| 8/16/2018 2:53:00 PM

7 consejos prácticos para mantener una buena reputación financiera

Las recomendaciones que acá le dejamos pueden contribuir a mantener una buena reputación financiera, y al mismo tiempo, no perder el norte en materia de dinero.

¿Cómo mantener una buena reputación financiera? Siga estos 7 consejos iStockphoto

Mantener una buena reputación financiera es vital para acceder a créditos y otros servicios bancarios. Un buen historial crediticio es, prácticamente, su carta de entrada al mundo financiero pues, de cierto modo, es el indicador que muestra qué tan confiable es usted y, basado en esto, los bancos decidirán por un lado si le prestan dinero o no y, por otro, cuánta cantidad.

Para entender mejor, se puede recurrir a una metáfora. La reputación financiera es muy similar a la digital: una vez se comete una falta, esta sigue existiendo en el sistema y es muy difícil, sino prácticamente imposible, deshacerse de ella. Por esta y otras razones es fundamental mantener una reputación con índices positivos. Lo primero que podría hacer para llevar esa imagen por un buen camino es interesarse por su educación financiera y la de su familia.

Conocer el sistema bancario, entender algunos procesos y familiarizarse con algunos términos técnicos le permitirá entender en el presente y en futuro muchos elementos que le ayudarán a no perder el norte en cuanto a créditos, ahorros e inversiones se trata.

Le tenemos: La información que debe revisar antes de tomar decisiones con su dinero

Acá le presentamos algunas recomendaciones que le pueden contribuir a mantener una buena reputación financiera y, al mismo tiempo, a no perder el norte en materias de dinero.

-1. No gaste más de lo que tiene:  lo primero que debe hacer es una lista de sus ingresos y egresos. En los ingresos cuente su sueldo, el dinero que le entra por honorarios, los dividendos de algunas inversiones y si recibe arriendos. En temas de egresos la invitación es a que sea detallista, incluya gastos fijos y no deje de lado ni siquiera el valor de un taxi el viernes después de la rumba. Así podrá entender cuánto gana mensualmente y compararlo con lo que gasta. Puede llevarse sorpresas.

-2. Revise su capacidad de pago:  una vez tenga claro cómo se mueven sus finanzas cada mes, revise muy bien cuánta plata le sobra, esta es la clave para saber si puede o no pedir un préstamo y, además, de tomar una decisión para invertir y ahorrar. Tras analizar esta cifra, tenga presente que si se va a endeudar es crucial que tenga capacidad de pago.

-3. Disciplina en los pagos: sea cumplido y pague a tiempo. Cuando se atrasa en cuotas empiezan los problemas: pagar dos cuotas juntas siempre será más difícil que cancelar una sola, no deje que haya un efecto de bola de nieve. Tenga en cuenta que pagar a tiempo es sin duda su carta de presentación financiera. El no pago a tiempo no solo genera cobros excesivos de intereses y cobranzas, sino que puede llegar a llenar de sombra su historial crediticio, impidiéndole acceder a créditos para asuntos realmente importantes en su economía.

Siga leyendo: Cursos de finanzas para no financieros

-4. Revise la calidad de sus deudas: hay deudas que tienen una razón de ser y otras, más bien, pueden ser vistas como capricho. Antes de pasar la tarjeta de crédito o de pedir un préstamo, piense en la calidad de la deuda: ¿Se endeuda para estudiar? Hablamos de una deuda que es “buena”. ¿Compra un televisor? Piense qué tanto lo necesita y si de verdad debe pedir un crédito para obtenerlo, este tipo de deudas son las que llamamos “malas” deudas.

-5. Ojo a los gastos ocultos:  tarjetas de crédito y préstamos tienen cobros que no salen a simple vista. Lea muy bien cada que va a firmar un papel y pregunte muy bien qué hay en la letra pequeña. Incluya además de la cuota mensual, valores como los seguros que cobran los bancos o las cuotas de manejo de los productos financieros.

-6. Tenga muy claros sus ingresos reales: ¿El origen de sus ingresos es únicamente su salario? ¿Cuánto le ingresa realmente mes a mes? Evite hacer cuentas alegres contando con dineros extras, primas, pagos de personas o entidades que le deben dinero. Ponga los pies en la tierra y revise muy bien con lo que realmente cuenta y no se gaste el dinero que cree que le va a llegar.

-7. Revise periódicamente su historial crediticio: actualmente los usuarios financiero cuentan con diversas herramientas a la mano que permiten rastrear en bases de datos como  Datacrédito cuál es su historial crediticio. Revise periódicamente su puntuación en estas plataformas, esto le permitirá, además, generar diferentes acciones y reacciona a tiempo todo pensando en mejorar su puntaje de crédito, borrar de su historial deudas ya canceladas y hasta crear planes de ahorro y gastos.

En definitiva, mantener una buena reputación financiera es tan importante como asegurar unos ingresos que le permitan mantener el estilo de vida que usted se ha planteado o que puede darse. Esta lo acompaña y es su carta de entrada al mundo financiero, algo que para muchos es vital. El no poder acceder al sistema crediticio es casi que el equivalente a perder el trabajo, pues de ello depende directamente el logro de metas y la resolución de necesidades básicas como transporte o vivienda.

Así que manos a la obra, siga las recomendaciones, tome las riendas, preocúpese por su educación financiera y empiece a llevar un registro que le permita tener controladas sus cuentas. Pero, más importante aún, tenga muy claro hasta dónde puede llegar a endeudarse, esto le evitará dolores de cabeza y le permitirá acceder a un crédito cuando verdaderamente sea necesario.

FP recomienda: ¿Por qué los adultos  olvidamos lo que aprendimos sobre el ahorro cuando éramos niños?

*Director Ejecutivo de la Corporación Interactuar

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.