El error de asumir que va a pagar sus deudas

por Paul Raminfar*

En el mundo, el tema de las deudas está muy dividido. Mucha gente habla en todo momento de deuda $0, otros pueden mencionar deuda buena y deuda mala, otros creerán que se vive hoy y no importa mañana.

“Una creencia no es meramente una idea que la mente posee; es una idea que posee la mente” Robert Bolton. Foto: Getty “Una creencia no es meramente una idea que la mente posee; es una idea que posee la mente” Robert Bolton. Foto: Getty

La vida evoluciona constantemente, somos fieles testigos de cómo la humanidad ha pasado por guerras, diferentes tipos de crisis como la inmobiliaria, la bolsa de valores y así como éstas, existen miles de situaciones en las que nos vemos involucrados, no solo como invitados por vivir en un mundo social, sino porque ya hacen parte de nuestro día a día.

Pero ¿cuantas veces buscamos una respuesta de un experto a nuestras preguntas y decisiones financieras? Lastimosamente esto no ocurre con la frecuencia que debería, y por el contrario, buscamos muchas veces el apoyo de un conocido, que simplemente nos mantiene en el mundo de la ignorancia.

Estamos claros que la información en finanzas personales no es algo que estemos buscando permanentemente, pero de manera inversa, es algo que siempre nos busca y a lo que siempre estamos reaccionando. La sencilla razón es que somos “expertos” en todo. Siempre tenemos una respuesta oportuna para cada situación de nuestra vida. Pero ¿no les parece curioso que el 80% de las personas sufran de los mismos problemas financieros?

Le tenemos: El inicio del fin de sus deudas

Desde que nacimos, sin cuestionarnos la época en la que crecimos, se ha tenido claro que las deudas son el plato del día. Como es un factor común en la sociedad, nadie lo ve como algo malo, es como cuando un amigo sale a la terraza a fumarse un cigarrillo. Es algo ordinario y común, sin embargo es algo nocivo que deberíamos evitar. Todos tenemos este tipo de comportamientos, y si pensamos en el problema desde otra área, podemos hablar de bebidas gaseosas o el azúcar refinado. Aunque muchos nutricionistas lo permitan, no quiere decir que está bien.

El problema de ver una deuda como algo normal, porque es lo que nos han inculcado, es que se vuelve una creencia. Si nos ponemos a analizar, usted se gradúa y luego se endeuda con un carro por la necesidad de un medio de transporte, sigue con la compra de la casa con una necesidad de un techo seguro, después pide una tarjeta de crédito en caso de una emergencia y claro, necesita un crédito personal para poder emprender.

Todo esto tiene un problema: la suposición. Hay un dicho que dice “asumir es la madre de todos los errores”. Es importante que entiendan que todo aplica para todo el mundo y nada aplica para nadie de la misma manera. No se puede contemplar ninguna opción por que en el círculo social que usted se mueve, el común denominador es la deuda. Es importante que entienda y comprenda sus prioridades.

Si usted va a adquirir una deuda en una vivienda, y va a pasar 20 años pagándola, tiene que ser consciente que si algo pasa, al año 15, puede perder todo lo que había construido, no fue una inversión a largo plazo como posiblemente fue pensada.

Por otro lado, saber que va a tener que desembolsar de su salario un monto fijo, lo hace ser una deuda más no una inversión en ese momento. Puede sonar a tecnicismos, pero decirlo de otra manera, sería justificar el porqué lo hizo. Con esto no quiero que piense que las deudas son malas. Todo dependerá de sus razones, y solamente es usted quien sabrá la respuesta que necesita encontrar.

Le puede interesar: El dudoso y potente poder moral de la deuda

En el mundo, el tema de las deudas está muy dividido. Mucha gente habla en todo momento de deuda $0, otros pueden mencionar deuda buena y deuda mala, otros creerán que se vive hoy y no importa mañana, lo cierto de todo es que ese dinero sale de su bolsillo, destinado a adquirir algo que no puede pagar de manera completa (en el caso que hablemos de consumo).

Quiero ser enfático, y mencionar que muchos empresarios trabajan con la deuda. Ellos entienden las consecuencias de la misma y muchos de ellos son estratégicos en el manejo que le dan. Así que simplemente no crea en lo que otras personas sin experiencia y posiblemente endeudadas le aconsejen, busque un profesional que abogue por sus intereses. Solo tenga presente que un asesor bancario no es alguien que esté velando por usted y nosotros, sino por el banco. 

A continuación, le dejo 8 consejos que ayudarán a facilitarle la toma de esa decisión:

#1. Conozca su situación siendo totalmente objetivo

#2. No se dejes llevar por emociones y el qué dirán

#3. Concéntrese en el resultado que obtendrá gracias a esa deuda

#4. Piense en todos los daños colaterales que le generaría esa deuda

#5. Imagine el peor escenario, siempre tenemos un día de esos de manera inesperada

#6. Busque a un profesional que le dé una respuesta real, no necesariamente la que espera escuchar

#7. Tenga la fuerza de voluntad que se requiere

#8. Nunca tome una decisión importante si está anímicamente afectado.

“Tu vida cambia en el momento que tomas una nueva, comprometida y congruente decisión” Tony Robbins.

Siga leyendo: ¿Es tiempo para ahorrar o tiempo para pagar?

*Experto en finanzas personales y productividad fundador de Smartmoney official

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.