| 11/11/2016 12:05:00 PM

¿Qué debe tener en cuenta al momento de solicitar una compra de cartera?

Muchos piensan que así reducirán la cuota aunque aumente el plazo. Pero hay que ir más a fondo cuando se  presenta esta opción.

Compra de cartera, cuándo es momento de hacer una compra de cartera 123RF Foto: 123RF

¿Quién no ha recibido una llamada de un banco, normalmente con el cual no se tiene relación comercial, para ofrecer la compra de cartera con condiciones y tasas que llaman la atención? Esta es una práctica muy común por parte de los bancos que por medio de este mecanismo logran cautivar a clientes que esperan tener un beneficio en los costos que pagan por el endeudamiento que han contraído con el sistema financiero.

La opción de la compra de cartera es una estrategia válida, tanto para el banco que la está ofreciendo y colocando como para el tomador de esta línea de crédito. Para el banco supone la colocación de recursos ociosos que tienen, en una época en la cual los colombianos están disminuyendo sus niveles de endeudamiento, en este caso, más vale tener el dinero colocado a una tasa de interés, así sea baja, que quieto esperando oportunidades de colocación.

Para el usuario del crédito es la forma como se pueden disminuir los intereses que debe asumir por su endeudamiento y de mejorar el flujo de caja mediante la disminución del valor de las cuotas a pagar.

FP recomienda: Qué debe tener en cuenta al momento de solicitar un crédito

Por lo anterior, la compra de cartera es una buena alternativa financiera. Para que la operación tenga el efecto esperado es importante que tenga en cuenta algunos aspectos básicos en el momento de aceptar la oferta:

1. Si se trata de una oferta que le hace el mismo banco con el cual usted tiene el o los créditos actuales, revise cuidadosamente las condiciones con las cuales usted adquirió dichas deudas. La oferta que normalmente hacen las instituciones financieras es la ampliación del plazo, pero no se especifica la tasa a la cual va a otorgarse este beneficio. Es común que el hecho de pagar una cuota menor, así sea por más meses, sea tan atractivo que se descuide la tasa de interés, la cual se acostumbra que sea más alta que la inicialmente pactada. Muchas veces no necesitamos más tiempo para cumplir con los compromisos, pero nos sentimos tentado y terminamos aceptando una oferta que no necesitamos.

2. Cuando se trata de un banco distinto a aquel con el cual tenemos nuestra relación comercial, es recomendable tener en cuenta las mismas consideraciones anteriores, pero además, las condiciones de la oferta en términos de las comisiones que pueden cobrar los bancos. El producto estrella, por medio del cual hacen este tipo de operaciones es la tarjeta de crédito, la cual tiene cuotas de manejo y comisiones que encarecen el crédito.

3. El otorgamiento de una nueva línea de crédito trae como consecuencia el aumento de las posibilidades de endeudamiento del cliente. Como normalmente la compra de cartera se hace entre una tarjeta de crédito y otra, el banco que ofrece la compra de cartera no exige, ni puede hacerlo, que la persona prescinda de las otras opciones por lo cual existe la posibilidad de que contraiga una deuda superior a la inicialmente analizada generando propensión al consumo y sobreendeudamiento.

Siga leyendo: Los medios virtuales de pago más comodidad menos costo

La compra de cartera es una modalidad cuyo uso está muy difundido en créditos de consumo, sin embargo, también existe para préstamos de largo plazo, especialmente los hipotecarios. En este caso, el análisis debe ser más detallado ya que el cambio de las garantías tiene costos altos. Dependiendo de la modalidad con la que se haya contraído el crédito inicial, los costos varían; si el bien inmueble fue adquirido mediante una operación de leasing, el costo es mayor ya que se debe hacer un nuevo proceso de escrituración a nombre del banco que está haciendo la compra (En el caso del leasing, el propietario del bien es la entidad que está otorgando el crédito), con todos los detalles que esto implica.

Resulta más sencillo cuando el bien tiene una hipoteca (el propietario es el usuario del crédito) ya que en este caso se trata de la cancelación de una hipoteca y la suscripción de una nueva, caso en el cual los costos son menores.

Bien sea en uno u otro, la compra de cartera amplía los plazos, opción válida si el problema es de flujo de caja muy ajustado a los ingresos de la persona o la familia o se tiene una tasa de interés muy alta.

Más allá de los beneficios que genera en términos del pago de intereses y el mejoramiento en el flujo de caja, el análisis debe hacerse a la luz de la situación particular de cada persona; aun cuando en algunas ocasiones es una buena opción financiera, en otras puede ser la decisión equivocada.

También le puede interesar: Las diferencias entre el ahorro y el crédito

*Administrador de Empresas con Doctorado en Ciencias Empresariales.

Consultor en temas financieros y organizacionales, con amplia experiencia en el sector bancario y en el sector servicios .

Se ha desempeñado como Decano de la Facultad de Administración, Finanzas y Ciencias Económicas de la Universidad EAN en donde actualmente es Profesor Titular.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.