| 2/20/2018 4:32:00 PM

La importancia de ser operario para emprender

Ante un nuevo emprendimiento es importante haber adquirido algunas habilidades y experiencia en esta etapa previa. A veces, no se aprecia la relevancia de empezar desde abajo.

Emprender, por qué hay que ser operario para emprender 123RF

Emprender y obtener independencia a nivel financiero es el sueño de muchas personas, y en gran medida de las que han llevado un amplio recorrido en el mercado laboral desempeñando cargos en empresas de diversos sectores, y recorriendo un amplio camino en las organizaciones.

Gran parte de las ideas que pretendemos sean aplicadas en el emprendimiento requieren conocimientos ajenos a los propios, no necesariamente están indicados en nuestros quehaceres naturales. Como quien desea montar un restaurante pero no cuenta con grandes habilidades culinarias, o simplemente se tiene una idea pero desconocemos cómo poder aterrizarla para que sea posible en el mundo real.

Para ello como instrumento primordial tendremos que contar con un capital humano dispuesto a desarrollar las labores que permitan dinamizar la empresa y hacerla crecer momento a momento, y con ello también será importante tener claro ¿cómo funcionará y “quién hará qué” durante el transcurso de las actividades de la empresa?

Parte de esos elementos surgen de la capacidad de estructurar correctamente los procesos y las maneras en las cuales se ejecutarán las actividades normales del ejercicio económico de la empresa. Es claro que de forma inicial no todas las personas cuentan con una formación con orientación hacia las ciencias empresariales que dé por sentado un conocimiento previo de qué hacer en el proceso de consolidación de la empresa.

Siga leyendo: ComidaenlaU, un emprendimiento universitario que se levantó contra la adversidad

En consecuencia se vuelve complejo obtener una coherencia entre las actividades de los colaboradores y la estrategia que se pretende implementar en la organización. Parte de ello se ocasiona desde la experiencia previa producto de los años de trabajo adquiridos en las empresas en las cuales nos hemos desempeñado, donde el modelo de organización se basaba tradicionalmente en estructuras de forma piramidal, rígida y con un concepto de caracterización de cargos altamente conservador que impide conocer a profundidad las labores básicas de los compañeros que ocupaban el resto de la organización diferente al puesto de trabajo propio.

Este tipo de fenómenos hacen que cuando se establezca el nuevo emprendimiento sea realmente difícil comprender las labores en las cuales deseamos se ubiquen los colaboradores que estarán a nuestro cargo, razón por la cual de forma inicial todas las expectativas se encuentran basadas en plasmar de forma inflexible los deseos de crecimiento sin mediar con las realidades del diario vivir del colaborador que regularmente inicia con funciones operativas.

Muchas de las respuestas sobre si son acertadas y viables en vías de ejecución todas las estrategias que se tienen en mente, se encuentran en las personas que realizan las labores que pretendemos sean asignadas, es decir, en los operarios, técnicos y niveles base de la estructura organizacional. No obstante desde el punto de vista gerencial es de vital importancia involucrarse y entender plenamente si lo que se quiere lograr es posible, de esta manera existen ciertas recomendaciones que harán mucho más fácil establecer funciones y actividades en la empresa:

  • Viva por un día las labores que pretenden implementar: no siempre es posible realizar consultas sobre qué es lo que se hace, de esta forma la posibilidad de llevar a cabo de forma personal las actividades resulta en un “ponerse en los zapatos” antes de generar una instrucción que pueda afectar la empresa misma.

Evidentemente las funciones operativas, sea cual sea la empresa requieren ciertas destrezas y normalmente, niveles de actividad física un poco más exigentes de los que se acostumbran cuando se desempeñan cargos administrativos o de nivel medio en las compañías, razón por la cual este tipo de actividades pueden ser de gran utilidad de forma preliminar.

Le puede interesar: ¿Qué es el intraemprendimiento y cómo le ayuda a emprender sin irse del trabajo?

  • Recuerde sus primeros años de trabajo cuando fue operativo: cuando el proceso de formación laboral se inicia desde los niveles base de la línea organizacional es posible comprender la complejidad de las funciones de quienes están a nuestro cargo, aprender de las actividades exigentes, concientizarse de las necesidades de recursos y la viabilidad de las órdenes. El proceso de crecimiento laboral no solo trae consigo responsabilidades propias sino también de manejo y tacto para prever dificultades en las instrucciones dadas.
  • No siempre lo que creemos fácil resulta serlo: de la misma manera que resultamos aplazando actividades de nuestra agenda que en principio resultaba realizable por eventos inesperados, reuniones que se han alargado de o mayor dedicación de tiempo en alguna labor frente a lo que teníamos planeado; nuestras instrucciones pueden resultar no ser tan sencillas como esperábamos y pueden ocasionar problemas para nuestros colaboradores en el momento de hacerlas realidad, esto a causa de no conocer bien el proceso o “estimar” que son sencillas por el simple hecho de “parecerlo”.
  • Dirigir también implica bajarse de la gerencia: En muchos casos el hecho de emprender un negocio nos hace olvidar que antes de jefes hacemos parte de una estructura dinámica que requiere versatilidad y conocer el negocio desde sus fuentes, motivo por el cual es importante acompañar las labores de todos los niveles olvidándonos de nuestra posición y convirtiéndonos en líderes antes que en jefes. Esto finalmente resulta en mayor comprensión del negocio y menos instrucciones estimativas y poco realistas en su hacer.

El concepto de dirección empresarial es un evento que se fundamenta en la transversalidad frente a otras partes del proceso administrativo, sin embargo cuando nos establecemos en el deseo de generar nuestra propia empresa nos quedamos en dicha posición obviando así fenómenos tan importantes como la flexibilidad en la estrategia empresarial, la dinámica activa de las organizaciones y la concientización de la importancia de la inclusión en las decisiones del capital humano que se encuentra en la empresa.

Una empresa exitosa siempre estará en procura de facilitar las estrategias al servicio de los colaboradores y evitar a todo modo las carencias técnicas y logísticas de quienes deseamos saquen adelante nuestros sueños empresariales.

*Consultor empresarial y financiero, docente e investigador

https://cristian-parada.webnode.com.co/

FP recomienda: 10 frases de Albert Einstein que potenciarán su creatividad

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.