¿Menos hojas de vida y más emprendimientos?

por Jenny Lindo*

Cabe preguntarse qué tipo de profesionales estamos formando y acostumbrando en las canteras de las entidades públicas regionales, principalmente en los territorios donde pareciera que solo la autoridad local es la principal fuente de empleo.

¿Menos hojas de vida y más emprendimientos? ¿Menos hojas de vida y más emprendimientos?

¿Colombia crea, retiene y atrae talento humano altamente calificado? Esa debería ser la gran pregunta en las políticas encaminadas a nuestra fuerza laboral y productiva y del país, y a combatir el desempleo (el cual aumentó), pues no solo se trata de crear un número significativo de vacantes para reducir las cifras de desocupados, también qué tipo de talentos estamos promoviendo.

En la última edición de World Talent Ranking del IMD de Suiza, el país perdió posiciones, este estudio que mide la inversión en la educación para el talento del país, su atractivo para atraer y retener el talento; y qué tan hábil es su fuerza laboral, coloca a Colombia (puesto 60 de 63 naciones incluidas) entre los peores cuatro países de la región calificados, y baja en los últimos años en todos los indicadores.

No solo no logramos retener el talento, también no lo atraemos, y peor todavía, no lo creamos de forma eficiente, en lugar de esto, llenamos de hojas de vida las bolsas de empleo, con todas las adversidades que conlleva, pero sobretodo, no se promueve el emprendimiento como una opción para disminuir la tasa de desempleo a corto plazo y esto implica alinear rápidamente enfoques de los sectores de internet, economía, trabajo y regulación, por tan solo mencionar algunos.

Le tenemos: Por qué su primer trabajo es el más importante, según el exitoso fundador de Alibaba

La firma Page Group, realizó un estudio sobre el tema, e incluyó a los profesionales dedicados al reclutamiento y retención de los mismos en países de Latinoamérica, y quizá el dato más revelador sea que el 56% de los entrevistados manifestó que el mayor desafío a la hora de encontrar altos ejecutivos sea la falta de gente con las habilidades innovadoras actualizadas a las nuevas tendencias profesionales.

En otras palabras, no se trata de moldear al sector privado y público para que reclute personas menos calificadas, se trata de preguntarnos, cómo los profesionales se están adaptando a las realidades de sus sectores, qué habilidades creativas y prácticas adquieren, qué oportunidades tienen para adquirir experiencia en ella, y cómo podemos competir con otros países.

En especial el sector público es representativo de este dilema, con la figura de Prestación de Servicios y de los concursos lejanos para actualizar sus plantas de personal. Los cambios de gobierno son un factor claro, la frase de “escoba nueva barre bien” demuestra todo tipo de debilidades que se tiene al momento de poder atraer o mantener algunos talentos en la medida que depende el mantener o no su “contratico” de otros factores y en algunos casos no precisamente por su nivel profesional.

Esto demuestra qué tipo de profesionales estamos formando y acostumbrando en las canteras de las entidades públicas regionales, principalmente en los territorios donde pareciera que solo la autoridad local es la principal fuente de empleo.

FP recomienda: ¿Cómo lo hicieron? 5 sorprendentes historias de emprendedores que crearon negocios millonarios

Esto muestra que el Estado, no solo se queda atrás en la inversión para calificar a las personas, incentivar el emprendimiento y atraer talentos con altos estándares de competencia incluso internacional, además no da ejemplo en sus dinámicas de contratación.

Otro síntoma de este fenómeno, son las patentes (derechos otorgados a un inventor de una nueva tecnología, o producto, que además es una solución a un problema, es decir, un emprendimiento) el país realizó 192 solicitudes en 2018, una mejoría lánguida, mientras Brasil puntea la región con 619 solicitudes anuales, la diferencia con los países emprendedores sigue siendo abismal, Estados Unidos, China o Japón realizan más de 50 mil solicitudes anuales.

No se trata de comparar peras con manzanas, países en capacidad de invertir para mejorar en todos los niveles tanto la formación de sus profesionales, como el emprendimiento, deben empezar por revisar estas cifras para contar su progreso.

El país necesita una política pública práctica y urgente, el cambio de mentalidad, que incentive la formación de profesionales en habilidades competitivas en todas las áreas, e incluso desincentive aquellas que saturaron, o ya no van a tener cabida en el mercado laboral en los próximos años, y sobre todo, requiere verdaderos esfuerzos por el emprendimiento, no solo como creación de nuevas empresas, sino por ejemplo en la creación de soluciones innovadoras al sin número de problemas que persisten y surgen en las ciudades, comenzando por dar el ejemplo en las entidades del Estado.

*Columnista de Finanzas Personales

Jlindodiaz@gmail.com

Siga leyendo: ¿Quiere emprender? No lo haga aún si presenta una de estas señales

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.