Los costos ocultos y arbitrarios de los créditos bancarios

por Omar Alonso Patiño Castro

Pese al esfuerzo del Banco de la República de bajar su tasa de referencia, esta todavía no se siente en el endeudamiento que toman los colombianos con su banco comercial.

Dan Grytsku-123RF Dan Grytsku-123RF

Iniciando el año es común que desde los bancos nos empiecen a buscar, aprovechando que en diciembre se realizaron la mayor cantidad de gastos no programados por las familias colombianas, con un amplio portafolio de ofertas que propician el aumento del endeudamiento, mucho más cuando se aproxima una nueva oleada de gastos asociados con el ingreso de los niños al colegio.

Si requiere de un crédito o cae en la tentación de una de las ofertas que hacen en el mercado, es muy importante que tenga en cuenta que no solo la tasa de interés es la que determina los costos en los cuales usted va a incurrir en la toma del crédito.

Para empezar es necesario que tenga claro cuál es la tasa de interés a la cual le están ofreciendo el crédito. Este no parece ser el momento más adecuado para ampliar su endeudamiento. A pesar de que el Banco de la República disminuyó sistemáticamente la tasa de interés durante 2017, esta baja no se ha visto reflejada en la oferta que los bancos hacen a los clientes.

Siga leyendo: ¿Cómo rechazar el aumento no pedido en el cupo de su tarjeta de crédito?

En este aspecto es importante verificar la tasa de interés de crédito de consumo y ordinario (promedio ponderado de las tasas ofrecidas por los bancos) que publica la Superintendencia Financiera, para el mes de enero es de 20,69% anual que equivale al 1,58% mensual. Por su parte, la tasa de mora es del 31,04% anual (una y media veces la tasa ordinaria) que equivale al 2,28% mensual.

Las tasas ofrecidas por las instituciones financieras están muy por encima del 1%, la mayor parte de ellas están colocando recursos a tasas del 1,3% mensual en el mejor de los casos, llegando a tener ofertas de hasta el 1,7% mensual para uno de los productos en los cuales los bancos hacen mayor énfasis, la compra de cartera, y, por ende, el que cuenta con la tasa de interés más baja.

Con las anteriores cifras, es fácil deducir que a pesar de que la tasa de intervención ha disminuido, los efectos en la tasa a la cual nos endeudamos los colombianos no son proporcionales con dicha disminución. En resumidas cuentas, la tasa de interés actual es alta y contraer endeudamiento en este momento puede traer como consecuencia la congelación de una tasa y unos intereses altos, por tres o más años, que posiblemente a lo largo del año disminuyan un poco más.

Cuidado a la ‘letra menuda’

Si, a pesar de lo anterior, la necesidad persiste y usted requiere tomar el endeudamiento, siga haciendo cuentas y esté pendiente de cualquier costo en el que puede incurrir. Cuando el asesor, muy amable le haga la oferta, dándole a conocer los múltiples beneficios a que se hace acreedor, tome toda esta información con pinzas, no todo es tan bonito como se lo pintan.

No conozco el primer asesor bancario que le ponga sobre la mesa todos los costos que les van a cobrar. En virtud de las “bajas utilidades” (remarco las comillas porque ese es el argumento de la banca para seguir encareciendo los productos que ofrecen), están cobrando por todo.

Le puede interesar: ¿Cómo puede vender sus deudas a la menor tasa de interés en el mercado?

Para empezar, no advierten que el estudio del crédito tiene costo, es la transferencia de lo que les vale hacer el análisis del cliente al mismo cliente. En términos figurados, es como si además de cobrarme por la empanada me cobran por el aceite que usaron en su preparación.

En segunda instancia, mire el costo de los seguros que obligatoriamente debe asumir y el porcentaje que está asumiendo por ellos. Es normal que la tasa del seguro sea tan alta que haga que la oferta que le están haciendo no sea tan atractiva, los beneficios de la tasa de interés pueden ser absorbidos por un seguro costoso.

Como mínimo se debe asumir el seguro de vida, en el caso del préstamo de vehículo el seguro todo riesgo y en los créditos hipotecarios el seguro contra incendio, rayo y terremoto. Si bien, estos seguros deben adquirirse, usted es libre de escoger la compañía aseguradora con la cual los quiere tomar, por ello es importante que pregunte acerca del valor de las pólizas y cotice las mismas con otras aseguradoras, casi que con toda seguridad encontrará por lo menos una más barata que la que le ofrece el banco que le quiere otorgar el crédito.

Pero, no solo estos son los gastos que usted asume, en términos de seguros tenga extremo cuidado, hay algunos voluntarios que de manera arbitraria las instituciones le incluyen dentro de su portafolio y si usted no es lo suficientemente cuidadoso en la revisión de su extracto, se lo pueden llegar a cobrar sin su autorización. Si por casualidad usted se da cuenta, el banco pone todas las trabas habidas y por haber para dilatar su reclamo. Seguros de vida adicionales, seguros de desempleo, seguros de contenidos son parte de los costos que los bancos pueden llegar a cobrarle sin que medie su autorización.

Por último, si el desembolso lo hacen a una de sus cuentas, bien sea de ahorros o corriente, y usted no quiere asumir los riesgos del traslado del dinero, le cobrarán los cheques de gerencia que emitan.

Todos los costos asociados a un crédito de $10.000.000 pueden llegar a sumar unos doscientos mil pesos, el 2% que está oculto y que evidentemente encarece el crédito. Un seguro de desempleo puede valer el 0,25% mensual, haga cuentas y encontrará que está haciendo erogaciones muy por encima de los costos reales del crédito.

Si, aun así, persiste en su intención de endeudarse, siga los sencillos consejos que le damos, sin dudarlo puede ahorrar mucho dinero.

Si quiere saber más, FP le recomienda: ¿En dónde le prestan desde $100.000 y sin papeleo?

POR Omar Alonso Patiño Castro

*Administrador de Empresas con Doctorado en Ciencias Empresariales. Consultor en temas financieros y organizacionales, con amplia experiencia en el sector bancario y en el sector servicios . Se ha desempeñado como Decano de la Facultad de Administración, Finanzas y Ciencias Económicas de la Universidad EAN en donde actualmente es Profesor Titular.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.