¿Qué pasaría si los salarios de $1,95 millones tuvieran que declarar renta?

por Nicolás Carrero*

La propuesta de los empresarios es reducir la tasa impositiva en 5 puntos porcentuales y que esos recursos los pongan las personas que manejan tasas de renta entre el 19% y 33%. La idea no es tan lejana, si se pone como ejemplo lo ocurrido en Estados Unidos.

iStockPhoto iStockPhoto

Para un país como Colombia, en donde la mayoría de personas naturales no está acostumbrada a pagar impuestos directos, la propuesta del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, de bajar el “banderazo” de la renta, tuvo un impacto negativo dentro de buena parte de la opinión pública.

Aunque los anuncios de alza en los impuestos no le gustan a nadie, hay ocasiones en las que es necesario revisar si el sistema de recaudo es lo suficientemente equitativo, tanto con las personas naturales, como con las empresas, pues no es justo que la carga se vaya para un lado u otro.

Desde la campaña presidencial, y ahora en el poder, Iván Duque siempre se ha mostrado partidario de bajarle los impuestos a las empresas, para reactivar la economía, generar empleo y mejorar los sueldos de los trabajadores colombianos. Como consecuencia de sus anuncios, las críticas no han parado, principalmente porque al momento de rebajar impuestos de un lado, tiene que reponerlos de otro y ahí es donde entra la propuesta del ministro Carrasquilla de que los ciudadanos con ingresos mensuales de $1,95 millones empiecen a declarar impuesto de renta.

Le tenemos: Calcule usted mismo la sanción por no declarar renta a tiempo

Actualmente, las personas obligadas a declarar (diferente de pagar) son aquellos que tienen ingresos brutos desde $44.603.000 al año, es decir, un salario mensual de $3.716.916, eso sin descontar las deudas. Cabe mencionar que 80% de esos ingresos deben provenir de un contrato laboral, de acuerdo con el Estatuto Tributario, que contempla otras causales por las cuales se debe presentar la declaración a la Dian.

Uno de los argumentos del presidente Duque es que las empresas tienen una tributación muy alta frente a sus pares regionales, como México, lo cual le quita empleo, competitividad al país y hace más difícil que llegue inversión extranjera, por lo tanto, los empresarios le han propuesto al jefe de Estado que la tasa impositiva de Renta y complementarios pase de 33%, fijada en 2016 con la última reforma tributaria del gobierno Santos, a 28% y que esos recursos se repongan con la renta de las personas naturales, que tienen tarifas desde 19% a 33%.

Para no ir muy lejos, podría verse el caso de Estados Unidos. El año pasado, el presidente Donald Trump decidió bajar los impuestos a las empresas de 35% a 21% y varias compañías, como Disney, o Walmart, decidieron mejorar las condiciones salariales de sus empleados y agregar puestos laborales al mercado, lo cual llevó al desempleo de 4,7% en 2016 a 3,8% en junio pasado, su nivel más bajo de los últimos 18 años.

Siga leyendo: Guía para declarar renta como persona natural 2018

Volviendo a Colombia, cabe mencionar que en 2017 la Dian logró recaudar $15,2 billones por este concepto, de los cuales $1,6 billones fueron de los bolsillos de 700.000 personas naturales, según dijo Carrasquilla en un evento sobre mercado de capitales, aunque 2,4 millones de personas declararon; mientras que el resto de los recursos llegaron de aproximadamente 450.000 empresas. En promedio, cada empresa pagó $30,2 millones, mientras que cada persona pagó, en promedio, $2,28 millones.

De poner la base gravable en $1,95 millones, cerca de 21% de la población ocupada del país, que ronda hoy los 22 millones de personas, entraría a formar parte de los obligados a declarar, muy por encima del 9% registrado en 2017. Según la Dian, el recaudo de 2017 representó 14,9% del PIB del país, una cifra bastante baja si se compara con la Ocde, que llega a 34,3%, incluso, por debajo del promedio de los países de América Latina, que llega a 22%.

A pesar de que es necesario subir la base de personas que tributan, el presidente Duque debe tener presente que estos nuevos contribuyentes, además de empezar a costear el impuesto de renta, un IVA de 19%, el impuesto de 4 X 1.000, también empezarían a pagar IVA por los productos de la canasta familiar, lo cual puede afectar el consumo interno, tal como pasó a principios de 2017, cuando entró en vigencia la nueva tarifa de 19% para el IVA y la economía terminó por desacelerarse.

De tal manera que una de las tareas del Gobierno Duque será evaluar qué tanto puede mover la economía esta disminución de impuestos a las compañías, su posible generación de empleo y mayor inversión empresarial, frente a un claro desestímulo del consumo y un menor poder adquisitivo de la clase media.

FP recomienda: El ‘top 7’ de problemas con la elaboración de la declaración de renta

*Director Carrero & Asociados - Contadores y Abogados

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.