| 6/17/2019 6:00:00 AM

No juegue con sus ahorros

No es solo ahorrar, es usar bien los recursos que guarda. Para esto, es fundamental pensar a futuro, tener claras sus prioridades e invertir concienzudamente.

No juegue con sus ahorros: columna de Paul Raminfar Aunque tenemos clara conciencia sobre lo que debemos hacer, y que la intención que manejamos sobre el ahorro es alta, no proyectamos nuestros deseos al largo plazo. Foto: Getty Images

“Ya se llenó el cerdito” es posiblemente de las expresiones que más soñamos decir desde que somos niños. No vemos la hora de poder comprar ese producto por el que esperamos meses y en algunos casos, hasta trabajando lavándole el carro al vecino, todo por conseguir eso que vemos como ese siguiente paso. Esa claridad con la que pensamos en crecer y creer en nosotros y en nuestros sueños posiblemente a simple vista se ve como la fórmula perfecta del éxito. No solo vemos cómo las cosas van evolucionando, sino la recompensa que siempre está presente.

Uno de los factores que no prevemos, lastimosamente, es que ese comportamiento en el tiempo no es del todo sostenible. Las prioridades cambian, y muchas de las decisiones a las que nos enfrentamos no son del todo compatibles entre ellas, poniéndonos en una situación de escoger. Ese factor de escoger qué hacer, esa decisión, entra a batallar con la fuerza de voluntad en ciertos momentos, obligándonos a lidiar, en muchos casos, con resultados inesperados.

Viéndolo de manera práctica, vivimos sacrificando mucho tiempo y situaciones que no nos apasionan, por vivir un sueño. El problema de pensar en estas recompensas que se van rápidamente es que, por falta de planificación financiera, estas pueden generar una pequeña grieta.

Lea también: ¿Por qué podemos pagar un alto precio por querer aparentar?

Lastimosamente, sin importar el tamaño de la grieta, termina resultando en situaciones muy complicadas para poder evitar que ese barco se hunda. Según analistas financieros, las mujeres casadas son la población que manejan “mejor” sus finanzas, pero vemos el promedio de ahorro que manejan y es de 2.000.000 de pesos.

O sea, en otras palabras, estamos hablando que vivimos jugando con fuego. Como se dice en el fútbol, siempre estamos cometiendo faltas en el borde del área, y muchas veces tenemos a un gran cobrador en contra. O sea, vivimos a una calamidad de quedar en la quiebra, a menos que sigan creciendo nuestras deudas y empecemos a crear un proceso de deterioro en las finanzas del hogar que no van a tener un final feliz, a menos que haya un cambio en nuestra forma de pensar.

Aunque tenemos clara conciencia sobre lo que debemos hacer, y que la intención que manejamos sobre el ahorro es alta, no proyectamos nuestros deseos al largo plazo y, en lugar de eso, pensamos en satisfacer más el corto plazo, que usualmente no nos da la fórmula al éxito financiero.

Le puede interesar: El error de asumir que va a pagar sus deudas

Entonces, las preguntas que deberíamos de pensar serían: ¿qué tanta claridad tenemos de nuestras acciones y de sus consecuencias con nuestros ahorros? ¿Qué tan claro estamos viendo nuestro futuro?

Es aterrador el pronóstico que existe en nuestras finanzas si no contamos con una planificación y una adecuada priorización. Recuerde que los ahorros son esa red de seguridad que tenemos, siempre y cuando estén destinados a una buena inversión y no a un gasto. Debemos saber que está perfectamente bien irse un día de spa, comprar un carro o hasta una casa, pero todo debe ser bajo planificación estratégica.

Tenemos que dejar a un lado ese común denominador que consigue las cosas remando contra corriente, con estrés y zozobra. Empecemos a cambiar nuestra forma de pensar hacia un futuro mejor en nuestras finanzas personales. 

FP le recomienda: Aplique estos 4 consejos para ser más productivo día a día

Teniendo esto en cuenta, dejo los siguientes consejos para que a partir de ahora empiece a planificar su dinero extra y, con él, su futuro.

  1. Establezca un monto de ahorro siempre, por más pequeño que sea, pero que sea constante.
  2. Abra una cuenta exclusivamente para este fin.
  3. Tenga claras las prioridades en su vida escribiéndolas, y establezca en orden de importancia lo que quiere o necesita cumplir primero.
  4. Busque siempre la inversión (es la esclavitud moderna) y mantenga este comportamiento en el largo plazo.
  5. Vigorice su fuerza de voluntad y el amor propio por buscar estar cada vez mejor, así no sea el común denominador.

Así que tengamos en cuenta el primer dicho que me enseñó mi padre “cuida las monedas, porque los billetes se cuidan solos”, y ahora solo queda añadir “ten un plan de inversión para esos billetes”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.