vecino esté totalmente financiado con deudas. 

Antes de comprar algo con tarjeta de crédito, piense en los intereses

Puede ser muy fácil olvidar que el precio del artículo que está a punto de comprar con su tarjeta de crédito no es el precio final que pagará, si no que, además, tendrá que pagar intereses. 

Recuerde que la tasa de interés que normalmente cobran por usar las tarjetas de crédito está cercana a la tasa de usura que, para noviembre, está en 26,76%

Si la tasa de interés de su tarjeta de crédito es de un 20%, por ejemplo, cada compra que realice con esa tarjeta, y que no se pague en su totalidad al final del mes, generará intereses de gran impacto para sus finanzas

Ese vestido de 70 mil pesos que acaba de comprar con descuento le costará muchísimo más si no paga el saldo de su tarjeta de crédito

Y no se detiene ahí, esta es solo una compra: ¡imagínese el interés en cada compra que realice! Ese precio de descuento no parece tan bueno ahora, ¿verdad?

Si puede, elimine las tarjetas de crédito

Si usted es el tipo de persona que no puede resistirse a un buen descuento y paga con tarjeta de crédito pero no paga el saldo por completo cada mes, ¡es hora de cancelar esas tarjetas! 

Deje de gastar dinero que no tiene. Si no puede mostrar moderación, tome el camino fácil y cancele la tarjeta. Solo le tomará unos minutos y le ahorrará mucho estrés y dificultades para pagar cualquier deuda adicional. No deje que la situación se le salga de las manos. 

La única razón para usar una tarjeta de crédito es tenerla como herramienta en caso de emergencias, o para pagar de modo que funcione como efectivo (si paga cada saldo a fin de mes sin pagar intereses). Pero si no es capaz de usarla de manera responsable, es mejor que se den un tiempo

Si no puede mostrar moderación, tome el camino fácil y cancele la tarjeta.

Si no puede mostrar moderación, tome el camino fácil y cancele la tarjeta. 

Pregúntese si una compra es un deseo o una necesidad

Cada vez que saque la tarjeta de crédito o el efectivo, pregúntese si lo que va a comprar es un deseo o una necesidad

Si es un deseo, algo que le gustaría pero sin lo que podría vivir, pregúntese si esa compra es tan importante que está dispuesto a dejarse abrumar por las deudas o si sería mejor esperar y ahorrar dinero para poder comprarlo.

Si no parece que valga la pena endeudarse en espiral, reconsidere su compra. Ser más consciente con las compras diarias puede ayudar significativamente a romper el ciclo de la deuda.

Pague más del mínimo de las cuotas

Cuando cancele sus deudas, pague siempre lo más que pueda por ellas cada mes, así se deshará de ellas más rápidamente y pagará menos en intereses.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.