Gratitud y reinversión, hábitos de los ricos

por Ana Sarmiento

Hay muchos ejemplos de personas adineradas que se sienten en la obligación de devolver algo de la prosperidad que han recibido. Acá podrá enterarse de algunos testimonios.

123RF 123RF

Una de las cosas que he aprendido de la gente con mucho dinero, es que siempre ayudan a los demás, así se encuentren ilíquidos. De alguna forma ellos siempre tienen presente el bienestar del sistema y no se dedican a pensar únicamente en el suyo propio. Ellos consideran que es su obligación agradecer todo lo que tienen ayudando a los demás.

Una frase común en todos ellos es que “eso se revierte”. A ninguno le queda duda de que parte de su buena fortuna consiste en apalancar el progreso de otros. Uno de ellos me contó que había creado una beca universitaria anónima para que una niña de escasos recursos que fuera sobresaliente en el colegio pudiera estudiar.

Otra persona al celebrar la primera comunión de su hijo nos pidió a los invitados que los regalos fueran donaciones para una Fundación de jóvenes de escasos recursos. Aparte de esto, organizó una fiesta para los niños en la que su hijo personalmente hizo entrega de lo que había recibido de regalo.

La habilidad de socializar hace parte de lo que podemos hacer por los demás. Le contamos Los ocho consejos que debe seguir si quiere aprender a escuchar a los demás

Una clienta que tiene una empresa de más de mil empleados me contó que al salir de una mamografía, se había sentido tan afortunada de estar libre de cáncer, que lo primero que había hecho era realizar una donación para las mujeres que sufrían de esta enfermedad.

Foto: 123RF-Ian Allenden

Conozco también a alguien que tiene como ritual ir a la Iglesia del 20 de Julio y en cada viaje lleva mercados para que se repartan entre los más necesitados. Otra empresaria decidió que su compañía tenía que apoyar la producción de sectores marginales para darles oportunidades de salir adelante con sus propios medios, en lugar de comprarle a productores industriales.

Y así podría seguir con muchos ejemplos de cómo gente prestante se siente en la obligación de atender las necesidades ajenas y cómo todos ellos afirman sin lugar a dudas que la vida misma se encarga de retribuírselos.

Esta información no es nueva, ya que desde hace siglos lo vienen proclamando las religiones y ahora lo afirman la nueva era y también las técnicas de la Ley de atracción.  Por lo demás, no me cabe duda de que en el futuro habrá quien lo siga aclamando.

Foto: 123RF-Brian Jackson

En nuestras manos está aprender de los que con su patrimonio avalan y dan fe de que todos los que lo aseguran tienen razón y comenzar a practicar sus mismos hábitos. Empiece hoy mismo a apalancar su buena fortuna con pequeños actos de humanidad que irán acumulándose en su cuenta de buen karma.

Le puede interesar Las habilidades laborales que no enseñan en las facultades

Si usted mira para abajo encontrará que está en una posición privilegiada en algún campo y que justamente ahí tiene una fuente ayudar a otros menos favorecidos.  No necesariamente debe tratarse de dinero, puede contribuir a elevar la calidad de vida de sus semejantes con su trabajo, con su tiempo, brindando compañía o al ser generoso con sus conocimientos.

Tres ideas para generar buen karma

1. Piense en aquello que le sobra, medite a quién le hace falta y cree una forma de hacérselo llegar.

2. Apadrine a alguien para ayudarlo a llegar en al punto en el que usted se encuentra, ya sea a nivel profesional, personal o económico.

3. Organice en su rutina actividades para ayudar a los demás. Recomendable que se le convierta en una prioridad y no algo que realice esporádicamente.

Siga leyendo: La técnica proveniente del budismo que lo ayudará a ser exitoso

www.anasarmiento.com

@anasarmientocom

Acerca de Ana, es asesora de millennials y coach de empresas y multinacionales que buscan retener el mejor talento joven.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.