La caja de herramientas para vivir en otro país

por Ana Sarmiento

Se trata de cuatro pilares para ser más eficiente en aspectos como la profesión, la mente, el cuerpo, el alma y el manejo energético.

123RF 123RF

En los últimos 15 años he vivido en 3 continentes, 6 países y 8 ciudades distintas: Bogotá, Colonia, Wiesbaden, Múnich, Hong Kong, Singapur, Pekín y Barcelona. Vivir en otro país y conocer el mundo es un sueño que muchos tenemos y pocas veces nos imaginamos que tenga un lado oscuro. Sin embargo, la vida de gitano tiene muchos retos y no para de ponerlo a uno a prueba.

Conseguir trabajo es más fácil cuando uno juega de local, los clientes tocan a la puerta y se cuenta con una buena red de networking.  Pero cuando uno tiene que volver a comenzar en un país donde nadie lo conoce y ni siquiera se habla su idioma, hay que sacar fuerzas de donde no las hay. Por muy maravilloso que suene vivir en diferentes lugares, ver cosas exóticas y ser la envidia de los amigos, hay un lado que duele. Uno que implica manejar los miedos, adaptarse, mantener el ánimo y empezar de ceros.

Yo tuve que buscar en muchos lados para encontrar formas de mejorar y mantener mi rendimiento cuando hacía frente a esos retos para los que no me habían preparado ni mis padres, ni el colegio, ni la universidad. Si bien al final no encontré una sola herramienta que me solucionara todos los temas al tiempo, me topé con conocimientos –a veces milenarios– de cómo ser más eficiente en diferentes aspectos como la profesión, la mente, el cuerpo, el alma y el manejo energético.

Mi labor fue sentarme a analizarlos y estructurarlos para encontrar formas solucionar los problemas de la vida real.  El resultado fue una caja de herramientas con habilidades atemporales y universales que me permitieron navegar la vida personal y laboral, y que hoy quiero compartir con FP.

Hablando de este tema de las habilidades, todos tenemos unas fortalezas y podemos cobrar dinero por ello

Se trata de una combinación de técnicas de Oriente y Occidente que me ayudaron a gestionar la mente, el cambio, la energía personal y los talentos en mi diario vivir y que han mejorado mi forma de operar a nivel personal, físico, deportivo, mental y profesional.

Imagínelos como una mezcla de vanguardia y tradición, en la que se mezclan conocimientos milenarios y avances del siglo XXI con el objeto de aumentar el desempeño.  Todas ellas se fusionan en 4 pilares a los que les presto mucha atención y llevo conmigo a donde voy.

Mis 4 Pilares

  • Mind Management

Lo que más afecta el rendimiento son los pensamientos desgastantes que no somos capaces de controlar. Por eso es importante entender cómo opera la mente y aprender a manejarla. La tecnología actual permite a la Neurociencia observar al cerebro en acción y comprobar el impacto de las técnicas orientales en materia de efectividad.

Estando en Asia aprendí a meditar con monjes budistas que no sólo se preocuparon por enseñarme a calmar la mente –cosa que puedo hacer con música de Spa, un paseo por la naturaleza o un reto de 21 días por internet– sino también por darme el conocimiento para entender cómo opera mi mente y producir los resultados que obtengo. Mi pilar de Mind Management me permite combinar esos conocimientos de vanguardia y tradición para poner a trabajar a mi mente a mi favor. 

  • Change Management

En la vida lo único permanente es el cambio y sin embargo, la inercia nos lleva a resistirlo y a querer prorrogar situaciones específicas. Probar cosas nuevas un rato está bien, pero cuando uno tiene que vivir con eso comienza a echar de menos lo que tenía. Mi pilar de Change Management me ayuda a identificar la interferencia mental que genero con los procesos de cambio y a gestionarla para evitar caer en los patrones de siempre.

También me permite aprovechar la capacidad que tiene el cerebro de cambiarse a sí mismo y desarrollar hábitos para que cualquier aspecto de la vida fluya mejor. Las neuronas no nacen contadas y tenemos esta maravillosa posibilidad. No estamos condenados.

  • Energy Management

El cuerpo es el medio que utilizamos para desempeñarnos en todos los roles y es fundamental prestarle atención.  El rendimiento personal y profesional depende en gran medida de lo que el cuerpo sea capaz de dar y agentes como el estrés, la vida sedentaria, la desmotivación y la alimentación lo van drenando poco a poco.

Cuando me hice consciente de la importancia del Energy Management comencé a identificar las fugas energéticas, a reponerlas a voluntad y a no dejar que cayera mi energía corporal. Muchas veces uno ve que va en picada y lo único que hace es alimentar el fuego.

También le puede interesar Los ocho consejos que debe seguir, si quiere aprender a escuchar a los demás

  • Talent Management

No hay nada que potencie más el desempeño que alinear nuestros valores y talentos con los del entorno que nos rodea y cada actividad que hagamos nos brinda la oportunidad de hacerlo. Aplicar Talent Management es empeñarse en descubrir las propias fortalezas y las tareas que nos resultan significativas con el objeto de incorporarlas a la rutina personal y profesional.

Es encontrar las formas de aportar valor y contribuir con aquellas cosas para las que somos buenos y son importantes para nosotros. Lo triste es que en general todos sabemos para que somos malos pero pocos para lo que somos buenos.  Otras veces lo sabemos pero no lo usamos para apalancar nuestro desempeño. Este pilar me ayudó a recordarlo y aplicarlo.

Del dicho al hecho

Toda esta teoría intelectual sobre cómo mejorar el desempeño está muy bien pero el gran reto es dejar que el aprendizaje deje de ser algo abstracto y uno comience a ver las ventajas de ponerlo en práctica en el día a día. En mi caso el objetivo era volver evidente y aplicable el conocimiento. Encontrar un polo a tierra y comenzar a ver beneficios tangibles.  

Para eso solo hay una fórmula: Constancia + Determinación.

Las píldoras mágicas no existen por mucho que el marketing moderno nos haga creer que es posible.  Lo que sí puedo afirmar, es que los resultados sobrepasaron los planos personal y profesional.

20 beneficios

Con dedicación y paciencia yo decidí trabajar los cuatro pilares –Mind, Change, Energy and Talent Management– y hoy con satisfacción puedo reportar y dar fe de 20 beneficios:

1. Eliminar el miedo a no ser capaz.

2.Adaptarme a otras culturas.

3. Mejorar la toma de decisiones.

4. Mantenerme centrada durante la adversidad.

5. Descartar los pensamientos que van en contravía de mis proyectos.

6. Llevar una vida balanceada.

7. Potenciar mi productividad.

8. Incrementar mi capacidad de concentración.

9. Pensar de formas no tradicionales.

10. Tomar conciencia de mis respuestas ante el estrés.

11. Disminuir el porcentaje de error.

12. Reducir el tiempo de recuperación de los fracasos.

13. Recuperar la fe en mí misma.

14. Irradiar tranquilidad.

15. Gestionar el cambio.

16. Liderar con ejemplo.

17. Ganar credibilidad.

18. Permanecer de buen genio.

19. Maximizar y mantener mi recurso más preciado: la Energía.

20. Y por último pero no por eso menos importante… Ahorrar en cursos y formación.

Siga leyendo Resistencia a los Millennials carta a los baby boomers y la Generación X

Contacto

www.anasarmiento.com

@anasarmientocom

Ana es especialista en estrategias laborales para millennials. Experta en crear conexiones entre profesionales y empresas para minimizar el sufrimiento laboral.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.