| 2/28/2017 2:58:00 PM

Si cree que su trabajo es pesado, compárelo con este

Si hay días en que siente que está cansado, que sus largas horas en la oficina lo tienen al borde de una crisis, póngase a pensar qué pasa con las personas que a punta de músculo, pasan largas horas bajo tierra, arriesgando la vida. ¿Vale la pena quejarse cuando otras personas no tienen las oportunidades y la preparación que tuvo usted?

Trabajo, por qué no quejarse de lo duro que es el trabajo 123RF / Vyachelav Svetlichnyy Foto: 123RF/Vyacheslav Svetlichnyy

El fin de semana llegó a mis manos la interesante película “Los 33”, que trata sobre el fantástico rescate de los 33 mineros que se quedaron enterrados en un refugio de la mina San José, en la región de Atacama, en Chile.

La película comienza dando un dato impresionante: cada año mueren 12.000 trabajadores en accidentes de minería en todo el mundo. Esta información, por sí sola, ya sería suficiente para asustar a cualquier persona de incursionar en ese peligroso trabajo. Sin embargo, la búsqueda de los minerales que esconde la tierra hace que muchos arriesguen sus vidas en tan azarosa aventura.

La escasez del oro, particularmente, está obligando a las compañías mineras a buscarlo en los lugares más recónditos. El oro ha sido un metal muy atractivo para el ser humano desde que este lo descubrió hace más de 4.000 años. Desde ese entonces ha estado explorando todo el globo terrestre en su búsqueda. Al principio la explotación era muy fácil por cuanto el rico mineral se encontraba a ras de tierra, pero cada día esta labor se ha hecho más compleja.

La mina de San José es solo un ejemplo de esa complejidad. Cuando fueron rescatados, los mineros se encontraban trabajando a una profundidad de 600 metros bajo la superficie, y el rescate fue toda una hazaña de ingeniería que tomó más de dos meses, la participación de los mejores técnicos de todo el mundo, y la inversión de más de $20 millones de dólares.

Hablando del oro, le explicamos Ocho señales que indican un aumento indetenible en el precio del oro

Imaginemos ahora lo que es trabajar en la mina más profunda del mundo, que por sus características es sencillamente aterradora:

Mponeng, la mina más profunda del mundo es prácticamente una ciudad subterránea ubicada a 4.200 metros de profundidad, al suroeste de Johannesburgo, en Sudáfrica. La mina cuenta con más de 400 kilómetros de túneles en los que trabajan 5.000 mineros legales y algunos cuantos ilegales que se cuelan mezclados con el personal contratado y que, al no poder entrar y salir libremente, permanecen varios meses dentro de la mina trabajando para las mafias del oro que operan en la zona.

El acceso al trabajo se hace a través de grandes ascensores con cupo para 120 personas. De esta manera descienden por los primeros 2.000 metros, luego tienen que seguir en camperos o a pie. El trayecto entre la superficie y sus sitios de trabajo puede tomar entre una y dos horas.

Para extraer el preciado metal, diariamente se hacen detonar más de dos toneladas de explosivos con los cuales remueven 6.400 toneladas de roca. La actividad sísmica es sencillamente impresionante: cada explosión produce un terremoto que hace estremecer las amuralladas paredes  de la mina.  Cada explosión hace sentir que la mina puede venirse abajo. Cada terremoto hace detener el corazón de los pocos visitantes que se atreven a bajar a esas profundidades.

Para los mineros esos temblores son normales y su corazón sigue latiendo normalmente. Ellos ya están acostumbrados. Saben que el trabajo es riesgoso y así lo aceptan. Son 20 explosiones y 20 terremotos diarios, en promedio.

Como si lo anterior no fuera suficiente, bandas armadas de atracadores pagadas por los mafiosos del oro recorren la mina buscando sus víctimas. Ello hace el lugar tan tenebroso como lo era cualquier calle del Bronx antes de ser intervenido. ¡Todo ello a cuatro kilómetros bajo tierra!

La temperatura a esa profundidad asciende a 65 grados centígrados. Para evitar que esta sea mortal para los trabajadores es necesario estar bombeando permanentemente hielo con sal desde la superficie, el cual es esparcido a través de los túneles con gigantescos ventiladores. Con ello logran bajar la temperatura a niveles soportables de 30 – 35 grados centígrados. La producción de hielo para realizar esta operación asciende a 6.000 toneladas diariamente.

Este es otro activo que mueve las inversiones Por qué la moneda del mundo es el dólar

Como dato curioso, la mina ha significado un avance importante para la investigación astrobiológica, por cuanto en una de sus galerías  descubrieron una nueva bacteria (Desulforudisaudaxviator) que vive totalmente aislada y que muestra cómo existe vida en condiciones que hasta ahora se consideraban imposibles.

La producción actual de Mponeng es de 120 toneladas de oro al año, equivalentes a unos cinco millardos de dólares; pero las vetas a esa profundidad ya están extenuadas. A esta mina solamente le quedan reservas para ocho años.  Si desean alargar su vida productiva deberán cavar hasta los 5.000 metros, para lo cual ya tienen un proyecto en marcha.

Por ahora la mina es rentable con un precio del metal por encima de los US$1.000/onza, por cuanto, dada su antigüedad, ya tiene amortizados la mayoría de sus costos fijos.

En una situación similar a la de Mponeng está la mayoría de las minas actualmente en producción. La realidad es que el mundo se encuentra ante la penosa realidad de que las reservas del precioso mineral están  agotándose aceleradamente.

El ciclo de producción del oro es largo y complejo. Usualmente toma entre 10 y 20 años, desde el momento en el que se hace la prospección hasta que se obtiene el primer gramo de metal refinado; por lo cual un incremento de precios en este momento que incentive un aumento en la exploración no logrará que el volumen producido aumente significativamente para responder a la creciente demanda de los próximos años.

El caso de Mponeng es solo uno de los indicadores de que los precios del oro tendrán que subir necesariamente para mantener el suministro del preciado metal.

*Experto en planeación financiera, autor de libros como “Finanzas para papá y mamá” “Prepárese que ahí viene el lobo” y “El tesoro está en el oro”, este último disponible próximamente.

Rigobertopuentes@pmacolombia.com

También le puede interesar: Cuánto dinero puede ganarse invirtiendo en bitcoins

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.